Pujols, Beltré y Cabrera tienen cita con la historia en el 2018

AP Photos

Hace rato que a palo limpio, el dominicano Albert Pujols compró su boleto al Salón de la Fama de Cooperstown y sólo es cuestión de tiempo para que veamos a La Máquina en el Templo de los Inmortales.

Lo mismo pasa con su compatriota Adrián Beltré y el venezolano Miguel Cabrera, quienes sólo necesitan esperar los cinco años requeridos desde que se retiren para ser exaltados al Salón de la Fama.

Pero por si todavía hay alguien que no esté convencido de la grandeza de estos tres peloteros, en el 2018 tienen una cita con la historia, pues deben alcanzar nuevas cotas en sus estadísticas, que cimentarán aún más su camino hacia Cooperstown.

Pujols, de Angelinos de Los Angeles, está a 32 imparables de los 3,000 y además necesita impulsar 82 carreras para convertirse en apenas el quinto bateador con 2,000 remolques en la historia de las Grandes Ligas y sumarse a un exclusivo club que integran Hank Aaron (2,297), Babe Ruth (2,214), Alex Rodríguez (2,086) y Cap Anson (2,075).

A pesar de sus 38 años de edad, 82 empujadas no debe ser un obstáculo mayor para Pujols, que a lo largo de su carrera ha promediado 126 impulsadas por temporada y que en las últimas cuatro ha tenido una media de 105.

Sólo necesita que la salud le permita tener el suficiente tiempo de juego y él se encargará de remolcar carreras.

Su compatriota Beltré, que en el 2017 llegó a los tres mil imparables, podría alcanzar en el 2018 los 500 jonrones y 1,700 impulsadas.

El antesalista de los Rangers de Texas, quien cumplirá 39 años el 7 de abril, acumula 462 bambinazos y 1,642 remolcadas y al igual que Pujols, necesita salud y más salud para lograr los 28 jonrones y 58 empujadas que le separan de esas cifras, luego de ver limitada su participación en la pasada temporada a 94 partidos.

El venezolano Cabrera, de los Tigres de Detroit, también se acerca a los 500 jonrones y 1,700 impulsadas.

Miggy, a punto de cumplir 35 años, tuvo en el 2017 la peor temporada de su carrera, debido a recurrentes lesiones en la espalda, pero ha asegurado estar en gran forma para recuperar el paso que lo ha convertido en el mejor bateador de todo el béisbol en la última década.

Al venezolano le faltan 38 vuelacercas y 87 empujadas para esos números redondos y para ello necesita volver a su producción del 2016, cuando bateó precisamente 38 pelotas sobre las cercas y empujó 108 corredores.

Si Giancarlo Stanton consigue despachar 33 jonrones con su nuevo uniforme de los Yankees de Nueva York habrá llegado a 300, con apenas 28 años de edad.

Stanton suma 267 bambinazos, todos con el uniforme de los Marlins de Miami, líder de todos los tiempos de ese departamento en la franquicia floridana.

Y Chase Utley, premiado con un nuevo contrato de dos años con Dodgers de Los Angeles, está a punto de llegar a una marca muy dolorosa.

Utley ha recibido en su carrera 199 pelotazos y con la próxima bola que impacte en su anatomía, será el octavo en la historia con 200 o más.

En el pitcheo, el zurdo de los Yankees CC Sabathia podría en el 2018 dar pasos sólidos hacia la inmortalidad.

Si gana 13 juegos y abanica a 154 bateadores llegara a 250 triunfos y 3,000 ponches.

Sabathia se reinventó a sí mismo el año pasado, al conseguir 14 victorias, aunque hace mucho dejó de depender de su velocidad y solamente propinó 120 chocolates en 148.2 episodios.

Y Craig Kimbrel, de los Medias Rojas de Boston, se acerca a los 300 salvados.

Kimbrel no solo se uniría al club, sino que también sería el más joven en hacerlo, ya sea con 29 o 30, dependiendo de si puede realizar nueve rescates antes de su cumpleaños el 28 de mayo.

Para tener una idea de la hazaña que está a punto de lograr Kimbrel, vale señalar que el líder de salvados de todos los tiempos, el panameño Mariano Rivera, no registró su rescate 300 hasta que cumplió 34 años.

¿Será entonces que Kimbrel algún día podría convertirse en el rey de los salvamentos de la historia?