Warriors suspenden un juego a Draymond Green tras discusión

Los Golden State Warriors suspendieron un juego a Draymond Green al citar conducta en detrimento del equipo, luego de la acalorada discusión que tuvo con Kevin Durant la noche del lunes, tras la derrota en tiempo extra ante los LA Clippers.

La confrontación legó hasta el vestidor de los Warriors, donde algunos compañeros confrontaron a gritos a Green por su decisión en la última jugada del tiempo regular, indicaron fuentes de la liga a Adrian Wojnarowski y Marc J. Spears de ESPN.

Green será enviado a la banca sin goce de sueldo cuando los Warriors reciban la visita de los Atlanta Hawks el martes.

Algunos testigos indicaron a Wojnarowski y a Spears que la discusión a puerta cerrada fue una de las más intensas en el paso de Green en los Warriors. Sin embargo, nadie tuvo que ser separado ni dejó su asiento frente al vestidor.

Wojnarowski y Spears reportaron que el equipo había tomado en serio los efectos de la confrontación y pasó el martes evaluando los problemas que se hayan derivado o agravado dentro de la dinámica del vestidor.

Directivos de los Warriors evaluaban si los comentarios que los jugadores expresaron unos a otros rebasaron algún límite.

El inminente paso de Durant en la agencia libre también eleva la sensibilidad dentro del grupo.

Los jugadores discutieron con Green por su elección de retener el balón en los segundos finales del encuentro, antes de dárselo a Durant para intentar un tiro que empatara el marcador, indicaron las fuentes. Mientras tanto, Green defendió su decisión, lo cual ayudó a que el volumen de la discusión escalara.

Durant estaba visiblemente molesto cuando Green atrapó un rebote defensivo en los momentos finales de un juego empatado y llevó el balón antes de perder el control del mismo sin poder hacer un tiro. Durant fue visto aplaudiendo en un aparente intento porque le pasaran el balón.

Ningún jugador platicó con los medios tras el partido, pero el guardia veterano Shaun Livingston minimizó la discusión.

“Sólo es el espíritu del equipo”, dijo Livingston. “Espíritu de equipo. Los chavos querían un resultado distinto de lo que pasó. Obviamente, Dray tuvo el balón y los demás quizá creyeron que estaban desmarcados o querían la bola y no lo entendieron.

“Cosas así pasan en el deporte, pero fue bueno ver y fuego en sus ojos”, sentenció Livingston.