¿Cuáles son las necesidades de draft para los equipos de la AFC Este?

Dolphins y Bills se mantienen en la eterna lucha por alcanzar en algún momento a los Patriots. AP Photo

A días para que se lleve a cabo el Draft 2019 de la NFL, recorremos división por división para conocer cuáles son las necesidades más urgentes que deben cubrir los equipos en sus plantillas.


Buffalo Bills

LÍNEA DEFENSIVA: Kyle Williams anunció su retiro de la NFL tras 13 temporadas como profesional. Hasta su temporada de 35 años de edad fue productiva, alcanzando cinco capturas de quarterback, la tercera mayor cantidad para los Bills en 2018. Buffalo registró saldo positivo contra la carrera la temporada pasada, aunque generó poca presión al mariscal de campo con 36 capturas. Jerry Hughes y Lorenzo Alexander ya cuentan con más de 30 años y ambos finalizan contrato al término de la temporada, así que este draft puede ser la posibilidad de reclutar a los futuros cazadores de cabezas.

CORREDOR: LeSean McCoy registró su menor cantidad de yardas terrestres en una temporada en su décimo año como profesional. Promedió 3.2 yardas por acarreo y anotó tres touchdowns totales, la menor cifra en su carrera. Los Bills firmaron a Frank Gore para reforzar el juego terrestre, aunque en mayo cumplirá 36 años. Buffalo podría seleccionar a un corredor joven que le dé frescura en la posición. Sean McDermott cumplirá su tercer año como entrenador en jefe y viene de escuelas de entrenadores que gustan de tener un comité de corredores.

ALA CERRADA: Charles Clay no fue lo que se esperaba en su paso por los Bills y recientemente Tyler Kroft firmó contrato por tres años y cerca de 19 millones de dólares. Sin embargo, el ala cerrada participó en solamente cinco juegos la temporada pasada por problemas en el pie y fue colocado en la lista de lesionados. Además, el jugador acumula 661 yardas en sus cuatro años de carrera, cifra que no representa una garantía para Buffalo. Detrás de Kroft, se encuentra Jason Croom y Jake Fisher, liniero ofensivo convertido en ala cerrada.


Miami Dolphins

LÍNEA OFENSIVA: Sea el quarterback que sea, la línea ofensiva de los Dolphins debe mejorar. De acuerdo a rumores, Miami esperaría hasta el siguiente año para reclutar a su pasador del futuro. Si es el caso, qué mejor alternativa sería invertir esta temporada para proteger a un eventual mariscal de campo franquicia. Laremy Tunsil es el baluarte de la línea; de ahí en fuera, el resto de sus compañeros dejan mucho que desear. Daniel Kilgore no cumplió las expectativas tras llegar mediante canje con los San Francisco 49ers el año pasado, mientras que Jesse Davis y Chris Reed cuentan con poca experiencia y sufrieron mucho para proteger a Ryan Tannehill, así como para abrir huecos para el juego terrestre.

LÍNEA DEFENSIVA: Las dos trincheras deben ser mejoradas y en el costado defensivo necesitan más de una pieza. Ndamukong Suh emigró a Los Angeles Rams en el 2018 y no pudieron encontrarle un reemplazo. Los Dolphins finalizaron con 31 capturas en el 2019, cuarta menor cantidad en la NFL. El perímetro es de lo mejor que tiene este equipo, sin embargo, sin presión al mariscal de campo es difícil cubrir más de cinco segundos a un receptor. Miami se deshizo de Cameron Wake, Robert Quinn y William Hayes en esta temporada baja, así que hay varios puestos por llenar.

ESQUINERO: Xavien Howard fue uno de los mejores esquineros de la temporada pasada. Desafortunadamente para los Dolphins, el egresado de Baylor termina contrato al finalizar la temporada y podría dejar las costas de Florida el próximo año. Haciendo a un lado a Howard, el resto de los esquineros fueron quemados constantemente en 2018, permitiendo 11 anotaciones y sólo dos intercepciones. No descarten un posible movimiento de Minkah Fitzpatrick como esquinero permanente.


