Núñez enfrió a los Dodgers con un solo swing

play
Doblete remolcador de J.D. Martínez, por todo el medio (0:24)

El slugger de los Medias Rojas deshizo el abrazo en el marcador. (0:24)

Cuando parecía que no podía bajar más la temperatura en la fría noche de Boston, Eduardo Núñez vino a echarle a Los Angeles Dodgers un tanque de hielo igual al que Yasiel Puig derramó días atrás sobre la cabeza del colega Enrique Rojas.

El dominicano Núñez vino de emergente por su compatriota Rafael Devers en el séptimo inning, con dos hombres en bases y dos outs, y con un solo swing desequilibró un partido que se mantuvo nivelado hasta ese momento.

Ese fue el momento clave del primer juego de la Serie Mundial 2018, en la que los Medias Rojas de Boston arrancaron con ventaja tras imponerse con marcador de 8-4.

Ambos managers movieron sus piezas y mientras a uno le salió bien la jugada, al otro le resultó mal. Así es el juego este.

Vamos al escenario. Los Medias Rojas ganaban 5-4 y tenían dos corredores en circulación, con par de outs en la pizarra.

El derecho quisqueyano Pedro Baez lanzaba de relevo por Los Angeles, cuando el director Dave Roberts decidió sustituirlo por el zurdo Alex Wood para enfrentar a Devers, también bateador izquierdo.

Error de Roberts, pues Devers en su corta carrera batea para average de .280 ante los zurdos y .246 frente a derechos.

Y aparentemente habría sido un error de Alex Cora también, al sacar a Devers y enviar de emergente a Núñez para enfrentar al zurdo Wood, pues los números del dominicano han sido mejores ante serpentineros derechos (.286), que ante los pitchers del llamado brazo equivocado (.263).

Pero cuando los dos dirigentes proponen, sólo uno puede salir airoso y como dice el también colega Héctor Cruz, Cora o tiene ángel o hizo un pacto con el diablo, porque todo le sale bien una y otra vez.

El bambinazo de Núñez fue la mejor prueba de ello.

Llamó la atención la alineación abridora absolutamente derecha que puso Roberts para enfrentar al zurdo Chris Sale.

No se puede jugar estrictamente por el libro y estos son los momentos en que los managers deben sacar a relucir su instinto.

Tanto en la serie divisional ante los Atlanta Braves, como en la serie de campeonato de la Liga Nacional frente a los Milwaukee Brewers, Roberts mantuvo contra viento y marea a Cody Bellinger ante serpentineros zurdos, aun cuando el muchacho andaba mal al bate.

Y ahora que se calentó en los últimos juegos y resultó el Jugador Más Valioso de la fase anterior, lo deja en la banca para colocar en el jardín central a Kike Hernandez, un hombre que entró a la Serie Mundial con average de .115, con tres hits en 26 turnos.

Andrew Benintendi le explicó con su bate al mentor de los Dodgers que el béisbol no es una ciencia exacta y esa teoría de zurdo vs zurdo o derecho vs derecho no tiene que funcionar con la precisión de un reloj suizo.

Benintendi le bateó tres hits en igual cantidad de turnos a Clayton Kershaw y luego sumó un doblete ante el también zurdo mexicano Julio Urías.

Y la mejor noticia para Cora es que por segunda salida consecutiva, su cerrador Craig Kimbrel retiró el noveno sin permitir carrera, luego de una postemporada tambaleante, en la que fue castigado en cada salida ante los New York Yankees en la serie divisional y los primeros juegos de la serie de campeonato de la Liga Americana contra los Astros de Houston.