Cuba fue la revelación de Francia 1938

La Selección de Cuba se clasificó al campeonato del mundo debido al boicot masivo al que se plegaron Estados Unidos, Costa Rica, México, El Salvador y Guayana Neerlandesa, sin embargo el equipo se destacó en Francia y llevó al fútbol del Caribe al primer nivel mundial.

El sorteo lo cruzó con Rumania, un conjunto muy experimentado, en los octavos de final. Tras un largo viaje de más de quince días hasta el continente europeo, los cubanos demostraron que podían presentarle pelea a un representante europeo. Con sólo 15 futbolistas en el plantel, a diferencia del resto de los participantes que contaban con 20, los caribeños se metieron entre los ocho mejores.

Su debut contra Rumania en Toulouse fue uno de los encuentros más emotivos del campeonato. Cuba comenzó abajo en el marcador, pero lo dio vuelta con goles de Héctor Socorro y José Magrina. A dos minutos del final igualó Iuliu Baratki, lo que provocó llegar al tiempo suplementario. Allí, marcaron un tanto cada uno y la clasificación a cuartos de final debió definirse en un juego desempate.

Cuatro días después, en el mismo escenario, Cuba jugó su gran partido. Volvió a sufrir un gol en contra en el primer tiempo y volvió a ponerse arriba en el marcador. La diferencia fue que en esta ocasión manejó la ventaja y se quedó con el triunfo. Según informó el periódico La Stampa, "los cubanos salieron a jugar de otra manera el segundo tiempo y el encuentro cambió completamente. Tuvieron varias opciones de gol y el resultado fue justo".

El arquero Benito Carvajales, quien había sido la gran figura del primer partido tras evitar cinco goles rumanos, no jugó en la revancha. En su lugar lo hizo Juan Ayra. Carvajales comentó el encuentro para una radio cubana.

Sólo tres días más tarde y con el cansancio de 180 minutos de tensión, la Selección dirigida por José Tapia debía enfrentar a Suecia, un rival mucho más peligroso que Rumania. En este cotejo sí se notó la diferencia entre ambas escudadras, ya que los europeos expusieron toda su categoría y ganaron 8-0 en el estadio Font Carree. Jugar esta cantidad de partidos en tan poco tiempo y con sólo 15 jugadores fue el principal motivo de la eliminación cubana.

A pesar de la dura derrota en los cuartos de final, el Seleccionado de Cuba regresará a América como un grupo heróico de hombres que lograron llegar lejos a pesar de que nadie contaba con ellos.