<
>

Diciembre 30, día clave para Canelo vs Chávez Jr.

play
'Canelo' y Chávez Jr. podrían pelear en mayo del 2017 (1:33)

Los boxeadores estarían definiendo los detalles en estas semanas. (1:33)

Este viernes será un día clave para saber si se podrá realizar el combate entre los mexicanos Canelo Álvarez y Julio César Chávez Jr. para el próximo 6 de mayo de 2017 en territorio estadounidense, luego de una reunión sostenida el miércoles de esta semana entre los representantes de ambos.

De acuerdo con una fuente, las partes involucradas en la negociación de la que podría ser una de las peleas más jugosas económicamente hablando en 2017 y la más jugosa para el boxeo mexicano en muchos años, definirán este viernes los detalles que quedaron pendientes.

Hasta ahora se sabe que han quedado ya en un acuerdo en cuanto al tema del peso, que sería de 165 libras y que en cuanto a la bolsa parece han tenido ya un adelanto notable respecto a las semanas pasadas. Respecto a la sede se habla por ahora de Los Ángeles en California y Dallas en Texas.

"Ya tuvieron una primera reunión, parece que todo está bien, falta ver algunos puntos que se van a discutir en una nueva reunión aunque parece que esta vez no será presencial sino telefónica, así que si todo sale bien, este viernes podría concretarse la pelea más esperada entre mexicanos en muchos años", expresó nuestra fuente.

Canelo Álvarez será quien prácticamente ponga todo en riesgo en esa pelea. Se ha dicho que su plan es pelear con Julio César Chávez Jr. en mayo, después ir en septiembre ante Gennady Golovkin, o una revancha con el sinaloense, y finalmente cerrar el 2017 con un pleito ante el púgil puertorriqueño Miguel Ángel Cotto, quien ahí estaría colgando los guantes en una pelea millonaria y de calibre, a la altura de su historial boxístico.

Chávez Jr. viene de romper un ayuno boxístico de 17 meses y se someterá a un riguroso régimen de trabajo y de dieta para poder marcar el peso del que se ha hablado luego de haber marcado el pasado 9 de diciembre 167.9 para su pelea ante el alemán Dominik Britsch.

Este combate suena para romper todos los récords de audiencia para una pelea entre mexicanos en suelo estadounidense, principalmente en taquilla y de pago por evento y además para imponer una nueva marca de asistencia si es que decide llevarse el duelo a un estadio como lo es la casa de los Dallas Cowboys.