Julio Urías lanzó un día después de muerte de abuela

play
A Julio Urías la victoria le supo distinto (1:41)

El pitcher mexicano tuvo noche agridulce ya que perdió a su abuela y le da el pase a su equipo a la Serie Mundial. (1:41)

MILWAUKEE -- El lanzador mexicano Julio Urías retiró al único bateador que enfrentó en el séptimo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, que ganaron los Dodgers de Los Ángeles 5-1 a los Cerveceros de Milwaukee el sábado en el Miller Park. Pero lo que pocos conocían es que Urías estaba en duelo por el deceso de su abuela materna el día anterior.

El boricua Kike Hernández había compartido la noticia con sus compañeros de equipo y les pidió a los Dodgers que brindaran por Urías antes de tomar champaña, luego de la victoria que llevó al equipo a su segunda Serie Mundial consecutiva.

Urías, de 22 años, fue llamado por el mánager Dave Roberts cuando el abridor Walker Buehler permitió un doblete con dos outs a Lorenzo Cain en la quinta entrada. La misión del zurdo de Culiacán era enfrentar al peligroso bateador zurdo Christian Yelich, principal candidato de la Liga Nacional al premio de Jugador Más Valioso.

Yelich conectó bien un lanzamiento de Urías hacia el jardín izquierdo, donde Chris Taylor realizó una sensacional atrapada para que los Dodgers mantuvieran la ventaja 2-1.

"Para mí fue uno de los outs más grandes de toda mi vida por todo lo que significaba este juego. Gracias a Dios que nos salieron bien las cosas", dijo Urías, quien laboró en los últimos dos encuentros de la serie y terminó el playoff con 1-0 y efectividad de 2.70 en cuatro apariciones.

play
0:58

Los Dodgers reconocen el gran esfuerzo de Urias

Los compañeros del pitcher mexicano lo homenajean por la gran noche que hizo a pesar de haber perdido a su abuela.

Lo que no sabían ni el mánager Dave Roberts ni los compañeros del pitcher era que Angelita, la abuela materna de Urías, había fallecido el día anterior.

"Ayer tuve un día difícil. Perdí a mi abuelita y mi papá me avisó después del juego 6", dijo Urías. "La verdad fue difícil. Anoche hablé con mi mamá y le dije lo difícil que era no estar con ella", agregó.

"Pero estoy contento. Yo sé que ella desde arriba me está apoyando. Ahora tengo un ángel y en el juego de esta noche comprobé que ese ángel me ayudó demasiado", dijo Urías.