Cuidados a la hora de estirar tus músculos

ESPN Run

Como todos sabemos, realizar una buena rutina de elongación muscular después de cada entrenamiento es fundamental para evitar lesiones y para rendir más en el running. Las consecuencias más frecuentes de no realizar estos ejercicios, o de hacerlos de mala forma, son dolencias como los desgarros, distensiones y sobrecarga muscular.

A pesar de esto, muchos runners a veces minimizan la importancia de los estiramientos, y suelen encontrar en la falta de tiempo las excusas para no realizarlos. En esos casos les dedican poco tiempo, no ponen suficiente atención en los ejercicios y terminan cometiendo errores posturales que dejan sin efecto los estiramientos.

Un error frecuente es estirar recién cuando ya pasaron más de 30 minutos de terminar el entrenamiento. En este sentido, cabe recordar que el mejor momento para estirar los músculos es cuando aún conserven alta la temperatura, ya que allí sus fibras y también los tendones tienen mayor elasticidad y por lo tanto podrán trabajarse mejor. Es por eso que siempre se recomienda elongar unos minutos después de haber terminado el entrenamiento.

También recuerda elongar de forma pareja, es decir tomándote la misma cantidad de minutos para todas las extremidades del cuerpo, en parte derecha e izquierda por igual, y sin realizar movimientos bruscos o del tipo "rebotes". Ten presente que cuando estires el dolor es signo de que el ejercicio está mal hecho, y en ese caso debes aflojar la tensión. La idea es que sientas que el músculo se estira, pero no que duela.

Por último, no seas impaciente. Realizar la elongación de forma rápida no genera buenos resultados, siendo clave mantener cada posición durante unos 20 a 30 minutos. Cuando lo hagas, respira profundo antes de estirar cada zona y larga el aire suavemente buscando elongar un poco más el músculo. También es una buena idea buscar ayuda para realizar los ejercicios de a dos personas, con un compañero de entrenamiento, lo que puede traer buenos resultados. Por ejemplo, te sientas en el piso con la piernas estiradas y un compañero puede ayudarte presionando suavemente tu espalda hasta llegar a agarrar tus pies sin flexionar las rodillas.

¿Por cuanto tiempos estiras cada musculo?