<
>

Fuentes: MLB consulta a jugadores de Astros sobre robo de señales

play
Manfred podría buscar castigos más severos al robo de señas (1:37)

El comisionado de MLB prometió que su investigación sobre el alegado uso de tecnología por los Astros para robar señales va a ser muy precisa y que los castigos podrían ser muy severos. (1:37)

Funcionarios de Grandes Ligas que investigan si los Houston Astros hicieron trampa en las últimas tres temporadas al robar electrónicamente señales, han preguntado a los jugadores asociados con la organización qué saben sobre una variedad de supuestas técnicas de robo de señales, dijeron a ESPN fuentes familiarizadas con las conversaciones.

Se ha preguntado a los jugadores sobre los vibradores pegados en calcomanías tipo curita, audífonos furtivos, algoritmos de selección de tono y otros posibles métodos de robo de señales, dijeron las fuentes. Las fuentes dijeron que las acusaciones sobre el alcance de las presuntas irregularidades han llegado a la oficina del comisionado Rob Manfred por parte de funcionarios de otros equipos. Los funcionarios de MLB están tratando de separar los hechos de la ficción, dijeron las fuentes a ESPN, y la liga no ha concluido si alguno de esos métodos se ha utilizado realmente.

Los oficiales de MLB les dijeron a los jugadores que podrían haber violado las reglas de la liga, que pueden esperar clemencia a cambio de responder las preguntas con sinceridad. Pero los miembros de la oficina principal y el cuerpo técnico de los Astros podrían enfrentar un castigo significativo en la conclusión de la investigación si se descubre que han hecho trampa, dijeron las fuentes. La liga ha solicitado registrar los teléfonos de ciertos miembros de la oficina principal de los Astros, dijeron las fuentes.

El mayor escándalo de Grandes Ligas en años comenzó este mes cuando el ex lanzador de los Astros, Mike Fiers, le dijo a The Athletic que el equipo ganador de la Serie Mundial 2017 del que fue miembro, usaba una cámara de video en vivo para robar las señales del receptor, y que alguien en el dugout golpeaba un bote de basura para comunicar el tipo de lanzamiento a los bateadores en tiempo real. Robar señales por medios electrónicos está en contra de las reglas de la MLB, y la historia provocó una investigación de MLB que Manfred dijo que esta semana será "tan exhaustiva como sea humanamente posible" y que también abarcará a los equipos de 2018 y 2019. La investigación, dijeron las fuentes a ESPN, incluye examinar una amplia gama de teorías de robo de señales.

El escepticismo sobre las motivaciones y tácticas de los Astros se remonta a años atrás y ha contribuido a las acusaciones contra los Astros --la mayoría de las cuales se han entregado sin evidencia de apoyo. Sin embargo, se les ha preguntado a los jugadores acerca sobre si los Astros transmiten señales a través de auriculares, decodifican señales con un algoritmo o incluso usan tecnología portátil incrustada en artículos similares a Band-Aid o usados en zapatos que pueden indicar lanzamientos electrónicamente.

La liga espera determinar tanto la profundidad de las presuntas transgresiones de los Astros como el alto conocimiento de ellas en la organización, dijeron las fuentes a ESPN. Kevin Goldstein, un asistente especial del gerente general de los Astros, Jeff Luhnow, envió un correo electrónico a los scouts en 2017 preguntándoles si estaban espiando los dugouts contrarios usando cámaras de video.

MLB declinó hacer comentarios a través de un portavoz.

Las conversaciones de los investigadores con los jugadores han seguido a las de los empleados de la oficina central de los Astros y del personal en el campo, incluido el actual manager de los Astros, AJ Hinch, el ex coach de banca y actual manager de los Boston Red Sox, Alex Cora, y el ex bateador designado y quien será el timonel de los New York Mets, Carlos Beltrán, dijeron las fuentes a ESPN. Varios jugadores actuales de los Astros aún no han hablado con los investigadores, pero esperan hablar en el futuro cercano, dijeron las fuentes. Varios jugadores que ya no están en el béisbol se han negado a cooperar con la investigación, según fuentes familiarizadas con su decisión.

El robo de señales, considerado durante mucho tiempo un arte en el béisbol, ha entrado en un espacio moral y ético mucho más complicado con el supuesto uso de la tecnología. La ilegalidad, dijo Manfred esta semana, es clara: después de que los Red Sox fueron disciplinados por usar un Apple Watch para transmitir señales en septiembre de 2017, MLB amenazó con una pena significativa para los equipos que aprovecharan la tecnología. Reforzó esa idea después de la postemporada de 2018, durante la cual un empleado de las operaciones de béisbol de los Astros fue retirado de la cámara en dos series de playoffs por apuntar la cámara de un teléfono celular hacia los dugouts de los oponentes. MLB instituyó nuevas reglas que incluyeron una auditoría de las cámaras en el estadio, un retraso de ocho segundos en las transmisiones de video internas y otras restricciones destinadas a evitar las trampas.

La indignación entre los equipos rivales, que se mantuvo a fuego lento durante años, se vio afectada por las declaraciones de Fiers, dijeron las fuentes. En las reuniones de propietarios de esta semana en Arlington, Texas, varios propietarios y presidentes de equipos le dijeron a ESPN que esperaban que Manfred impondría fuertes sanciones a los Astros si se descubriera que habían hecho trampa --lo que podría incluir suspensiones individuales para ejecutivos, pérdidas de selecciones de draft y compensaciones de bonificación internacional, y una multa que excede el máximo de $2 millones que la liga ha solicitado por infracciones pasadas--, para disuadir a otros que podrían ver el costo de las trampas.

La cautela de los Astros se ha manifestado en todo el juego de maneras únicas. Un pitcher abridor de la Liga Americana, según fuentes familiarizadas con su rutina, le preguntó si podía lanzar un juego con su receptor sin dar señales estándar entre las piernas. En cambio, el lanzador quería comunicar lo que pretendía lanzar con una serie de tiradas de jersey, tirones de la gorra, sacudidas de cabeza y colocación de guantes. Durante la Serie Mundial de este año, en la que Washington Nationals derrotó a Houston en siete juegos, los Nationals llegaron armados con cinco secuencias de señales únicas para lanzadores, listos para cambiarlos en cualquier momento porque temían que los Astros tuvieran un nuevo método para robarlos, dijeron las fuentes.