Grecia: Una Liga a punta de pistola

play
¡LOCURA EN GRECIA! El presidente del PAOK entró armado a la cancha (2:04)

En el final del partido ante el AEK, PAOK convirtió un gol que el árbitro anuló. Esto desató la furia de todos, en especial la de Ivan Savidis, presidente del club, que ingresó junto a sus guardaespaldas a la cancha. (2:04)

El PAOK de Salónica, si no hay un cambio de última hora, ganó su partido de Liga, trascendental, al AEK dos horas después de que el árbitro decidiera suspender el partido por los disturbios ocurridos en el campo y solventase conceder un gol que había anulado.

La historia, rocamblesca, tiene tintes dramáticos y más enloquecedores si cabe atendiendo a lo que realmente sucedió en el terreno de juego: con 0-0 Giorgios Kominis, el colegiado, anuló el tiempo de prolongación un gol al PAOK por fuera de juego y entre las protestas generalizadas se coló en el césped Ivan Savidis, presidente del PAOK rodeado de cinco guardaespaldas y, pistola al cinto, se acercó al árbitro amenazándole.

“Estás acabado”, se cita en medios helenos le bramó el dirigente. En la intimidad del vestuario Komini debió valorar lo sucedido y se quitó el miedo de encima concediendo un gol que puede valer una Liga. Todo a la espera de lo que pueda decidir la organización del torneo griego, al que acompaña un sospechoso halo de injusticia y favoritismo hace meses.

Este lunes la policía griega tomó cartas en el asunto, al emitir una orden de detención contra el presidente del PAOK con el viceministro de Cultura y Deportes, Yorgos Vassiliadis, advirtiendo la gravedad de los hechos. “Que alguien entre en un campo con una pistola es una provocación inadmisible, independientemente de lo que haya ocurrido. Lo sucedido es un ataque al honor del fútbol griego y tomaremos las decisiones necesarias incluso consultando con la UEFA”, explicó panos Skurletis, ministro de interior.

Manolo Jiménez, entrenador del AEK explicó lo sucedido en la Cadena Cope, todavía asustado por los hechos. “El presidente del PAOK bajó delante mío, a nadie le llamaba la atención que se echara la mano a la cintura, nadie sabía que llevaba una pistola. De ahí a que la saque... No creo que esté tan loco. Lo que me parece increíble es que pasen estas cosas y se le perdone”, relató mientras José Ángel Crespo, defensa del PAOK, echaba más leña al fuego defendiendo al mandatario: “Puedo entender que haya perdido los papeles. Nuestro presidente va siempre con guardaespaldas. Es ruso, tiene mucho dinero y muchos negocios y necesita protección”.

GUERRA

Las imágenes del presidente del PAOK sucedieron dos semanas después de que en su mismo estadio el entrenador del Olympiakos, Òscar García, fuera alcanzado por un objeto lanzado desde la grada y tuviera que ser hospitalizado. Aquel partido, de máximo riesgo, fue cancelado y se dio por ganador al aún

campeón de Liga por 0-3… Motivando que, a pesar de las imágenes, se haya llegado a poner en duda lo ocurrido.

“Yo vi el rollo de papel y eso no te abre una brecha” clamó este domingo Crespo, rechazando la gravedad de los hechos. “Òscar fue a que le mirasen el ojo… al hospital del presidente del Olympiakos porque no tenía nada y fingía” explicó el defensa español, afirmando que “esto es Grecia. Mi presidente es ruso y tiene mucho dinero”.

Desde el Olympiakos se recibieron los hechos de este domingo con tanta incredulidad como furia. El club decretó un silencio oficial ante las acusaciones y las polémicas que se están viviendo pero rechazó de pleno las acusaciones del defensa español del PAOK, compatriota de su entrenador y cuyas palabras se lamentaron de forma especial.

Campeón en 19 de las 21 últimas temporadas (los otros dos títulos los ganó el Panathinaikos en 2004 y 2010), el Olympiakos lleva meses denunciando en voz baja la ‘fortuna’ de un PAOK que persigue un título que ganó por última vez en 1985.

Igualó, en tiempo añadido, en el campo del Asteras, ganó de penalti en el minuto 87 en su visita al Panaetolikos e igualó de forma sospechosa en el estadio del Larissa. En casa venció 2-1 al Atromitos con polémica o convirtió en una guerra el choque contra el Panathinaikos, vencido por 4-0 y tras el que, se asegura, debió cerrarse su estadio por la intimidación que sufrieron los integrantes de los ‘verdes’.

Tras lo sucedido en el partido frente al Olympiakos se sancionó con tres puntos al PAOK y se le castigó a jugar dos partidos a puerta cerrada… Pero el Comité de Apelaciones de la Federación griega de Fútbol resolvió devolverle los puntos y retirar la sanción de jugarb a puerta cerrada, por lo que este domingo pudo enfrentarse al AEK en su estadio, repleto de aficionados y en un ambiente que Jiménez relató de “infernal”.

Años después de que el presidente del Olympiakos, Evangelos Marinakis, fuera acusado de controlar y dirigir a su antojo e interés la Liga griega, en agosto de 2017 fue proclamado presidente de la federación Evangelos Grammenos, representante de Salónica. “Quiero asegurar a todos que traeremos igualdad y equidad. El fútbol en Grecia necesitaba tomar un nuevo camino, y ese cambio era inevitable”, afirmó en su presentación Grammenos.

El cambio, a lo visto, es esto…