<
>

La situación entre Ben Simmons y los Sixers no teminará nada bien a pesar de señales positivas

play
76ers no ponen a Ben Simmons en el anuncio del partido (0:56)

Se genera polémica en redes sociales por la ausencia de la estrella de Philadelphia (0:56)

Los episodios durante las prácticas y lo expresado públicamente por sus compañeros y entrenador provocan una situación compleja donde el traspaso del jugador sería lo más acertado pero nada sencillo

La relación entre Ben Simmons y la organización de los Philadelphia 76ers ha sido de una de las principales novelas en el inicio de la temporada de la NBA.

Lamentablemente esto ha desviado la atención de lo que sucede en cancha con un equipo que está en el proceso de ser relevante en la Conferencia Este, algo que se complica sin una de sus figuras principales.

Sí. Ben Simmons sigue siendo un jugador de primer nivel y como expresó Joel Embiid hace unos días, la organización siempre ha pensado en Simmons para armar un equipo competitivo que se acople al juego del base de 6 pies y 11 pulgadas.

Pero luego de una suspensión por el primer partido y una multa millonaria, luego de que Simmons se negara a participar en un ejercicio defensivo del equipo, según fuentes informaron a ESPN, el jugador habló la mañana de este viernes con todo el equipo, incluyendo al entrenador Doc Rivers y a su compañero Joel Embiid, y les informó que no está listo mentalmente para jugar.

Además expresó que necesita tiempo y aludió a que todos tienen que tomar responsabilidad en lo que está ocurriendo, incluyéndole.

Simmons y los Sixers firmaron una extensión de 5 temporadas y casi $170 millones de dólares, lo que lo mantendría en la organización hasta el verano de 2025, lo que ha dificultado al presidente del conjunto, Daryl Morey, encontrar una oferta que deje complacido al equipo con alguno que otro jugador top y selecciones del draft.

Mientras más avanza la temporada, más difícil será traer de vuelta a Ben Simmons. Su temporada y su plantilla no estará completa y lista, hasta que no se resuelva su caso. De acuerdo a reportes el hasta ahora suspendido jugador puso a la venta su mansión en New Jersey por un monto de $5 millones de dólares esta semana.

Requerirá de mucha madurez de parte de Simmons y del resto de los miembros del plantel para recibirlo de brazos abiertos, ya que Embiid declaró que su trabajo no es “ser niñero”.

Si hay algo positivo, es que su compañero Tobias Harris posteó en su cuenta de Twitter que “respetarán su privacidad y espacio” durante el tiempo que esté fuera y que recibirán a “su hermano con amor” cuando él esté listo para jugar.

Harris apuntó a que resolverán sus problemas en la cancha y esperemos que la situación de Simmons se resuelva más pronto que tarde, y en lo personal esté todo bien. Es lo mejor para ambas partes.