<
>

LeBron James admite el "momento difícil" de los Cavaliers tras otra derrota abultada

play
Soberana paliza de Raptors sobre Cavaliers (1:26)

Fred VanVleet totalizó 22 tantos, la mayor cifra en su carrera y Toronto venció 133-99. (1:26)

TORONTO - Si los Cleveland Cavaliers no sentían estar en emergencia por su crisis de mitad de temporada antes de su abultada derrota del jueves por 133-99 a manos de unos Toronto Raptors con buena parte de su roster ausente, ahora tienen motivos para la preocupación, gracias al reto que les hizo el entrenador de los Cavaliers Tyronn Lue en su charla después del encuentro.

"Tenemos que mejorar", expresó Lue tras el séptimo revés de los Cavaliers en sus últimos 10 compromisos. "Lo sabemos bien. Sin embargo, hasta que juguemos mejor a la defensiva, creo que debemos compartir el balón en nuestra ofensiva, todos debemos estar en la misma página. Y, si nuestros hombres tienen segundas intenciones, debemos deshacernos de esas segundas intenciones y jugar de forma apropiada".

Al ser preguntado a qué se refería por "segundas intenciones", Lue desestimó profundizar al respecto, afirmando que quería expresar "exactamente lo que dije".

Cuando se le preguntó a LeBron James con respecto a la frase de "segundas intenciones" de Lue, James no podía identificar a qué se refería el entrenador.

"Quiero decir, espero que no (se haya referido a mí)", dijo James. "No (tengo segundas intenciones). En este punto, con tres años y medio, cuatro años aquí, espero que no sea el caso. No lo sé. No las tengo. Sólo quiero ganar. Me gusta jugar al baloncesto de forma correcta, involucrar a mis compañeros y ganar el partido. No es mi caso".

Kevin Love se mostró desconcertado por las palabras de Lue.

"Este es mi décimo año (en la NBA)", expresó. "Contamos con muchos veteranos en este equipo. Si hay segundas intenciones, no las veo. Sin embargo, estoy seguro que, sea quien haya sido la persona a quien se refería o con la cual haya estado hablando al respecto, él manejará la situación, tal y como usualmente lo hacemos. Pues, no sé más".

Cuando un reportero le dijo a Love que los Cavaliers no muestran buen aspecto vistos desde el exterior, éste respondió: "Pues, desde adentro tampoco se ve bien... Hay muchas cosas que tenemos que limpiar. Creo que, primero y principal, debemos salir y jugar sumamente duro y con inspiración".

El reservista de los Cavaliers Channing Frye expresó a ESPN que las palabras de Lue deberían servir de advertencia a su equipo.

"Este es un negocio", expresó Frye. "Quizás sea una alarma a fin de despertarnos. Tengo maletas a medio deshacer desde que llegué acá. Se supone que este debe ser un grupo digno de considerar por el campeonato. Tenemos que entender que, si no estamos ayudando a que las cosas se muevan en dirección a un campeonato, podrían producirse ciertos cambios".

La fecha límite para cambios dentro de la NBA es el 8 de febrero, a menos de un mes.

Frye agregó una pizca de optimismo, quizás consciente que los Cavaliers han sufrido situaciones difíciles en años anteriores para luego mejorar cerca de los playoffs: "Cuando las cosas salen bien, nos salen muy bien".

Los Cavaliers permitieron 127 puntos o más por tercera ocasión consecutiva. También fueron superados en cuanto a rebotes por los Raptors (63-35). Gran parte del daño fue ocasionado por la banca de Toronto: los sustitutos de los Raptors superaron a la segunda unidad de los Cavaliers 76-48. Todo esto, además, se produjo con Serge Ibaka (suspensión) y Kyle Lowry (molestias en su lumbar) fuera de la alineación.

"Estamos pasando por un momento difícil", dijo James. "Una vez más, estamos de vuelta al inicio de la temporada. Sólo debemos conseguir una forma de salir de él. Todo comienza con nosotros mismos y volver a lo que hacíamos cuando jugábamos buen baloncesto. Sin embargo, somos muy frágiles. No sé en qué momento las cosas empezaron a salir mal o que pasó allí, pero debemos intentar rearmarnos y conseguir nuestra buena forma".

Cleveland inició su temporada con marca 5-7, para luego imponerse en 18 de 19 cotejos. Ahora, el equipo se encuentra sumido en esta mala racha.

La frustración parecía apoderarse de los Cavaliers en el primer periodo del encuentro del jueves, cuando las cámaras de la cadena TNT capturaron a James en medio de una acalorada discusión con Phil Handy, entrenador de desarrollo de jugadores de Cleveland, durante un receso.

"Sólo estamos tratando de entender las cosas", dijo James, explicando lo ocurrido. "Esto no es para todo el mundo. Fuimos y hablamos al respecto, y eso ocurre así en ocasiones. Las familias no siempre son un lecho de rosas".

Tras haber quedado con un margen desfavorable de hasta 41 puntos en su derrota ante los Minnesota Timberwoves por 127-99 en la noche del lunes, los Cavaliers sufrieron un déficit de hasta 35 puntos en Toronto.

Al preguntársele que le preocupaba más con respecto a las dos derrotas más recientes de los Cavaliers, James indicó que ambos partidos habían sido muy desequilibrados, al punto que sus actuaciones habían terminado pronto, agregado que a su equipo "lo están destrozando".

En la práctica del jueves en la mañana, James conversó con respecto a las etapas difíciles durante la temporada regular y que ahora parecen convertirse en tradiciones anuales, diciendo: "Así somos". Cuando un reportero hizo referencia al comentario, James rápidamente aclaró que su intención no era decir que los Cavaliers no tenían garantizado un resurgir en los playoffs.

"Yo no engaño con respecto al pase de interruptor", apuntó James. "Así no se juega este deporte, y uno no hace trampas en este deporte... También dije que uno no puede tomar a la ligera las cosas cuando no se está jugando bien en la etapa cercana a los playoffs".

Isaiah Thomas, quien no formó parte de los Cavaliers en temporadas anteriores y, por ende, nunca estuvo presente durante sus problemas a mitad de campaña, ofreció una solución para cambiar las cosas:

"Hay que jugar más fuerte", expresó. "Jugar con sensación de emergencia. Dejar el orgullo atrás. Estos últimos dos partidos han sido muy fuertes para nosotros, pero debemos vernos en el espejo y admitir las cosas como individuos. La cosa más importante y que aún no he visto que hagamos, es el no jugar como conjunto en estos momentos, tanto ofensiva como defensivamente. En cuanto a la defensiva, cada uno se encuentra metido en su propia isla, jugando a la defensa para sí mismos. Ofensivamente, hablando, hay muchos movimientos individuales, el balón no cambia de manos. Son cosas que podemos arreglar, y eso es lo bueno al respecto. Solo hay que hacerlo y debemos hacerlo ya. Puedes perder unos partidos, pero no puedes caer por un margen tan alto. Con la calidad con la cual realmente contamos aquí, no podemos permitir que ese tipo de cotejos sigan ocurriendo".