¿Por qué el ejecutivo/entrenador en la NBA no funciona, pero no desaparece?

play
Alrededor de la NBA: Timberwolves rompen relaciones con Tom Thibodeau (1:54)

La decisión llegó tras la victoria dominical de los 'Wolves' 108-86 sobre Los Angeles Lakers. MInnesota tiene record de 19-21 y son oncenos en la Conferencia Oeste. (1:54)

SE ESTÁ TENTADO A MIRAR el despido de Tom Thibodeau en los Minnesota Timberwolves y llegar a la conclusión de que la era del entrenador/presidente está llegando a su fin.

En 2016 había cinco en la liga -Thibodeau, Stan Van Gundy con los Detroit Pistons, Mike Budenholzer con los Atlanta Hawks, Doc Rivers con los LA Clippers y Gregg Popovich con los San Antonio Spurs- y ahora solo queda Popovich. Se siente como una tendencia cuidadosamente envuelta que puede ser calificada como una locura.

Pero nada en la NBA es así de simple y la historia de la liga se repite. Así que, por supuesto, volverá a suceder. Un equipo desesperado por atraer un entrenador deseado y un poderoso agente libre de un coach con influencia y deseo de ser su propio jefe volverá a contraer matrimonio incluso con estas fallas recientes en la estructura. Es cuestión de tiempo.

En realidad, los únicos dos hombres que fueron contratados para los puestos de coach/presidente fueron Van Gundy y Thibodeau. Los otros, e incluiremos al fallecido Flip Saunders en esta discusión porque él tuvo ambos roles en Minnesota antes de su prematura muerte en 2015, tuvo un trabajo y heredó el otro a través de las circunstancias.

Donald Sterling logró la promoción de Rivers, hubo una reorganización en la oficina principal y un cambio de dueño en Atlanta que llevó a Budenholzer a obtener los dos cargos y Saunders obtuvo el puesto de coach después de que Rick Adelman se retirara.

Los Pistons, que salieron de seis temporadas perdedoras y cinco entrenadores siete años, eran un equipo desesperado en 2014 cuando consiguieron a Van Gundy para los dos trabajos. Fue suficiente para que Van Gundy dejara pasar la oportunidad de entrenar a los Golden State Warriors (el trabajo fue para Steve Kerr).

Los Wolves, que venían de 12 temporadas seguidas sin clasificar a los playoffs y se recuperaban de la muerte de Saunders, fueron el equipo desesperado en 2016 cuando consiguieron a Thibodeau para ambos trabajos. Fue suficiente para que Thibodeau no buscara la posibilidad de entrenar a Los Angeles Lakers, entre otros.

Es casi seguro que este escenario vuelva a suceder. La competencia por entrenadores probados, incluso cuando no funcionan, seguramente lo creará.

Mientras tanto, en algún punto, Erik Spoelstra es un candidato que obtiene algunos o todos los poderes de Pat Riley como presidente del Miami Heat cuando Riley decida retirase. Si por alguna razón no lo hace, algún equipo estará interesado en contratarlo para ambos puestos en otro lugar y alejarlo del Heat. Así es en la NBA.

En general, ¿por qué no ha funcionado con estos excelentes coaches/presidentes en los años recientes? Todos los escenarios son diferentes pero es seguro decir que en 2019, las exigencias para el tiempo de entrenador y presidente/gerente general son enormes y probablemente no funcionen con un doble papel. Eso simplemente no es primo de Red Auerbach.

Popovich lo ha logrado por más de 20 años pero tiene un director general del Salón de la Fama en R.C. Buford. Él también ha tenido la suerte de contar con varios jugadores increíbles que se aseguraron de que el equipo siguiera ganando, algunos que Buford encontró en Europa y otros lugares remotes mientras Popovich entrenaba al equipo.

El fallido experimento de Jimmy Butler y el récord de .500 probablemente afectaron a Thibodeau. Pero, según múltiples reportes, él también se vio afectado por una relación complicada con el lado de las operaciones comerciales de la franquicia de los Wolves. El hecho es que mantener contentos a los CEO es una parte importante de la carga de trabajo de los ejecutivos del baloncesto hoy en día,

Una persona que conoce las tendencias del pick-and-roll para que pueda trazar una jugada ganadora del juego, mantener una relación de trabajo con agentes de varios continentes, asistir al draft y satisfacer a los socios corporativos al mismo tiempo es un conjunto ridículo de responsabilidades. Incluso, si encuentra un subordinado confiable para manejar llamadas comerciales y administrar el presupuesto para el equipo de entrenamiento, solo manejar el panorama general es un acto de malabarismo.

Pero incluso si lo dejas de lado, hay una variedad innegable: cuando solo hay una persona como la cara de la franquicia, él recibe todas las flechas. Si se pierde una selección del draft, un cambio o una firma de agente libre, obtienes los titulares negativos. No te veas cara a cara con un jugador estrella, no arruines una rotación o haces que tu equipo baje en los rankings defensivos, obtendrás los titulares negativos.

A menos que sea realmente exitoso y muy pocos pueden cumplir con ese estándar debido a todas las variables en este complicado juego- es una posición difícil de sobrevivir en mucho tiempo.

En el lado positivo, todos se hicieron muy ricos intentándolos.