¿Parte baja? Los astros anónimos de Houston

play
¿Qué faltaba? El Jonrón de Josh Reddick (0:21)

De todo un poco en el partido entre Astros y Medias Rojas. Faltaba el invitado especial: un cuadrangular. (0:21)

La dramática transformación que han dado los Astros de Houston, de ser uno de los peores equipos en Grandes Ligas y sólo el segundo conjunto en la historia con tres campañas consecutivas con 106 derrotas o más, a coronarse campeones mundiales cinco años después, ha ido a la par con la creación de una alineación con estrellas del renombre de George Springer, José Altuve, Alex Bregman y Carlos Correa.

Sin embargo, aunque esos jugadores son peloteros de gran impacto, contar con sólo estrellas no garantiza ganar nada, sino pregúntenle a Bryce Harper. Los jugadores secundarios en el plantel de los Astros han sido igualmente importantes para su éxito. Jugadores como Marwin González, Yuli Gurriel, Jake Marisnick, Tyler White, Josh Reddick y Tony Kemp pueden no tener la misma fama, pero han sido una parte integral de la histórica temporada de 103 victorias de los Astros.

"Teníamos un buen equipo en 2015, pero una vez llegabas al quinto bate en la alineación, bajaba un poco. Por eso fue que hicimos el canje para adquirir a Brian McCann, además de firmar a Yuli; comenzamos a ser peligrosos desde el sexto, séptimo, octavo bate", dijo Jeff Luhnow, quien ha sido presidente y gerente general de los Astros desde 2011.

"Además tener jugadores como Reddick, Kemp,(Evan) Gattis, González e incluso (Martín) Maldonado son muy peligrosos (para los oponentes)", agregó Luhnow. "Hay muchos peloteros en la parte baja de la alineación que pueden hacer daño, y eso cambia la estrategia del dirigente opositor en cuanto a traer a ciertos relevistas, porque nuestra alineación no tiene presas fáciles".

La parte baja de la alineación de los Astros fue responsable de 81 de los 205 cuadrangulares conectados por el equipo, la segunda mejor producción en Grandes Ligas fuera de la histórica campaña de los Yankees de Nueva York (95). Del sexto al noveno bate, se combinaron para 292 carreras impulsadas, la tercera mayor suma en Grandes Ligas, lo que representa el 38 por ciento del número global de las carreras anotadas por el equipo durante la temporada regular 2018 (763).

Esos mismos puestos en la parte baja de la alineación anotaron 305 carreras durante la temporada regular, ubicándose en cuarto lugar en las mayores. Esas 305 carreras anotadas son equivalentes al 38.3 por ciento de las 797 carreras que los Astros anotaron esta temporada. Los números son indicativos de una alineación con un sólido desempeño de pies a cabeza.

Y ese ritmo ha continuado en playoffs. González, Kemp, Maldonado, Reddick y White se han combinado para un total de 20 hits esta postemporada 2018.

"Creo que los lanzadores contrarios se enfocan en los tipos de renombre, como Springer, Altuve y Bregman. No quiero decir que bajan la guardia, pero parecen dar un gran suspiro de alivio cuando pasan esa parte de la alineación", dijo Reddick, el veterano jardinero que fue un jugador muy valioso saliendo de la banca toda la temporada. "Ahí es cuando nosotros aprovechamos, tanto Kemp, como yo, como Marwin".

"Eso es lo especial de este equipo. Tenemos una buena ofensiva. Cualquiera puede hacerte daño, cualquiera puede darte un jonrón", dijo González, quien ha sido el segundo mejor bateador de los Astros esta postemporada (después de Springer) yéndose de 19-8, con un promedio de .421 y 7 carreras remolcadas en 5 partidos.

"Cualquiera puede hacerte daño. Todos los días hay un héroe diferente", agregó González, que tiene mucho derecho a hablar. El jonrón de dos carreras del venezolano en el segundo partido de la Serie de Campeonato les dio una ventaja parcial de 4-2 a los Astros y casi les dio un infarto a los fanáticos de los Medias Rojas dentro y fuera del Fenway Park.

