¿Le falta un lanzador adicional a los Cachorros? Chicago se queda quieto en el juego de la agencia libre

Se cree que los Cachorros tienen interés en grandes brazos, como el de Alex Cobb, pero el equipo no parece estar dispuesto a ofrecer un acuerdo de más de tres años. AP Photo/Gail Burton

CHICAGO - Los Cachorros de Chicago se reunirán este fin de semana para celebrar su convención anual de aficionados, mientras persiste la sensación que carecen de un jugador clave con miras a la próxima temporada.

La organización sigue requiriendo de otro pitcher abridor. Sin embargo, el equipo (y con él, el resto de la liga), parece encontrarse en modo de espera con respecto a los movimientos de docenas de agentes libres aún disponibles. La convención sería un momento apropiado a fin que los Cachorros revelasen esa ansiada adición final. No obstante, todo indica que los entrenamientos primaverales van a iniciarse con una importante cantidad de peloteros de renombre aún disponibles en el mercado libre.

Parece que los Cachorros armarán su campamento el mes próximo con una plantilla de brazos abridores conformada por Jon Lester, Kyle Hendricks, José Quintana, Tyler Chatwood y Mike Montgomery. No es un elenco malo, aunque probablemente no sea lo suficientemente profundo; por ello, Jake Arrieta, Yu Darvish y Alex Cobb siguen estando bajo la mirada de los oseznos. Sin embargo, los Cachorros han sido lo suficientemente enfáticos en establecer límites en cuanto a su compromiso para la obtención de lanzadores agentes libres este invierno: Desean firmarlos en contratos a corto plazo. Los peloteros se han mostrado perplejos por este juego de ajedrez de los ejecutivos.

"Estuve hablando con varios (lanzadores) de alta cotización", afirmó Steve Cishek, nuevo miembro de los Cachorros, el pasado jueves. "Están un poco confundidos. No obstante, también muestran paciencia. Hay que tener paciencia; pero creo que todo terminará siendo favorable para ellos".

Cishek admite mantenerse en contacto con Cobb, quien fue su compañero durante la segunda mitad de la temporada pasada en los Rays de Tampa Bay.

"Está disfrutando (el proceso de agencia libre). Sin embargo, se está moviendo un poco más lento de lo que todos pensábamos", expresó Cishek.

Hasta ahora, los Cachorros han pactado contratos de Grandes Ligas con cinco lanzadores agentes libres, segunda mayor cantidad para la organización en una temporada baja desde 1990, de acuerdo a ESPN Stats & Information. De hecho, firmaron a seis pitchers agentes libres en 2012. Eso se produjo durante su fase de reconstrucción, cuando simplemente requerían de hombres a fin de llenar espacios en su roster. Esto sirve de recordatorio de la condición única de la presente temporada baja para un contendor de la talla de los Cachorros, equipo que tiene muchas vacantes a ser llenadas. Esta es una razón por la cual la organización ha utilizado una estrategia específica para sus contrataciones.

Solamente el pacto de Chatwood tiene tres años de duración. La sensación dentro de los Cachorros es la siguiente: si agregan al menos un año más a sus ofertas a Darvish, Arrieta o Cobb, tendrían mayores posibilidades de atar a uno de ellos. He allí la razón principal por la cual decidieron dejar partir al cerrador Wade Davis, a quien los Cachorros preferían mantener bajo un contrato por dos años, de acuerdo a fuentes ligadas a las Grandes Ligas. Davis, entonces, firmó con los Rockies de Colorado por tres años.

O los Cachorros tendrán que abandonar su estrategia estricta de firmar por plazos cortos o los pitchers antes mencionados tendrán que aceptar un compromiso más corto de lo aspirado inicialmente por ellos al convertirse en agentes libres en noviembre. ¿Quién será el primero en ceder?

(Finalmente) existen ciertos rumores que indican que las gerencias están comenzando a incrementar sus ofertas a agentes libres, de acuerdo a fuentes ligadas a las Mayores. Aún está por verse si una de esas organizaciones es la de los Cachorros.

Un pelotero que podría estar ligando a que se mantenga el estancamiento de ofertas a agentes libres es Montgomery, quien ha sido explícito en sus deseos de tener un puesto de abridor.

"Esa ha sido mi meta y así lo he expresado desde el primer día", afirmó Montgomery durante las reuniones invernales.

"Esa es mi mentalidad en la actualidad. Me encuentro en un punto de mi carrera en el cual deseo ser abridor a tiempo completo. He demostrado que soy capaz de hacerlo".

Podría ser tema de discusión si Montgomery ha demostrado o no su aptitud para tomar la pelota y mantenerse efectivo durante 32 aperturas. Después de todo, nunca lo ha hecho; sin embargo, al ser el lanzador que ha cambiado de rol de manera frecuente le ha evitado el agotamiento en cada faceta del juego. Por este motivo, desea hacer el cambio y formar parte de la rotación abridora ahora y no después.

"Uno debe asumir el control de su carrera", dijo Montgomery. "Durante el último par de años, he hecho todo lo que se me ha pedido. Para mí, ahora se trata de convertirme en abridor a tiempo completo".

Al igual que los Cachorros, los agentes libres a los cuales aspiran contratar y el resto del mundo del béisbol, es probable que Montgomery no se entere de su designación como quinto abridor sino hasta la víspera de los entrenamientos primaverales, o bien, si los Cachorros deciden traer a un sexto pitcher mediante la agencia libre. Si han esperado por tanto tiempo... ¿qué más da hacerlo por otro mes?