<
>

Cuatro Esquinas: Lo que no fue y lo que puede ser en el 2017

El 2017 se supone sea el año que veremos a Canelo Alvarez ante Gennady Golovkin AP Photo

El 2016 nos deja con muchas preguntas y pocas respuestas, en un año en donde hubo momentos de brillo, momentos de decisiones equivocadas y la dificultad para hacer grandes peleas.

Cuatro expertos de ESPN Digital contestan cuatro preguntas relacionadas al año que acaba de terminar.

1. ¿Qué fue lo mejor del 2016 en boxeo?

Salvador Rodríguez: Para ser un año de transición en el que nuevamente las peleas que pedía la fanaticada llegaron a cuentagotas, lo mejor no sucedió definitivamente en el ring, sino debajo de él, gracias al entusiasmo de la Agencia Voluntaria Antidopaje y el Consejo Mundial de Boxeo que a través del 'Programa Boxeo Limpio' pretender darle una nueva imagen al deporte con estándares de seguridad mejores. A destacar la llegada de Anthony Joshua en lospesados, el logro de Manny Pacquiao al ser el primer Senador campeón del mundo y el tetracampeonato de Chocolatito González en una gran pelea, además de, por supuesto el peleón de 'Bandido' Vargas y 'Siri' Salido y el gran año de Vasyl Lomachenko, Terence Crawford y Carl Frampton, así como el boom que tuvo el boxeo británico.

Bernardo Pilatti: No hay dudas en que el trabajo sobresaliente de las divisiones plumas (126 y 130 libras), ha sido lo mejor del 2016. Los números y los reconocimientos los avalan. Vasyl Lomachenko y Oscar Valdez fueron las mayores figuras dentro de un grupo de pugilistas que trajeron emoción en grandes batallas, como la que resultó elegida como mejor del año: Salido vs. Vargas. Por otra parte, la iniciativa del CMB en el control antidopaje, iniciada en este 2016, es otro episodio que se suma a lo muy bueno del presente año.

Damián Delgado: El renacer de los pesos completos. La consolidación de Deontay Wilder (campeón del CMB), Anthony Joshua (monarca FBI) y del cubano Luis Ortiz (titular interino de la AMB) genera luz en una división que estuvo en penumbras desde que comenzó el reinado de los hermanos ucranianos Klitschko (Vitali y Wladimir). Al boxeo le hace falta que brille la división reina. Dejo par de líneas para el regreso del diputado filipino Manny Pacquiao. A sus 38 años todavía conserva habilidades para aumentar su legado en este deporte. Además de ser un gustazo verlo pelear.

Alfredo Berríos: La definición de Román "Chocolatito" González como el mejor libra por libra del deporte. El nicaragüense enfrentó a los mejores disponibles y logró combates de interés con su fino boxeo y agresividad. Mención honorífica a la labor del CMB de intentar limpiar el deporte mediante su programa Boxeo Limpio.

2. ¿Qué fue lo peor del 2016 en boxeo?

Salvador Rodríguez: Las cosas buenas se pueden contar con los dedos de las manos en el año y sobran las malas, como por ejemplo el hecho que de manera precipitada la Asociación Internacional de Boxeo apresurara la decisión de permitir peleadores profesionales en los Juegos Olímpicos, pues tuvo una pobre repercusión deportiva, peor peor fueron aún las decisiones que dieron sus jueces durante Río 2016. No vimos las peleas que los fans pedían a gritos con Canelo y GGG como estelares, Tyson Fury pasó de la gloria al infierno en los pesos Pesados por consumir cocaína, dos combates trascendentales en peso Completo cancelados por dopaje de Alexander Povetkin, peleas muy inclinadas hacia los favoritos, campeones evitando campeones, en fin.

Bernardo Pilatti: El fracaso de los pesos pesados en un año donde se esperaba mucho de ellos, a lo que se suma como "cereza sobre la torta" el triste espectáculo ofrecido por Tyson Fury y su consumo de drogas. En lo malo del 2016, debemos agregar la repetición de errores en el trabajo arbitral. Otra vez los jueces fueron responsables de alterar la historia. Basta recordar los tres títulos que perdió Sergey Kovalev ante Andre Ward en una batalla donde todos vimos ganar al ruso.

Damián Delgado: Eufemísticamente: La decisión de Canelo y Oscar de la Hoya de renunciar al cinturón mediano para "marinar" la pelea contra el kazajo Gennady Golovkin. Tanta guapería barata tras pegarle al chiquito del barrio (Amir Khan), pero a la hora de la verdad prefirieron pasarse olímpicamente con ficha para evitar fajarse con el tipo de su tamaño. Quizás Canelo y Oscar pensaron 'es mejor que digan aquí corrió, que no aquí murió'; de cualquier modo, los fans seguirán apoyando al cobrizo tapatío, lo cual se traduce en dinero. Y en esta historia eso es lo que importa: el dinero.

