Warriors necesita desperezarse y perfección

CLEVELAND -- Quizá es tiempo de que alguien avise a Harrison Barnes que aún falta un partido para que comiencen sus vacaciones y se convierta en agente libre.

Parece que el delantero de los Golden State Warriors estuvo ausente en los dos más recientes partidos de las Finales NBA, que perdieron ante los Cleveland Cavaliers.

Barners falló sus ocho intentos al aro en tiros de campo en el Juego 6, el jueves pasado, incluidos cinco intentos de triple, en su mayoría solo por completo.

Entre los Juegos 5 y 6, Barnes ha anotado par de canastas en 22 intentos y apenas un triple en 11 disparos de afuera del arco.

"Ha tenido un par de partidos duros en fila", dijo el entrenador de los Warriors, Steve Kerr. "A veces suceden estas malas rachas rachas en los playoffs de la NBA. Pero en realidad confío en que se recuperará. Va a iniciar el domingo y sigue siendo unos de nuestros muchachos clave".

Barnes ha vivido una serie de contrastes. En la primera parada de las Finales en el Quicken Loans Arena de Cleveland, lució en los dos partidos. Encestó 12 tiros en 22 intentos desde la duela, entre ellos seis triples.

"Harrison trabaja duro y se va a recuperar", consideró Draymond Green. "Necesitamos estar más unidos que nunca ahora. El domingo estaremos más cómodos en casa y las cosas van a ser diferentes para todos".

REGRESA DISCRETO DRAYMOND GREEN

El ansiado regreso de Draymond Green a la duela fue mucho menos trascendente de lo esperado por los aficionados de los Warriors.

Green apenas anotó ocho puntos, seis asistencias y sumó 10 rebotes en 41 minutos sobre la duela, antes de salir del partido por acumular seis faltas personales.

A la defensiva, distó mucho de ser ese jugador dominante de los primeros cuatro partidos de la serie, tal vez preocupado porque dos faltas técnicas más y será suspendido otra vez, como en el Juego 5.

Los Warriors fueron superados por 12 puntos cuando Green estuvo en la cancha.
"Todos tuvimos un comienzo terrible", dijo Green al finalizar el partido. "No conseguimos detener sus series y al principio tratamos de anotar con demasiados disparos brincando. No presionamos sobre su defensa. Y cuando cavas un hoyo como ese, en especial fuera de casa, es difícil regresar contra un buen equipo".

Green confió en que para todos las cosas mejorarán el próximo domingo en su Oracle Arena, donde se disputará el séptimo y definitivo partido.

"Será un partido nuevo, un Juego 7 en casa", señaló. "Si le preguntas a cualquier jugador o entrenador en la liga si quisiera tener un séptimo partido en casa con el campeonato de la NBA de por medio, todos te dirían que sí. Estaremos bien".

PARA LIVINGSTON MALA OFENSIVA PERMEA DEFENSA

El guardia de los Warriors Shaun Livingston culpó la mala noche ofensiva y las faltas como los principales responsables de la debacle en el Juego 6.

Livingston explicó que su ejecución hacia la canasta fue mala, a pesar de que por momentos estaban descubiertos.

"Algunos tiros fueron apresurados", dijo. "Eso sucede siempre que pronto te vas abajo en el marcador. En los playoffs sientes como que tienes que regresar rápido y te apresuras. Hay que recordar que los partidos también tienen 48 minutos y ser pacientes".

Dijo que ser más efectivos hacia el aro y aplicar con calma el plan de juego ofensivo ayudará a frenar a LeBron James, quien ha anotado 41 puntos en cada uno de los dos partidos anteriores.

"Buena ofensiva hace que él tenga que jugar en la media cancha, lo hace bajar la velocidad de su juego", mencionó. "Detiene un poco la transición que él siempre alimenta".

CULPA ESPOSA DE CURRY A LA NBA

La esposa de Stephen Curry culpó a la liga vía Twitter del que consideró mal arbitraje y consigna contra los Warriors para alargar la serie por el campeonato de la NBA.

"He perdido todo el respeto. Esto está absolutamente regido por dinero... O ratings, no estoy segura. No quedaré en silencio, disculpen", escribió Ayesha Curry en su cuenta de Twitter.

Poco después borró el mensaje y se disculpó.

Curry fue expulsado por vez primera en su carrera profesional, en los dos minutos finales del partido por arrojar su protector bucal, que golpeó a un aficionado, que resultó ser hijo de uno del los dueños minoritarios del equipo.

Su explosión de ira se debió a que le marcaron una falta sobre LeBron James, su sexta, que obligaba a que saliera del partido.

Fue multado este viernes con 25 mil dólares, misma cantidad que su entrenador por criticar el arbitraje

LLENARÁN LA ARENA DE CAVS PARA VER POR TV

Los boletos para ver el séptimo y definitivo juego de las Finales NBA en las pantallas gigantes del Quicken Loan Arena duraron menos de cinco minutos a la venta.

Diversos medios locales reportaron este viernes por la mañana que se vendieron más de 20 mil entradas a cinco dólares cada una, a través de Internet.