Tony Kemp, en particular, tuvo un gran impacto en contra de rivales de envergadura. El versátil jugador de 26 años acumuló un OPS de .822 en contra de sus rivales divisionales en el Oeste de la Liga Americana, en comparación con un OPS de .674 contra todos los demás equipos. Tyler White tuvo un promedio de bateo de .341 en situaciones de importancia, el mejor de los Astros esta temporada.

González y Jake Marisnick se guardaron sus mejores hits para fines de temporada, estando en la pelea por el banderín. Después de registrar un OPS de .660 hasta julio, González aumentó su OPS a .875 a partir de agosto, la tercera mejor marca en el equipo. Y a pesar de que Marisnick jugó mucho menos en la segunda mitad, sumó un OPS de .876, mucho mejor que su OPS de .595 en la primera mitad de la temporada.

Reddick también agrega un gran valor en el terreno. Según Statcast, sumó siete outs por encima del promedio esta temporada, la mayor cantidad para cualquier Astro. El bate de Reddick también se ha estado calentando durante la Serie de Campeonato, donde conectó su primer jonrón en postemporada desde 2013.

play
0:25

George Springer es una máquina de remolcadas

Los Astros emparejaron en juego, en la parte alta del segundo episodio.

Pero de todos los jugadores secundarios de los Astros, ha sido González, el súper utility venezolano de 31 años, quien ha montado un verdadero espectáculo en octubre. González fue el líder ofensivo de los Astros en la pasada Serie Divisional, con siete hits y cinco carreras impulsadas, bateando para .538.

"Marwin ha sido uno de nuestros mayores contribuyentes en los playoffs. Si hubiera un premio de Jugador Más Valioso de la Serie Divisional, deben dárselo a él", dijo Reddick. "Es muy especial ser parte de esta alineación, donde el sexto, séptimo, octavo o noveno bate realmente ayuda en las remontadas".

González, que es un bateador ambidiestro, ha tenido el bate caliente del lado derecho del plato desde el 1 de agosto, bateando para .333 con 4 dobles, 6 jonrones, 23 impulsadas y un OPS de 1.075 (promedio de embasarse de .375 + slugging de .700) en 51 partidos, incluidos los playoffs. Esta postemporada, su OPS de 1.054 es el cuarto más alto entre todos los jugadores en los cuatro equipos restantes.

Kemp le da crédito a González por su propio desarrollo esta temporada como jugador de múltiples posiciones.

"Tener la oportunidad de sacarle información estos últimos dos años ha sido muy beneficioso para mí, porque siempre hemos tenido ese rol", dijo Kemp. "Te toca jugar, se calienta el bate, y luego tienes que sentarte por tres juegos. Cuando hablo con Marwin, es uno de mis favoritos en el camerino porque trae esa pasión de jugar pelota todos los días. No tengo suficientes elogios para él".

Bregman reconoce que los jugadores secundarios en el plantel de los Astros fueron esenciales para ganar su campeonato de Serie Mundial en 2017, y continúan siendo la clave del éxito para el equipo.

"Si miras a la postemporada del año pasado, creo que cada uno de los peloteros en nuestro plantel contribuyó de gran manera en una situación importante", destacó Bregman. "Si no lo hubieran hecho, no hubiéramos ganado la Serie Mundial. Muchos jugadores distintos dieron su máximo esfuerzo y lo han extendido a este año".

Si los Astros ganan un segundo anillo de Serie Mundial de forma consecutiva, convirtiéndose en el primer equipo en repetir como campeones desde los Yankees (1998-2000), es algo que será igualmente cierto esta temporada.

"Estaba hablando con Jake (Marisnick) en la banca con respecto a eso", dijo Kemp. "Pensar que perdimos (por lesión) a Correa, a Altuve, a Springer. Cuando piensas en peloteros de ese calibre, y vienen Jake Marisnick, Tyler White, Josh Reddick, Marwin, todos lo que levantaron al equipo, realmente entiendes lo importante que es tener profundidad en una organización. Es un testimonio al gran trabajo que ha hecho Luhnow y todas las personas que han estado involucradas en armar a este equipo".