Paciencia con Bellinger y Puig paga dividendos a Dodgers

play
Cody Bellinger responde rápidamente por los Dodgers (0:29)

El jardinero central de Los Angeles la sacó con un hombre en base para voltear la pizarra en el segundo episodio. (0:29)

MILWAUKEE - Cody Bellinger, un chico que comenzó la temporada con 22 años de edad y parecía atrapado por la maldición del segundo año, y el cubano Yasiel Puig, uno de los peloteros con mejores herramientas en todo el mundo, pero que por alguna razón ha sido más una interrogante que una respuesta desde que llegó a las Grandes Ligas, se combinaron para empujar a los Dodgers de Los Ángeles a su segunda Serie Mundial consecutiva.

Bellinger bateó jonrón de dos carreras en la segunda entrada y Puig agregó otro cuadrangular de tres carreras en la sexta para que Los Angeles derrotara 5-1 a los Cerveceros de Milwaukee ante 44,097 aficionados, el sábado, en el séptimo y decisivo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Por primera vez en cuatro décadas, los Dodgers avanzaron a la Serie Mundial en años consecutivos. Desde el martes, en el Fenway Park, enfrentarán a los campeones de la Liga Americana, Medias Rojas de Boston, en la Serie Mundial #114 de Grandes Ligas.

"Estoy muy orgulloso de nuestros muchachos por soportar esta montaña rusa de una temporada. Mucha gente tuvo su mano en esto. Y para que sigamos apoyándonos unos a otros, dependamos unos de otros y mantengamos el rumbo, habla mucho sobre el enfoque, la dureza de este equipo", dijo Dave Roberts, quien ha guiado a los Dodgers a tres finales de liga consecutivas y dos apariciones en la Serie Mundial en sus primeras tres temporadas.

"Entrenadores, masajistas, oficina de operaciones de béisbol, cazatalentos y muchas otras personas nos llevaron a este punto. Así que estoy realmente orgulloso de toda esta organización y espero darnos la oportunidad de traer el campeonato a Los Ángeles", agregó Roberts, tras encaminar a los Dodgers a su aparición #20 en la Serie Mundial, empatado con los Gigantes de San Francisco para el récord de la Liga Nacional y solamente detrás de las 40 presencias de los Yankees de Nueva York.

En cierta forma, los Dodgers cosecharon los frutos durante la serie, y más importante aún el sábado en el Miller Park, de la paciencia que tuvieron a Bellinger y Puig.

Bellinger ganó el Novato del Año y acudió al Juego de Estrellas en el 2017, cuando pegó 39 jonrones, empujó 97 carreras y tuvo un promedio de OPS de .933 en 132 partidos. En su segunda campaña y primera desde abril en el club, Bellinger bateó .260 con 25 jonrones, 76 impulsadas y OPS de .814, mientras jugaba todos los encuentros del calendario de los Dodgers.

En la postemporada del año pasado, que terminó para Los Angeles con una derrota ante los Astros de Houston en un séptimo juego de la Serie Mundial, Bellinger bateó .219 con tres jonrones en 15 encuentros. En sus primeros siete choques de esta postemporada, se fue de 21-1 (.048).

Pero entonces bateó el hit ganador en el inning 13 del juego 4 para empatar la serie 2-2 el martes en Dodger Stadium y agregó su jonrón de dos carreras que borró el cuadrangular que había pegado Christian Yelich contra Walker Buehler en el primer inning el sábado.

"Se siente increíble. Como dije, toda la postemporada me sentí bastante bien. No estaba viendo ningún resultado. Y afortunadamente para mí, tengo muchos veteranos en este equipo. Me dijeron que siguiera apegado al proceso y los resultados llegarían. Y eso es exactamente lo que hice y se cumplió", dijo Bellinger, quien fue electo el Jugador Más Valioso (MVP) de la final de la Liga Nacional.

El inicialista y jardinero bateó .200 (25-5), pero decidió dos de los cuatro triunfos de los Dodgers y terminó con cuatro carreras impulsadas, tres anotadas y dos bases robadas. Con 23 años y 99 días se convirtió en el jugador de posición más joven que gana el MVP de una Serie de Campeonato. El puertorriqueño Javier Báez, de los Cachorros de Chicago, tenía 23 años y 326 días cuando compartió el galardón con el lanzador Jon Lester en el 2016.

Y entonces tenemos a Puig, quien tomó las ligas mayores por asalto cuando debutó a los 22 años tarde en la temporada del 2013. Ese año, Puig bateó .319 con 19 jonrones, 21 dobles, 11 robos y un OPS de .925, para quedar segundo en la votación del Novato del Año y entre los primeros 19 del MVP de la Liga Nacional.

Aunque ha sido un jugador sólido, Puig no ha podido superar su temporada de novato y en más de una ocasión ha puesto a pensar a muchos si en realidad vale los $42 millones de dólares que pagaron los Dodgers para hacerlo un pelotero profesional. El año pasado bateó 28 jonrones y se ha robado 15 bases en cada una de las últimas dos temporadas. Pero por alguna razón le ha sido difícil mantener un desempeño de estrella por tiempo extendido.

"Yo salgo a jugar duro y cuando no ayudo con el bate, trato de hacerlo con el guante o con las piernas", dijo Puig, quien ha aparecido en 53 partidos de playoffs con los Dodgers, récord para la franquicia. También es cuarto en hits (46) y anotadas (22).

play
0:29

Yasiel Puig amplía la ventaja con cuadrangular

El jardinero cubano de los Dodgers se fue para la calle en el sexto episodio con dos compañeros a bordo.

"Todos los peloteros tenemos días buenos y malos. El béisbol es un deporte muy difícil", dijo Puig, quien bateó de 4-3 el sábado y .333 (21-7) con tres dobles, un jonrón y cuatro carreras remolcadas en la Serie de Campeonato. El jardinero bateó un hit clave que empujó la segunda carrera de ventaja en el juego cinco y más tarde en ese encuentro, agregó un doblete.

Puig es el tercer jugador cubano que batea un cuadrangular en un séptimo juego de una postemporada (Tany Pérez, en 1975) y Bert Campaneris (1973) lo hicieron en la Serie Mundial.

"Cody y Yasiel son parte esencial de nuestro equipo. Siempre confiamos en que pueden pegar un batazo para cambiar el curso de un juego", dijo el utility puertorriqueño Kike Hernández. "Las otras personas lo ven de otra manera, pero nosotros sabemos de lo que son capaces", agregó.

Ahora los Dodgers esperan que Bellinger (28-4, .143) y Puig (27-4), .148) tengan un mejor desempeño que el que consiguieron contra los Houston Astros en el clásico de otoño del año pasado.

"Tenemos que enfocarnos más, hacer mejor las pequeñas cosas", dijo Puig. "Eso será algo increíble, vamos a jugar contra el mejor equipo del béisbol. Ellos ganaron 108 partidos, pero ahora el que mejor juegue será el campeón. Nosotros fuimos los que más ganamos en la regular y Houston ganó el campeonato", agregó.