La fuerza de los Medias Rojas radica en su capacidad de reacción ante la adversidad

play
El grave error de Bill Buckner (0:14)

Tal día como hoy, un 25 de octubre de 1985, el aquel entonces jugador de los Red Sox no logra capturar la pelota en un momento crucial del juego #6 ante los Mets, en la Serie Mundial. (0:14)

LOS ÁNGELES -- Los Boston Red Sox fueron el mejor equipo ofensivo en Grandes Ligas toda la temporada regular 2018, y esta postemporada se han convertido de nuevo en una fuerza incontenible, superando a sus oponentes en los momentos más críticos de cada partido.

Boston lideró a todo Grandes Ligas en la mayoría de las categorías ofensivas, incluidas carreras anotadas (876), promedio de carreras por juego (5.4), promedio de bateo general (.268), porcentaje de embasarse (.339), slugging (.453), OPS (.792), dobles (355) y extrabases (594).

No obstante, una de las características más indicativas de porqué los Medias Rojas tuvieron una campaña inédita de 108 victorias, el mayor número en la historia de la franquicia, fue su habilidad para tener su mejor desempeño en situaciones de alto estrés.

Los Medias Rojas se crecieron toda la campaña en las ocasiones más difíciles, con el equipo estando abajo en el marcador, teniendo dos outs en una entrada, teniendo dos strikes en el conteo o teniendo que producir con corredores en posición anotadora y dos outs.

Con dos strikes, ningún equipo tuvo mejor resultado que los Medias Rojas en la campaña regular, donde batearon para .200 con OPS de .590. Sus números con corredores en posición anotadora y dos outs son aún más impresionantes, bateando para .269 (primer lugar) con OPS de .840 (primer lugar).

play
0:53

Lo Mejor del día en BBEN: Boston, favorecido por las estadísticas

Con la victoria del miércoles, los Medias Rojas viajan a LA con dos de ventaja. Según los números, los locales que debutan con un par de triunfos en una serie al mejor de 7 juegos han ganado en el 82% de las ocasiones.

Boston además obtuvo 47 victorias viniendo de estar atrás en el marcador, el mayor número en la Liga Americana, y una menos que la mayor cantidad en todo Grandes Ligas (Chicago Cubs, 48).

“Hemos hecho un gran trabajo con eso, en ese tipo de situaciones desde principios de año”, explicó el juvenil jardinero Andrew Benintendi. “Somos un equipo que asume ese desafío y no tenemos miedo de ir y fallar. Si pones un buen turno al bate, cosas buenas tienden a suceder”.

Esos números en situaciones importantes o de alto estrés son indicativos de no sólo su impresionante ofensiva, sino también de su eficiencia. Y esta postemporada han llevado esas estadísticas a un nuevo nivel.

Su promedio de bateo de .325, porcentaje de embasarse de .425 y slugging de .558 con corredores en posición anotadora y dos outs son los números más altos entre todos los equipos que han jugado esta postemporada.

Más sorprendente es el hecho de que los bateadores patirrojos han conectado 7 de sus 19 hits esta Serie Mundial con el bateador estando retrasado en el conteo; Los Angeles Dodgers no han conectado ningún imparable cuando el conteo no está a su favor.

En esta Serie Mundial, los Medias Rojas han sido sumamente eficientes y oportunos, también conectando 7 de sus 19 hits con hombres en base, a diferencia de los Dodgers que han conectado sólo uno. Su promedio con corredores en posición anotadora y dos outs es aún mejor, .500, el de Los Ángeles es de sólo .200.

La excelencia bostoniana con dos outs fue particularmente evidente en el segundo partido de la Serie Mundial, cuando anotaron tres carreras con dos outs en la quinta entrada para convertir un déficit de 2-1 en una ventaja de 4-2. Las cuatro carreras en esa victoria sobre los Dodgers todas fueron anotadas con 2 outs.

“(Esa entrada es) ejemplo perfecto de cómo trabajamos cada turno al bate hasta el final”, explicó el bateador designado J.D. Martínez, responsable del sencillo remolcador de dos carreras que selló la victoria.

“Nuestro enfoque es siempre buscar maneras de poner hombres en base y seguir moviendo a la alineación. Si el lanzador empieza a hacer lanzamientos rompientes, o una bola que rompe hacia abajo y hacia afuera o una recta arriba y adentro, esos son lanzamientos perfectos para el lanzador; lo que tienes que hacer es tratar de mantenerte vivo, seguir trabajando el turno, esperando que cometa un error. Y si no lo hace, tratas de buscar la base por bola. Si lo hace, entonces te colocas en posición de conectar un hit. Lo que hacemos es trabajar duro cada turno al bate”.

“Todo lo comenzó Christian Vázquez (con dos out). Trabajó el turno hasta que consiguió un hit al jardín derecho”, agregó el segunda base Ian Kinsler al explicar lo sucedido en esa quinta entrada. “Ese turno resume un poco lo que es este equipo. Peleó por cada pulgada (del plato) y fue capaz de conectar a uno al jardín derecho para arrancarlo todo. Luego vino (Andrew Benintendi) con un gran turno al bate, (Steve) Pearce tuvo un gran turno al bate y, obviamente, JD con el golpe del nocaut”.

Esta postemporada, los Medias Rojas han anotado 36 de su número total de 68 carreras anotadas teniendo dos outs, equivalente al 53 por ciento. En vez de doblegarse estando contra las cuerdas, los Medias Rojas siguen creciéndose en los momentos más difíciles.

Y quizás la estadística que define el hecho que Boston cuenta con una ventaja de 2-0 esta Serie Mundial, es que los Medias Rojas están bateando para un impresionante .364 con dos outs, mientras los Dodgers han bateado para un mísero promedio de .100.

TOBILLO DE MARTÍNEZ PONE EN DUDA QUE JUEGUE LOS JARDINES
En el segundo partido de la Serie Mundial, el hit decisivo de J.D. Martínez fue algo costoso para los Medias Rojas.

Después de conectar ese sencillo remolcador de dos carreras, Martínez sufrió una fuerte torcedura en el tobillo derecho en su intento de rebasar segunda base, aunque finalmente pudo permanecer en el terreno de juego.

“Estaba adolorido”, explicó Martínez al finalizar el encuentro. “Pero pude jugar y ser competitivo. Ahora mismo planeo jugar (el resto de la serie). Siento que todo va a estar bien”.

El dolor que ha sufrido ha dejado cierta incertidumbre sobre si lo veremos en el jardín izquierdo del Dodger Stadium para el tercer juego de la Serie Mundial esta noche, ya que, con la ausencia del bateador designado en la Liga Nacional, Martínez tendría que ser jugador de posición para estar en la alineación,

“Ya veremos”, dijo el mánager Alex Cora durante el día libre del jueves. “En realidad, se siente mejor caminando hoy. Recibió tratamiento; se someterá a tratamiento el viernes por la mañana. Tomaremos la decisión en la tarde”.

Si el jugador cubanoamericano titula en la alineación, se anticipa que Mookie Betts se traslade al jardín central y que Jackie Bradley Jr. se mantenga en la banca.