<
>

Clippers siguen deslizándose por el tobogán de la desazón

play
Embiid y 76ers irrumpen en el Staples Center (1:30)

El pívot de Filadelfia anotó 32 puntos y los visitantes se llevaron una peleada victoria frente a Los Ángeles. (1:30)

Los Clippers no salen de su mala racha, ahora son seis derrotas consecutivas, una cada vez más dolorosa que la anterior. El quinteto de Doc Rivers está en coma, y hoy tras ser vencidos en casa por los 76ers de Filadelfia 109-105 su planteamiento de juego le quita el sueño a los aficionados dejándolos en zozobra para el resto de la temporada.

“Cada derrota preocupa, solo necesitamos hacerlo bien, quiero ganar y ahora mismo nos estamos equivocando” dijo Rivers a puertas de los camerinos del Staple Center.

Un Ben Simmons (22) indestructible mostró como le funciona una ofensiva dinámica a los visitantes, concretando 12 rebotes para su equipo. Un balón que a su vez caía en las manos milagrosas del pívot Joel Embidd quien plantó 32 puntos en la pizarra.

El titular de Filadelfia hizo lo propio de principio a fin, también Robert Convigton (31) y JJ Redick se llevaron los dos dígitos, frente a unos Clippers que desde la primera mitad mostraban una defensa débil.

Aunque Lou Williams (31) y Blake Griffin (29) intentaron remontar en la segunda mitad, y hasta llegaron a llevar la ventaja para los locales 101-100 a solo 33 segundos de terminar el juego, luego vendría un fulminante quinto triple de Robert Covington aumentando las posibilidades de los Sixers de quedarse con la merecida victoria.

Simmons, quien demostró porque es candidato a llevarse el premio de novato del año, se movió como pez en el agua y Lou

Williams no pudo entender el juego que le planteaba el australiano dejando claro el preocupante vacío que pueden dejarle a los Clippers jugadores ausentes por lesión, como Patrick Beverley.

“Le pedimos a Lou, Blake y Austin que muestren una ofensiva efectiva, pero uno de ellos no funcionó, Austin tuvo problemas esta noche con sus lanzamientos” explico Rivers “tenemos que mover más el balón porque no todo puede recaer en ellos tres” añadió.

Los Clippers reconocieron el dominio de Simmons y lo que representa Embiid en la cancha, a tal punto que fuimos testigos del sentimiento que despierta el pívot de los Sixers para los angelinos.

Willie Reed fue sancionado por una falta en el segundo cuarto por agarrar a Embiid provocando una reacción agresiva entre ambos, Embiid se le acerco, tanto, que el asistente del entrenador Sam Cassell tuvo que intervenir y llevarse a Reed.

Así las cosas, el camino será largo para que los Clippers recuperen la confianza en sí mismos, y dejen de jugar a la montaña rusa que ha marcado su paso por esta temporada.