Ante Crawford, Amir Khan finalmente tiene la pelea que quería

play
Crawford es favorito sobre Khan (2:28)

Salvador Rodríguez analiza quién es el peleador más completo entre el campeón peso welter de la OMB, Terence "Bud" Crawford y el excampeón mundial Amir "King" Khan; ambos se preparan para el evento de campeonato mundial Top Rank de ESPN, el sábado 20 en e (2:28)

AYWARD, Calif. - El sábado por la noche, Faryal Makhdoom, de Bolton, Inglaterra, a través de Staten Island, Nueva York, una madre de dos hijos de 27 años con 868,000 seguidores en Instagram, se arrodillará en una alfombra de oración en su habitación de hotel. Permanecerá en esa posición (sujud, con la cabeza gacha, alabando a Allah) hasta que reciba una llamada informándole que su esposo, Amir Khan, ha sobrevivido a su juicio en combate.

La supervivencia es un término relativo en el boxeo, especialmente cuando te enfrentas a Terence Crawford. Pero de cualquier manera, en la victoria, o si crees que los apostadores, en la derrota, Khan debería dejar el Madison Square Garden con gran satisfacción.

El solo hecho de llegar allí constituye una victoria sobre los enemigos incluso más despiadados que el rey libra por libra: la fama, la autoconfianza fracturada y el ciclo parabólico de la gloria y el ridículo.

Después de casi una década, Amir Khan finalmente obtuvo lo que quería: una pelea justa contra el mejor del mundo.

Casi ocho millones de británicos observaban en la BBC cuando Khan, el hijo primogénito de inmigrantes pakistaníes, se convirtió en el inglés más joven en ganar una medalla olímpica. Eso fue el 2004. Tenía 17 años.

"Ni siquiera podía caminar hasta la tienda de la esquina donde vivía", recuerda. "Tendría niños siguiéndome donde quiera que iba ... Salía a trotar, la gente pitaba su bocina y me seguirían en sus autos".

Él aceptaría la mayoría de las peticiones con una firma y una sonrisa. Bendecido con la velocidad de las manos, la habilidad y la apariencia de estrella de cine, Khan encontró en la fama algo que abrazar. Se convirtió en profesional al año siguiente, y en 2009 había derrotado a su primera leyenda en Marco Antonio Barrera. Su primer título mundial, en el peso welter junior, llegó más tarde ese año con una victoria sobre Andriy Kotelnik. Muy pronto, habría victorias sobre Paulie Malignaggi, Marcos Maidana y Zab Judah. Para entonces, Khan ya estaba pidiendo a Floyd Mayweather.

Mirando hacia atrás, la debilidad de Khan era su barbilla, no de vidrio, sino la vulnerabilidad contra los grandes golpeadores. Un entonces invicto Breidis Prescott lo noqueó en cuestión de segundos. Danny García lo tuvo fuera en cuatro asaltos. Eran sorpresas, por supuesto, pero cada una, a su manera, emocionante. Khan nunca hizo nada pequeño. Y a pesar de todo, siguió pidiendo a Mayweather, su gran preocupación, si bien no correspondida.

Nada de eso disminuyó su fama en el Reino Unido. En el momento en que se casó con Makhdoom, Khan consideró oportuno celebrar dos bodas. La primera tuvo lugar en el Waldorf Astoria de Nueva York. La segunda, de vuelta a casa en Bolton, un suburbio de Manchester, hizo la portada de la revista Hello!

"Me desperté con millones de solicitudes de Facebook", recuerda Makhdoom, casada a los 22 años. "De la noche a la mañana, me convertí en una celebridad".

Fue una manera de choque cultural. Desde una estricta familia musulmana en Staten Island hasta una aún más estricta en Bolton. Pero Makhdoom lo hizo funcionar, ofreciendo consejos de belleza y su propia línea de cosméticos en YouTube e Instagram. En un año, ella también era madre.

Lamaisah, su primer hijo, celebró su segundo cumpleaños en un estadio de fútbol. Había princesas y bailarinas de Disney, y un precio de $130,000. Sin embargo, ni la riqueza ni la familia satisfacían plenamente a Khan. Su carrera lo mantuvo en un estado perpetuo de anhelo.

Incapaz de atrapar a Mayweather, Khan dirigió su atención a Manny Pacquiao. Cuando eso falló, subió dos divisiones para pelear contra un campeón de peso mediano, el gran Canelo Álvarez.

"Probé y probé y probé", dice Khan. "Siempre quise tener la oportunidad de luchar por ese título de libra por libra... Hay muchos peleadores por ahí que temen tomar las grandes peleas. No soy uno de ellos".

Tal vez, dada la disparidad de tamaño con Álvarez, un poco de miedo habría recorrido un largo camino. En cambio, el ego se apoderó de Khan. "Estaba totalmente en contra", dice Virgil Hunter, su entrenador. "No había margen para el error... El diferencial de tamaño era enorme".

