Real Madrid carece de una defensa sólida

Nacho Fernández admitió que han tenido que comenzar muchos juegos con marcadores en contra. EFE

Real Madrid no tiene quién lo defienda. El ataque del equipo merengue ha dejado mucho que desear esta temporada, en la que solo Karim Benzema (26 goles, 17 de ellos en Liga), ha respondido de cara a puerta.

La sequía goleadora, en parte, le ha costado dar por terminada la temporada desde marzo; pero si el ataque merengue ha quedado a deber, la defensa tiene aún más cuentas pendientes.

El empate por 1-1 ante Leganés marcó la cuarta ocasión consecutiva en que el conjunto merengue se ha visto obligado a remontar en la Liga. Ya sea con Ramos (lesionado) o Nacho haciendo pareja con Varane en la central; con Odriozola o Dani Carvajal en la derecha, Marcelo o Reguilón, olvidado por Zidane, en la izquierda, el equipo merengue no cambia: encaja “demasiado fácil”.

“Ninguno de los defensas hemos estado bien durante toda la temporada” ha admitido Nacho Fernández tras el encuentro de este lunes.

“Empezar los partidos con el marcador en contra nunca es fácil, y más en Primera División. Llevamos así muchos partidos. Nos meten gol demasiado fácil”, señaló el central español.

Real Madrid ha encajado 63 goles en lo que va de la temporada, 38 de ellos en Liga. Su registro resulta casi alarmante fuera del Santiago Bernabéu. Ha encajado 27 goles en 16 partidos. Una media de 1.7 por partido.

La llegada de Zinedine Zidane no ha mejorado gran cosa los registros defensivos del equipo merengue. Madrid suma seis goles en contra en los últimos cinco partidos, una media de 1.2 goles por encuentro.

Con Santiago Solari, el Real Madrid encajó 37 goles en 32 encuentros; un registro de 1.15 tantos por encuentro, mientras en la etapa de Julen Lopetegui, el conjunto merengue se llevó 20 en 14 partidos, un promedio de 1.4 tantos por encuentro.

La revolución empieza con la llegada de Militao

El primer fichaje de cara a la próxima campaña ha sido un central, el brasileño de 20 años Eder Militao, quien llegará el próximo verano después de que el equipo merengue llegara a un acuerdo con el Porto, cercano a los 50 millones de euros.

El desembarco de Militao ha sido visto con algo de escepticismo en Madrid debido a su falta de experiencia – sólo lleva un año en el futbol europeo.

También en el vestidor, donde aumenta la presión de cara al final de la temporada después de que Zidane anunciara “cambios” en el plantel, hay tres centrales de jerarquía que no están dispuestos a perder su estatus.

El primero en salir será el cuarto central Jesús Vallejo, la última ‘decepción’ entre los fichajes del futuro de Florentino Pérez. Las lesiones no le han dejado competir por un puesto desde su llegada después de un año, también plagado de lesiones, en Frankfurt. En su segunda etapa, Zidane ni siquiera le ha dado oportunidad para jugar. Es el único jugador de campo que no ha tenido acción. Colocarlo será lo difícil.

Peligra, también, Nacho Fernández. El central ha disputado 27 partidos en lo que va de la temporada; todos por rotación durante la fase de competición europea o por alguna lesión de los titulares, Ramos y Varane.

Pero aunque la llegada de Militao complicaría su situación, el central ha dejado claro que no pondrá fáciles las cosas al club en caso de entrar en ese grupo de jugadores con los que la directiva planea “hacer caja” – sobre todo – considerando que es la última oportunidad para ello puesto que termina contrato en 2020.

“Yo tengo contrato. Estoy en mi casa y si hay más competencia, es mejor. Llevo siete años escuchando que llegan centrales. El año que viene será una temporada más y tendré que pelear mucho más”, afirmó el jugador, aunque será difícil, pues Sergio Ramos ha recibido el espaldarazo del técnico y a Raphael Varane, en principio, no le permitirán salir.