2018/2019 Spanish Primera División
  • Joaquín (80')
  • Roque Mesa (66')

Betis suma su primer triunfo de la temporada tras llevarse el Derbi Sevillano

SEVILLA (EFE) -- El Real Betis ganó 1-0 al Sevilla y se llevó un derbi intenso, 12 años después de su última victoria en casa ante el eterno rival, merced a un gol de su capitán, Joaquín, a 10 minutos del final de un choque que los sevillistas acabaron con diez por la expulsión de Roque Mesa mediada la segunda mitad.

En este duelo cainita, en el que no hubo demasiadas ocasiones claras, el Betis dominó más y fue superior, sobre todo en una primera parte en la que no acertó ante el gol, lo que permitió rehacerse a un Sevilla que acabó desmoronándose tras la expulsión.

Los eternos rivales llegaban a este derbi tan tempranero con la misma ilusión y ganas de dar una alegría a su afición: el Betis más necesitado, pues aún no había ganado ni marcado un gol y, además, jugaba en casa; y el Sevilla más rodado por sus previas europeas.

El técnico verdiblanco, Quique Setién, sorprendió con Cristian Tello en la derecha para buscar más profundidad, en vez de Francis o Antonio Barragán --éste descartado junto a Ryad Boudebouz y Wilfrid Kaptoum de los 21 citados--, y, con el medio mexicano Andrés Guardado ya recuperado, apostó arriba por Sergio Canales, el japonés Takashi Inui y Loren.

En el cuadro sevillista, sin los lesionados Sergio Escudero y Ibrahim Amadou, Pablo Machín sacó un once habitual, incluido el lateral brasileño Ghuilherme Arana, al desestimar a Aleix Vidal a pierna cambiada, con Pablo Sarabia, el luso André Silva y el argentino Franco Vázquez de trío ofensivo.

Los béticos, con el portugués William Carvalho mandando en el medio y con alguna subida peligrosa, empezaron con más intensidad y brío, eléctricos, y rompieron pronto las hostilidades ante un Sevilla dominado, que comenzó conservador y dormido, sin imponerse nunca en el centro del campo y sin llegada, obligado a defenderse.

El empuje bético, mucho más nítido en el primer cuarto de hora, dio pie a las primeras ocasiones de un choque intenso, con tensión y siempre pasional. Primero, un centro de Canales no halló rematador y lo paró Tomás Vaclik, y luego un intento de Tello no tuvo premio y un peligroso centrochut de Guardado lo mandó a córner el meta checo.

El control siguió siendo del Betis, si bien el Sevilla se rehizo para sacudirse algo la presión del equipo de Setién, muchas veces asfixiante, como la noche, debido al intenso calor -34 grados y 37 de sensación térmica una hora antes del inicio, y 28 al descanso.

Al Betis le faltó más claridad delante de la zaga rival y remate, lo que dio algo de oxígeno al cuadro de Machín, donde Jesús Navas no estuvo incisivo y, como el argentino Éver Banega, entró poco en juego, mientras que mediada esta mitad Sarabia desaprovechó dos opciones, una al perder el balón en el área y otra en un tiro flojo.

También lo intentó el 'Mudo' Vázquez, pero sin mucha convicción y su remate lo desvió sin problemas Pau López. En un choque igualado, los verdiblancos se animaron y pudieron desnivelar la balanza a 6 minutos del descanso, cuando Canales marcó a pase de Guardado, pero un asistente señaló un fuera de juego que luego ratificó el VAR.

En los últimos minutos tampoco atinaron el bético Tello, cuyo tiro lo desvió Sergi Gómez, ni los sevillistas en un córner que casi se colaba y sacó de cabeza Loren, y en un peligroso centro de Arana.

La reanudación, pese a un tempranero tiro lejano de Canales que paró Vaclik, empezó con otro panorama, pues el cuadro de Machín se empleó con más tensión, tras su discreta imagen de la primera parte, no se vio tan atosigado y también tuvo más llegadas.

Frente a un Betis que siguió a lo suyo, queriendo dominar y apretar arriba desde la posesión del balón, el Sevilla lo intentó en un centro de Navas que se envenenó y dio en la parte alta del larguero, y en un cabezazo de Sergi Gómez que neutralizó Pau López.

Sin poder llevar el peso del partido y sin efectividad alguna por parte blanquirroja, a los béticos se les puso todo más de cara por la expulsión de Roque Mesa por doble amarilla al filo del ecuador de este periodo, en el 66, lo que les dio alas para buscar el gol.

Canales lo buscó con una internada sin éxito en el 79, pero el gol, con el Betis manejando la situación y ahora de nuevo muy superior al estar su rival con diez, llegó un minuto después al cabecear Joaquín, que había salido poco antes por Carvalho, un gran centro del argelino Mandi y hacer el 1-0 en su debut en esta Liga.

A partir de ahí, el Sevilla, ya con Aleix Vidal y el holandés Quincy Promes -que debutó- en el campo tras relevar a Arana y Kjaer, atacó a la desesperada, pero sus intentos fueron baldíos y el triunfo se quedó en el Benito Villamarín, donde el Betis volvió a ganar un derbi doce años y cinco meses después de la última vez.