Como sucedió, Kahn superó a Álvarez en la primera parte de la pelea. Luego, en el sexto asalto, apareció una mano derecha que dejó a Khan de espaldas, con las extremidades congeladas, los ojos vidriosos y las luces parpadeando. El árbitro Kenny Bayless no se molestó en contar.

"Muchos peleadores nunca regresan de una derrota como esa", dice Khan, quien requirió cirugía posterior a la pelea en su mano derecha. "Golpea tu confianza. Te golpea como persona... Tenía tantos amigos a mi alrededor. Y en cuanto perdí la pelea con Canelo, vi que se cerraban muchas puertas. Vi a mucha gente salir. La gente simplemente me dejó y me dijo, básicamente, 'Ya terminaste. No vas a ser un campeón'".

Si la victoria oculta las fisuras en cada familia, la derrota las revela.

En diciembre de 2016, siete meses después de Álvarez, la confianza de Khan aún se estremecía, su mano apenas libre de su yeso, las grandes diferencias entre Faryal y sus suegros se convirtieron en noticia.

"Fue solo una falta de comprensión", dice Khan. "Faryal viene de una ciudad. Es una niña. A ella le gusta vestirse de manera diferente. Bolton es una ciudad pequeña. El código de vestimenta es un poco diferente, al ser musulmán ...

"Estaba atrapado en el medio. Lo mantenía fresco con Faryal. Lo mantenía fresco con mi familia. Y traté de resolver la situación".

De hecho, él no lo mantuvo tan fresco. Los próximos nueve meses serían el período más oscuro de su vida, lleno de filtraciones, consejos y confesiones sesgadas, incluso un "video sexual" previo a su matrimonio. Si Khan alguna vez representó la esperanza de una nación, ahora simboliza los peligros de la fama. Los Khans se convirtieron en comida de todos los días para las bestias más voraces: los tabloides británicos.

Por otra parte, el mismo Khan, perdido en aislamiento, lástima y duda, demostró ser su peor enemigo.

"No fui el esposo del año", recuerda. "Fui un poco travieso a veces. Solía atraparme portándome mal, salir, salir de fiesta, salir de fiesta con otras chicas y esas cosa ... La fama es horrible a veces. Todo se imprime en los tabloides".

Sin embargo, su perdición no fueron los medios sensacionalistas, sino las redes sociales. El afable y apuesto Khan encontró su Toro Furioso interior en Twitter, que no es un gran foro para que un marido infiel expida sus quejas celosas y falsas. Este, sin embargo, era un gilipollas, acusando a Faryal de "seguir adelante" con nada menos que con el campeón de peso pesado Anthony Joshua, a quien, de hecho, nunca había conocido, en Internet o en la vida real.

"Fue un mensaje inventado", dice Khan. "Mucha gente estaba haciendo todos estos mensajes falsos diciendo que 'Joshua le envió un mensaje a su esposa y ella le devolvió el mensaje'. Luego lo publiqué en las redes sociales y dije: 'Esto ha sucedido y es verdad. Y lo estoy terminando. Ya no es mi esposa' ".

Las causas de la caída de Khan fueron claras: las consecuencias de un golpe de gracia devastador, un buen hombre que se comporta mal.

Pero la cura fue menos evidente, y llegó en incrementos.

"Recuerdo que fui a ver a Faryal", dice. "Me disculpé. Dije: 'Mira, no sé qué pasó por mi cabeza'. Y cambié totalmente mis maneras, cambié mi forma de ser ".

El rogó. Le suplicó.

Volvió al ring, ganó un par de peleas.

Hace un año, solo ocho meses después de su fatídico tweet, Faryal dio a luz a su segunda hija.

Fueron a la Meca, Arabia Saudita, como pareja.

Luego, a fines del año pasado, mientras estaba negociando para pelear contra Kell Brook, Khan recibió una llamada de Billy Keane, un viejo amigo de Los Ángeles, preguntándole si estaba interesado en pelear contra Crawford.

Crawford tiene hoy lo que Mayweather y Pacquiao tuvieron una vez: reconocimiento como el mejor boxeador del mundo. Por supuesto que Khan quería a Crawford.

Habría una garantía de $5 millones, más un porcentaje de los derechos de transmisión británicos, unos $3 millones menos de lo que ganaría por pelear contra Brook, un ex campeón de Sheffield, Inglaterra, que no está en la lista libra por libra de nadie.

"No estoy dando ventaja en tamaño en esta ocasión ", dice Khan sobre enfrentar a Crawford. "Soy el tipo más grande... el tipo más rápido... el tipo más experimentado. Si miras mi currículum, he peleado contra oponentes más grandes y mejores que él".

Crawford tendrá algo que decir al respecto, por supuesto. Aún así, Amir Khan finalmente tiene lo que quiere: una pelea justa contra los mejores. Es una afirmación de quién se suponía que era, y tal vez ahí reside la cura. Gane o pierda, él lo sabrá. Amir Khan ya no tiene que perseguirlo.

Alguien debe haber estado orando por él.