¿Margarina o manteca?

ESPN Run

Como hablamos en un post de esta semana, uno de los alimentos que más controversias ha generado en las últimas décadas es la margarina. En los años 80 se creía que las grasas animales eran las principales culpables de enfermedades cardiovasculares y, por ello, lo mejor para la salud era evitar su consumo. En este contexto, la margarina se presentaba como una alternativa sana y liviana, al obtenerse de aceites vegetales y no contener un nivel tan alto de grasas saturadas como la manteca o mantequilla. Sin embargo, tiempo después se descubrió que su proceso de elaboración hacía que se formaran en el producto grasas trans, lo que demostró ser todavía más perjudicial para la salud que las grasas saturadas. Esto hizo que empezaran a circular de forma entremezclada datos verdaderos y falsos sobre este alimento, que se extendieron por la red de tal forma que todavía hoy resulta difícil encontrar información fiable al respecto. La confusión de los consumidores obligó a las principales marcas a tomar medidas para modificar el proceso de elaboración y limpiar la imagen de la margarina para volver a ofrecerla como un producto saludable y compatible con una dieta equilibrada.

Lo concreto es que la margarina es un producto artificial, que se obtiene a partir de ingredientes naturales como los aceites vegetales, principalmente el de girasol. Sin embargo, desde que fue inventada como un sustitutivo de la manteca los fabricantes han hecho uso de numerosos conservantes y aditivos para que se asemejara todo lo posible al aspecto y a las propiedades de su símil de origen animal. Además, debido a la hidrogenación que sufren los aceites en el proceso de fabricación, la margarina tiene un alto contenido de grasas trans, cuyos efectos son muy perjudiciales para nuestra salud.

Por último, en cuanto al aporte de nutrientes, la manteca como la margarina son una fuente importante de vitaminas liposolubles como la vitamina A, la vitamina D o la vitamina E. Pero la mantequilla, al proceder de la crema de la leche, tiene importantes minerales como calcio, fósforo, sodio, potasio y magnesio, que la margarina no. La margarina tiene más componentes introducidos de forma artificial por los fabricantes, sin embargo, algunos de ellos pueden ser beneficiosos para la salud como los omega 3 y los omega 6. Y si estás tratando de controlar tu peso corporal, la mantequilla y la margarina contienen el mismo porcentaje de materia grasa por lo que engordan exactamente igual.

¿Consumes margarina o manteca?