Ortiz: "Voy al Masters con la mentalidad de ganarlo"

Ortiz empezó a jugar al golf a los 4 años y ahora está a meses de disputar el Masters. Enrique Berardi/LAAC

Enviado especial -- Ya pasaron varias horas desde ese acierto final que le dio el triunfo en el LAAC. Atravesó el festejo con sus compañeros del equipo mexicano, la premiación, la sesión de autógrafos, una de fotos en diferentes lugares de Casa de Campo y decenas de entrevistas televisivas. Pero a Álvaro Ortiz la sonrisa no se le borra de la boca.

El joven de 23 años, todavía shockeado por el tan esperado triunfo, se muestra cordial en la charla con ESPN.com, y deja en claro que ya está pensando en ir por más, esa actitud que tienen los deportistas destinados a la gloria. Sostiene que "aunque parezca loco, el próximo sueño es ganar el Masters, voy a ir con esa mentalidad a jugarlo".

"Creo que cualquier golfista que juegue un torneo tiene que hacerlo con la idea de ganarlo. Es con la mentalidad que voy a ir a Augusta este año", refuerza, por si hiciera falta.

Álvaro mira a los ojos cuando habla. Interactúa, se ríe, levanta las cejas cuando piensa las respuestas. No hay divismo en él, a pesar del gran logro que consiguió aquí en Casa de Campo, República Dominicana.

Sus ilusiones no se terminan en el Masters.

"Otro sueño que tengo es hacer lo que hizo (Joaquín) Niemann, conseguir invitaciones para jugar torneos PGA y lograr mi tarjeta mediante ellos", proyecta.

Ortiz tuvo un palo de golf en sus manos desde su primera infancia. Nació en una familia con tradición golfística, e incluso su hermano mayor, Carlos, es jugador profesional en el PGA.

"Me acuerdo que tenía unos palos de plástico y a los cuatro años me llevaban a jugar con ellos. Ahí empezó el amor por este deporte. Y se desarrolló a los 13, cuando me lo comencé a tomar un poco más en serio. Supe que me quería ir a la Universidad y vivir del golf. A final de cuentas todo empieza a funcionar", explica.

La convivencia con su hermano fue la de dos talentosos en la misma casa. Dejó "muchísimas anécdotas" relacionadas con el golf. Pero la primera que recuerda es de hace poco tiempo.

Se ríe cuando rememora: "Siempre le quise ganar a Carlos y nunca pude. Pero nunca. Jugábamos siempre y él me derrotaba una y otra vez. Por eso no voy a olvidar cuando hace un año y medio, en el verano (mexicano) de 2017, lo vencí por primera vez. Fue increíble".