Terence Crawford defiende título Welter; Amir Khan acusa golpe bajo

NUEVA YORK -- El campeón mundial Terence “Bud” Crawford retuvo su cinturón de campeón en peso Welter de la Organización Mundial de Boxeo tras vencer al británico Amir “King” Khan con un golpe involuntario en la ingle que acabó por definir la pelea por nocaut técnico en el quinto asalto.

En un Madison Square Garden a reventar para ver a dos de los peleadores más excitantes del momento batirse por un título mundial, Crawford fue capaz de mantener su invicto.

“Ví que Khan movía su cabeza y a mí me pareció que estaba buscando la forma de dejar el combate. Ví luego que Virgil (Hunter, entrenador de Khan) hablaba con él y al final, tiraron la toalla”, dijo Crawford tras la pelea.

“Fue una pena, no es lo que yo buscaba. Quería ganarle con todas las de la ley”, agregó el campeón mundial a los medios.

Khan, quien venía de ganar las últimas dos peleas que disputó en 2018 tras caer en su disputa por el cinturón de peso Medianos ante Saúl “Canelo” Álvarez en 2016, no pudo hacer nada para detener al invicto Crawford, quien le apabulló desde bien temprano en el combate, más allá del golpe involuntario que acabó con el pleito.

“Hablé con Virgil porque sentía mucho dolor. No quiero quitarle ningún crédito a Crawford, porque hizo una gran pelea”, aseguró Khan. “Quiero ver el video del golpe bien, pero lo sentía en mi vientre y en las piernas. Por eso, Virgil decidió que paráramos”.

El británico tuvo que afrontar preguntas de la prensa sobre esa controversial decisión que finalizó la pelea de forma precipitada. Cuestionado directamente sobre si tiró la toalla, Khan quiso ser categórico.

“Nunca dejo una pelea. Prefiero ser noqueado a dejar una pelea, pero (Terence) me pegó un golpe bajo”, insistió.

En ese momento durante la conferencia de prensa, Crawford, quien escuchaba atentamente, le espetó: “¿Estás seguro? ¿No dejaste la pelea?”.

Khan respondió: “Jamás lo haría. ¡Me diste en los testículos!”.

La tensión entre ambos púgiles por el controvertido final del combate era notable, aunque es cierto que Khan se mostró en todo momento elegante en la derrota y compartió muchos de los puntos de vista del propio Crawford sobre el desarrollo del combate.

Sobre lo que le espera ahora al británico tras esta difícil derrota, Khan dijo que necesita algo de tiempo para procesar todo.

“Quiero pelear con los mejores y ganar todos los títulos que pueda. Ahora quiero pasar tiempo con mi familia y luego decidir. Luché contra un gran peleador y quiero recuperarme de esta pelea, física y anímicamente, pero me queda mucha gasolina. Voy a seguir boxeando por mucho tiempo”, afirmó el británico.

Crawford salió a llevarse la pelea por nocaut y en el primer round ya había tumbado a un Khan que miraba a su esquina con cara de resignación. “Bud” flotaba en el ring y manejaba el tempo del combate al protegerse bien cuando el británico intentó atacarle y luego castigar su cuerpo en cuanto éste bajaba la guardia.

“Así fue como lo diseñamos. Sabíamos que Khan es un gran boxeador, que suele salir muy fuerte y luego manejar su ventaja en las tarjetas. Sabía que podía boxear de tú a tú con él, pero planeamos salir a por todas para luego no tener que estar preocupados por la puntuación. Creo que demostré que fui el mejor boxeador que había sobre el ring”, aseguró Crawford.

El británico quiso igualar la partida un poco en el segundo asalto y llegó a empujar bastante a Crawford sobre el ring con potentes combinaciones. El tercer asalto fue el más disputado, ya que Khan pudo conectar un par de buenas combinaciones para contrarrestar los rectos del de Omaha, pero Crawford volvió a darlo todo en el cuarto asalto, después de que el británico logró hacerle daño con una buena combinación y su ímpetu frenó las intenciones del inglés.

Khan salió a arriesgar en el quinto, conectó varios buenos jabs sobre el campeón mundial, pero en todo momento dio la sensación de que Crawford tenía el combate controlado. La gesticulación del británico entre asaltos no era muy positiva y cuando llegó el golpe de la polémica, “King” y su equipo decidieron poner punto final al combate.

Sobre el golpe que acabó por definir la pelea, Crawford aseguró sobre el ring que no fue un golpe bajo, aunque luego cambió un poco su historia en la rueda de prensa, pero sin dejarse convencer por Khan de que no había tirado el combate.

“Bueno, fue un golpe bajo sin intención. Es cierto, pero le di en la pierna. Si hubiera querido continuar, podría haber continuado, pero es obvio que tanto él como su entrenador no pensaron que deberían continuar”, aseguró “Bud”.

Una vez que se deshizo de Khan, Crawford aseguró que sólo tiene una pelea en mente y esa es la que le enfrentaría con Errol Spence Jr. Desafortunadamente, el propio Bob Arum, fundador de Top Rank, dijo tras el combate que él está buscando como realizar ese combate pero que es el manager del púgil texano quien lo evita.

“Al Haymon se niega a que ocurra esa pelea, no quiere que un boxeador de Top Rank le gane a uno de los suyos”, acusó Arum.

Crawford dijo más tarde que no se cierra ninguna puerta.

“Claro que me encantaría pelear con Spence, pero, ahora mismo, me enfrentaré a quien pongan delante mío”, dijo.

Lo que también dejó muy claro es que, de momento, no piensa moverse de categoría.

“Solo llevo en esta categoría tres peleas. No voy a subir a las 154. ¡Tranquilidad!”, sentenció Crawford.