Managers Alex Cora y Dave Roberts establecerán precedente histórico

play
Joey Cora conoce muy bien a Dave Roberts (2:30)

El coach de Seattle y exgerente de los Criollos en la liga de PR habló de su experiencia con el ahora manager de los Dodgers cuando lo llevó de refuerzo a su equipo en 1999-2000. (2:30)

BOSTON -- El momento en que presenten a Alex Cora y a Dave Roberts como dirigentes de los Medias Rojas de Boston y de los Dodgers de Los Ángeles como equipos rivales en esta Serie Mundial será algo histórico, en quizás el lugar menos pensado.

Con Cora siendo puertorriqueño y Roberts de madre japonesa y padre afroamericano, serán el primer dúo de dirigentes de grupos raciales minoritarios en enfrentarse en una Serie Mundial. Y lo harán nada menos que en Fenway Park, sede del último equipo en Grandes Ligas en integrar jugadores negros a su plantel, 12 años después del debut de Jackie Robinson.

''Es algo que debemos celebrar, pero no debe ser enfoque de esta Serie Mundial, pero claro que es parte de ello'', explicó Cora. ''Sé lo que significa para nosotros; sé lo que significa para mis colegas que son minorías. Es una plataforma enorme. Represento a mucha gente en esta plataforma y acepto ese reto''.

''Hay cosas que yo sé que vienen con el territorio'', continuó Cora, quien también se convirtió en noviembre del año pasado en el primer dirigente en los 118 años de historia de la franquicia en provenir de una raza minoritaria. ''Siento que represento no solamente a los puertorriqueños en la Isla, pero a los puertorriqueños a través del mundo, pero a la misma vez tengo un trabajo que hacer. Y mi trabajo es ser el dirigente de los Medias Rojas de Boston''.

El primer y único dirigente latinoamericano en ganar una Serie Mundial es el venezolano Ozzie Guillén, que se coronó campeón con los Medias Blancas de Chicago en 2005. El primer y único dirigente afroamericano en ganar una Serie Mundial fue Cito Gastón con los Azulejos de Toronto, quien ganó anillos en años consecutivos en 1992 y 1993.

''Creo que deberían haber más (dirigentes minorías), ciertamente. Pero creo que las cosas están cambiando'', destacó por su parte Roberts. ''Tal vez no tan rápido como la mayoría de la gente quisiera, pero siempre estoy animando a personas de grupos minoritarios que busquen oportunidades. Pero mirar al terreno y ver a alguien que también es minoría en el dugout es ciertamente emocionante''.

Roberts y Cora también traerán años de historia y casi dos décadas de amistad al Fenway Park.

Cora fue seleccionado por los Dodgers en la tercera ronda del draft de 1996 y permaneció con el equipo durante siete temporadas, compartiendo dos campañas y media con Roberts entre 2002 y 2004. Ambos también jugaron de 1999 a 2000 con los Criollos de Caguas en el béisbol invernal en Puerto Rico, bajo el entonces gerente general, Joey Cora, el hermano mayor de Alex.

El mánager puertorriqueño recordó incluso el momento en que Roberts fue canjeado a los Medias Rojas a mitad de temporada en 2004, año en el que eventualmente llegó a ser parte de uno de los momentos más legendarios en el béisbol bostoniano.

''En aquel entonces teníamos el mejor equipo en el Oeste de la Liga Nacional'', aludió Cora en referencia a los Dodgers de 2004. ''(El dirigente) Jim Tracy llamó a Dave a la oficina. Le dijo que lo habían cambiado a los Medias Rojas. [Dave] estaba triste, molesto. Éramos un buen grupo. Sentíamos que había algo especial. (Recuerdo) que le dije, vas a ir a una gran ciudad amante del béisbol. Nunca se sabe lo que puede pasar, así que simplemente disfruta el momento''.

Y fue precisamente esa postemporada 2004 la cual grabó el nombre de Roberts en los anales históricos de los Medias Rojas. Roberts fue responsable de anotar la carrera del empate en el cuarto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2004, con los Yankees de Nueva York estando a una sola victoria de avanzar a la Serie Mundial.

Roberts entró como corredor emergente en la novena entrada, con los Medias Rojas perdiendo por una sola carrera, y se robó la base en contra del legendario cerrador Mariano Rivera, llegando quieto a la segunda almohadilla justo antes del preciso tiro del entonces receptor de los Yankees, Jorge Posada.

play
1:22

Medias Rojas y el Muro de la Victoria

Hugo Bernal recorre un sitio especial para los Medias Rojas. Tras una idea de la oficina del mánager Alex Cora, cada una de las 108 victorias de la temporada está plasmada con una fotografía.

Los Medias Rojas procederían a empatar y a ganar el partido, la primera de cuatro victorias consecutivas en contra de sus archirrivales, los Yankees, en la primera vez en la historia que un equipo desperdiciaba una ventaja 3-0 en playoffs. Luego ganaron sus cuatro partidos en contra de los Cardenales de San Luis para romper la ''Maldición del Bambino'' y ganar su primer anillo de Serie Mundial en 86 años.

''Vino aquí y se robó esa base en contra de los Yankees, y el resto es historia. Y ahora viene aquí (a Boston) y gana mucho dinero firmando autógrafos'', bromeó Cora sobre Roberts durante su rueda de prensa la tarde del lunes. ''Sé que escribe: 'La base robada más grande en la historia del béisbol'. Se debe ganar mucho dinero por hora firmando autógrafos. Probablemente está ganándose dinero en este momento (risas)''.

''Lo único que tengo son buenos recuerdos de esta ciudad. Incluso aterrizando en (el aeropuerto) Logan, en esta misma época de otoño, cuando las hojas cambian de color. Y luego conduces hasta Fenway Park y lo recuerdas todo, el 2004'', destacó Roberts. ''(Recuerdo a) los compañeros de equipo que tuve, los entrenadores, y esa energía que sólo existe en Fenway Park''.

Aunque nunca fue jugador regular, y no tuvo un solo turno al bate esa postemporada, Roberts resultó ser una parte importante del éxito de los Medias Rojas esa campaña 2004. Y eso es algo que Cora ha enfatizado con sus jugadores este año, que los 25 peloteros en el roster activo son necesarios para llegar al máximo objetivo, que es ganar un cuarto anillo de Serie Mundial para Boston en los últimos 15 años.

''Así es, uno tiene que aprovechar las oportunidades'', destacó Cora. ''No todo el mundo tiene la oportunidad de jugar en octubre. No todos tienen la oportunidad de jugar en la Serie Mundial, y hay muchos grandes jugadores que no tienen un anillo de la Serie Mundial''.

Y Roberts reconoce lo curioso de cómo han girado sus carreras para reencontrarse de nuevo, ahora enfrentándose como dirigentes de dos de los equipos más legendarios en Grandes Ligas, el primer enfrentamiento entre las franquicias en un Clásico de Otoño desde 1916.

''Alex y yo fuimos compañeros de equipo y buenos amigos'', explicó el dirigente angelino, quien busca convertirse en el primer ganador de una Serie Mundial con los Dodgers desde 1988. ''También competimos uno contra el otro; ahora ver dónde estamos y de dónde hemos venido, realmente ha superado todas nuestras expectativas''.

''Este es un trabajo ideal para mí y, hablando por él, sé que es su trabajo ideal'' continuó Roberts. ''Que podamos jugar en contra por un campeonato mundial, la costa oeste contra la costa este, Dodgers y Medias Rojas, simplemente no se puede pedir más''.