Dodgers, favoritos frente a los increíbles Bravos

play
Dodgers conquistan su división por sexto año seguido (1:45)

El equipo de Los Ángeles completó su histórica remontada de la temporada regular, derrotando a los Rockies de Colorado en un juego de desempate por el Oeste de la Nacional. Cody Bellinger y Max Muncy conectaron cuadrangulares. (1:45)

Los Dodgers de Los Angeles buscan llegar a su segunda Serie Mundial consecutiva y para ello tratarán de sortear el primer obstáculo que representan los increíbles Bravos de Atlanta en una de las series divisionales de la Liga Nacional.

Los Dodgers se coronaron campeones en la división del Oeste por sexto año seguido, aunque esta vez necesitaron de un juego extra ante los Rockies de Colorado.

Esta vez no lucen tan sólidos como en el 2017, principalmente por un cuerpo de lanzadores que por primera vez en mucho tiempo no tiene al zurdo Clayton Kershaw como su as indiscutible.

El fenomenal jovencito Walker Buehler se ha adueñado de ese papel de líder, que consolidó con su extraordinaria actuación en el choque extra ante los Rockies.

Pero Buehler no estará disponible para tomar la lomita hasta el domingo, en el tercer juego de la serie.

El zurdo sudcoreano Hyun-Jin Ryu (7-3, 1.97) será el abridor del primer partido, con Kershaw (9-5, 2.73) tomando el segundo turno.

Será la primera vez desde el 2009 que Kershaw no sea el abridor en el primer partido de los playoffs de los Dodgers, pero el nuevo orden de la rotación obedece a las actuaciones más recientes de ambos serpentineros.

Kershaw ha permitido ocho carreras y 14 hits en sus últimas 11 entradas, mientras que Ryu solo aceptó una limpia y 12 imparables en sus 19 episodios finales del calendario regular.

El también zurdo Rich Hill (11-5, 3.66) sería el cuarto abridor escogido por el manager Dave Roberts.

Muchos nombres para una alineación de ocho

Lo que le sobran a Roberts son opciones para armar un line up donde sólo caben ocho, pues el pitcher batea en la Liga Nacional.

Si bien eso da tranquilidad a la mayoría de los managers, por la profundidad de la banca, con Roberts es un peligro a esta altura del año, cuando se necesita mayor estabilidad en la alineación.

Ya en el juego 163 que se necesitó para decidir el campeón del Oeste ante los Rockies, dejó en la banca a Matt Kemp, el bateador más consistente que tuvo a lo largo de toda la temporada.

Ya lo hizo en el 2016, cuando desechó al cubano Yasmani Grandal, su cátcher titular en toda la campaña, para sustituirlo por Austin Barnes.

Al parecer, solamente el antesalista Justin Turner y el campocorto dominicano Manny Machado son inamovibles.

Los demás se rotarán, lo mismo en el cuadro con Max Muncy, Cody Bellinger, Brian Dozier, el boricua Kike Hernandez y Chris Taylor, que en los jardines con el cubano Yasiel Puig, Kemp y Joc Pederson.

Factor X

Manny Machado. Ni busquen más. Para eso lo trajeron, para hacer una diferencia.

Atlanta: la ventaja de una alineación estable

Mientras Dave Roberts se devanará los sesos para armar su alineación (o aceptará la que le envíen desde la oficina), el manager de los Bravos, Brian Snitker, no tendrá ese problema. Un line up encabezado por el fenomenal novato venezolano Ronald Acuña Jr., junto a su compatriota Ender Inciarte y Nick Markakis en los jardines, con el panameño Johan Camargo, el curazaleño Ozzie Albies y el canadiense Freddie Freeman en tercera, segunda y primera bases, respectivamente, el principal problema de Snitker es decidir quién jugará el campocorto, si Dansby Swanson no se recupera a tiempo de una lesión.

Este núcleo fue el que, contra todo pronóstico, llevó a Atlanta a la postemporada por primera vez desde el 2013. Y al estilo de la vieja escuela, alineación ganadora no se cambia.

Brazos jóvenes, pero confiables

El derecho Mike Foltynewicz (13-10, 2.85) tendrá la tremenda responsabilidad de lanzar por primera vez en postemporada como visitante en el primer partido en Dodger Stadium, mientras que el veteranísimo venezolano Anibal Sánchez lo hará en el segundo choque.

Snitker no ha anunciado a los abridores para el resto de la serie, cuando las acciones se trasladen a Atlanta, pues tiene opciones para escoger entre el diestro colombiano Julio Teherán (9-9, 3.94), el también derecho Kevin Gausman, llegado procedente de los Orioles de Baltimore y con marca de 5-3 y 2.87 con su nuevo uniforme, y el zurdo Sean Newcomb (12-9, 3.90).

Factor X

Charlie Culberson. El versátil pelotero debería ser el encargado de las paradas cortas, ante la lesión de Swanson, pues ya tiene experiencia en playoffs y demostró que este escenario no lo asusta.

El año pasado, con los Dodgers, se fue de 16-8 (.500), con dos dobles, un triple, un jonrón y par de impulsadas en la postemporada, incluida la Serie Mundial.

Aun así, fue ninguneado por la gerencia, al incluirlo en el paquete junto a Adrián González, Scott Kazmir y Brandon McCarthy por Matt Kemp.

Ese deseo de demostrarle a la gerencia de su antiguo equipo cuán equivocados estaban al deshacerse de él puede ser un estímulo cargado de morbo adicional en la serie.