New England Patriots

ALA CERRADA: Rob Gronkowski anunció su retiro de la NFL al conquistar su tercer anillo de Super Bowl. Sus 79 touchdowns por recepción en temporada regular son la mayor cantidad para cualquier jugador desde 2010. Nunca es fácil reemplazar a un futuro Salón de la Fama. En la agencia libre contrataron a Austin Seferian-Jenkins, que fuera una segunda ronda en el draft del 2014. Nunca ha alcanzado las 400 yardas en una temporada como profesional y ha sufrido lesiones durante toda su carrera lo que le han impedido jugar los 16 partidos de una campaña. En las últimas dos temporadas, la posición de ala cerrada de los Patriots --sin contar a Gronk-- ha generado 27 recepciones para 260 yardas y un solamente touchdown.

ALA DEFENSIVA: Los Patriots siempre fueron conscientes que retener a Trey Flowers les resultaría difícil debido al gran nivel que alcanzó la temporada pasada. Así fue el caso y terminó firmando un contrato multimillonario con los Detroit Lions de Matt Patricia, su antiguo coordinador defensivo. Para cubrir la partida de Flowers, New England intercambió con los Eagles para adquirir a Michael Bennett, campeón del Super Bowl con los Seattle Seahawks. Aunque Bennett sigue siendo productivo (es uno de 10 jugadores en activo con al menos cinco capturas las últimas siete temporadas), cumplirá 34 años y es un parche a corto plazo. Deatrich Wise Jr. y John Simon son los cazacabezas disponibles en la franquicia, así que New England necesita sangre nueva en la posición.

RECEPTOR ABIERTO: Julian Edelman fue galardonado como el Jugador Más Valioso del Super Bowl LIII al sumar 10 recepciones para 141 yardas. Quitando su producción, el resto de los receptores de los Patriots se combinaron para dos atrapadas y 14 yardas. Bill Belichick quiso reforzar el cuerpo de alas abiertas durante la temporada pasada al firmar a Josh Gordon y fue suspendido por quinta ocasión en su carrera por violar la política del uso de sustancias prohibidas. New England pudo retener a Phillip Dorsett y firmó a Demaryius Thomas, aunque es complicado pensar que Thomas regresará al nivel que tuvo con Peyton Manning a sus 31 años de edad. Además, Cordarrelle Patterson y Chris Hogan abandonaron a los Patriots en esta temporada baja.


New York Jets

LINEBACKER EXTERNO: Los Jets han armado una defensiva con piezas interesantes entre sus apoyadores internos y secundaria, pero la línea defensiva fuera de Leonard Williams necesita ser reforzada. Henry Anderson culminó una gran temporada donde fue revelación con siete capturas al mariscal de campo, pero quitando el 2018, había registrado tres capturas en sus primeras tres temporadas combinadas con los Indianapolis Colts. Los ahora dirigidos por Adam Gase podrían utilizar un complemento para Jordan Jenkins y Brandon Copeland. Ningún jugador en su plantilla acumula más de 10 capturas de quarterback en una temporada.

RECEPTOR ABIERTO: Sam Darnold finalizó una primera temporada prometedora con los Jets y necesita de más piezas ofensivas para seguir evolucionando como mariscal de campo. En el juego terrestre firmaron a Le'Veon Bell para liberarle presión y también ayudará enormemente en el juego por aire. En la línea ofensiva adquirieron vía canje al guardia Kelechi Osemele para ayudar a proteger al egresado de USC. Los receptores abiertos son el siguiente rubro que deben reforzar. En la agencia libre firmaron a Jamison Crowder para el juego corto, y con Robby Anderson sano, podrían formar una dupla interesante de cara a la próxima temporada. No obstante, la ofensiva de Gase necesita de velocistas en los costados que puedan abrir a las defensivas y este draft podría ser una opción viable para mejorar su cuerpo de receptores.

ESQUINERO: Trumaine Johnson firmó un contrato multimillonario para jugar en la Gran Manzana la temporada pasada. El primer año del esquinero no fue lo que se esperaba y le costó mucho trabajo, permitiendo 44 recepciones para 631 yardas. Los Jets permitieron 1,184 yardas después de la recepción a los receptores abiertos, mayor cantidad en la NFL. Morris Claiborne terminó su contrato y actualmente Darryl Roberts y Brian Poole están en línea para que tener un rol prominente en 2019.

Información de Javier Sáenz Negrete fue utilizada en la redacción de esta nota.