Alfredo Berríos: La estrepitosa caída de Tyson Fury como campeón pesado. El británico no pudo con sus demonios interiores y tuvo que ceder el título pesado por problemas de drogas y alcohol.

3. ¿Qué fue lo que nos decepcionó en el 2016 en Boxeo?

Salvador Rodríguez: La dificultad que tienen ahora para hacer las grandes peleas. ¿Era antes tan difícil armar con Muhammad Ali contra George Foreman? ¿Era imposible armar un 'Manos de Piedra' Durán ante Sugar Ray Leonard? ¿Parecía imposible que subieran al ring JC Chávez y Pernell Whitaker? No, entonces ¿por qué ahora es tan difícil armar las grandes peleas? Pareciera que los promotores tratan de administrar tanto a sus peleadores que no les sueltan la rienda para que puedan ofrecer esos encontronazos por los que todo el fanático ve boxeo cada ocho días. Claro, también decepcionó en grande el jueceo en Las Vegas, principalmente, donde ya algún promotor puso el dedo en la llaga y protestó a una jueza previo a un combate.

Bernardo Pilatti: Hubo mucho en este rubro, pero seleccionamos dos sucesos que quedarán marcados en las peores páginas de la historia boxística del 2016. El primero, la injustificable renuncia a su cinturón de campeón mediano de Saúl "Canelo" Álvarez para evitar defender su título ante Gennady Golovkin. Canelo se desdijo a sí mismo y lastimó su propio legado con una decisión incomprensible. El segundo episodio, por paradoja, involucra a Canelo y GGG compartiendo otro ataque al sentido común. Los dos pactaron peleas con rivales de peso inferior en batallas que pudieron terminar en tragedia. (Amir Khan y Kell Brook)

Damián Delgado: La horrenda apreciación de los jueces Burt A. Clemens, Glenn Trowbridge y John McKaie en la pelea entre Sergey Kovalev y Andre Ward. Dice una máxima del boxeo que un retador para destronar al campeón tiene que vencer claramente. Pues en el T-Mobile Arena de Las Vegas no sucedió así. El campeón hizo los méritos y aun así perdió en lo que puede catalogarse como uno de los mayores robos de los últimos años.

Alfredo Berríos: La dificultad en lograr combates de renombre, como Canelo Alvarez-Gennady Golovkin. Quizás el último gran combate fue Miguel Cotto-Alvarez, aunque estuvo marcado por decisiones de pesos acordados y el no reconocer a Cotto como campeón a horas del combate por falta de pago de tributos al CMB.

4. ¿Qué esperan en el 2017 en el boxeo?

Salvador Rodríguez: Antes que todo, que no sucedan accidentes, que continúen avanzando los programas antidopaje encabezados por el Consejo Mundial de Boxeo, que tenga éxito el programa de reducción de títulos de la Asociación Mundial de Boxeo, que mejore el jueceo en Las Vegas y todo el mundo y como todos queremos, que lleguen los grandes combates, que venga el Canelo-GGG, el Chávez-Canelo, el GGG-Chávez, Chocolatito-Inoue, Chocolatito-Estrada, Chocolatito-Cuadras, Crawford-Pacquiao, Lomachenko-Mikey, Joshua-Wilder, Valdez-Mares, Mares-Santa Cruz, Frampton-Valdez, en fin. hay tela de donde cortar, sólo falta que se animen a poner en riesgo a las estrellas y por supuesto que les paguen bien.

Bernardo Pilatti: El nuevo año parece llegar repleto de muchas expectativas. Hay grandes peleas pactadas y hay promesas de que por fin se den peleas que todos estamos esperando. Si se confirman todas las promesas, no dudo que el 2017 será uno de los mejores años de la historia. Sobre el final del año, por otra parte, se supo que la AMB analiza sumarse a la iniciativa del CMB del control antidopaje obligatorio. Es algo que en su momento lo reclamamos (que la iniciativa involucre a todos los organismos) y parece que ese será uno de los grandes acontecimientos del 2017.

Damián Delgado: Lo mismo que cada año y no acaba de ocurrir. Espero que el boxeo sea más deporte y no se subordine tanto al negocio. Que se parezca más al UFC donde los mejores enfrentan a los mejores. Que peleadores y promotores no escojan rivales a conveniencia. Que no sea la vergüenza en que se ha convertido. En fin, que realmente se den las peleas que la gente quiere ver.

Alfredo Berríos: Un gran año aún cuando apenas se concerten la mitad de las posibles peleas anunciadas. La más que nos llama la atención en Alvarez-Chávez Jr., pelea de ensueño que aunque no será la más balanceada a nivel de boxeo sí tendrá el interés y podrá revivir el negocio del PPV. Canelo-GGG está en un cercano segundo lugar.