<
>

Incorporación de Robinson Canó a Estrellas Orientales es una decisión riesgosa

play
Robinson Canó está a un strike de ser expulsado de por vida de MLB (2:29)

Canó fue suspendido por segunda vez por MLB tras consumir sustancias prohibidas y Enrique Rojas detalla el impacto que tendrá esto en el segunda base de los Mets. (2:29)

Las Estrellas Orientales tomaron una riesgosa decisión la cual podría acarrear un mal mensaje al incorporar a Robinson Canó a sus filas para participar de la segunda etapa del campeonato de béisbol invernal LIDOM

Robinson Canó realizará su debut en la temporada 2020 del béisbol invernal dominicano junto a las Estrellas Orientales en el primer partido de la miniserie contra los Leones del Escogido. Esto marcará su regreso a la pelota dominicana luego de tres años de ausencia.

Las circunstancias bajo las cuales Canó realiza son su regreso son, en el mejor de los casos, menos que ideales. Con su segunda suspensión por violar el protocolo de sustancias de las Grandes Ligas, por lo cual se perderá toda la temporada 2021 y a nivel atlético lleva varios meses sin accionar, por lo que deberá impactar de inmediato y con poca preparación.

Desde el punto de vista del béisbol como negocio, la adición de Canó es sensacional y hace mucho sentido para las Estrellas Orientales y para LIDOM, haciendo el torneo más atrayente para todos los fanáticos. Adicionalmente, reciben a un veterano probado en MLB que sabe manejar la presión en un momento tan importante como decidir el pase a la semifinal, escenario que pone a prueba hasta a los mejores jugadores del béisbol invernal dominicano.

Sin embargo, desde el punto de vista del béisbol como competencia deportiva, esta incorporación envía un un mal mensaje. Se está premiando a alguien que ha cometido faltas importantes con una posición ventajosa luego de que un grupo de jugadores tuvo que pelear por llegar hasta donde el equipo se encuentra. Con una suspensión tan reciente con la de Canó, incorporarlo al equipo podría entenderse que no importa que hagas trampa, otras escuadras te recibirán con los brazos abiertos y que, para ganar, hay que hacer todo lo que parezca necesario.

Adicionalmente, se le quita la oportunidad a un jugador que forma parte de la escuadra y que ha tenido que ganarse su posición juego a juego, por otro jugador cuya credibilidad se encuentra siendo cuestionada. Sin contar con el hecho de que las Estrellas no saben en qué condición llegará el jugador, lo cual podría romper el balance que su alineación ha tenido hasta el momento.

Es evidente que esto también podría traer un descontento entre los jugadores, quienes tal vez sientan que no se les tiene confianza para hacer el trabajo y que el equipo entiende que se hace necesario incorporar a un jugador como Canó, suspendido por Grandes Ligas. Aunque es más que seguro que se habló con el plantel de jugadores e imágenes han salido mostrando al intermedista conversando con todos los jugadores, no es menos cierto que muchas cosas se quedarán sin decir, por lo que es imposible determinar cómo quedará afectada la química del equipo.

Contar con un jugador como el segunda base de New York Mets es un lujo, eso no está en discusión y más si puede aportar para ganar, pero el momento se siente errado por las circunstancias que rodean su llegada a LIDOM. Tampoco el mensaje es que una persona debe ser castigada de manera eterna por sus errores (o faltas), pero es necesario tener en cuenta que las decisiones traen consecuencias y con lo reciente de la suspensión de Canó, las Estrellas están premiando un comportamiento que va en contra de lo que el deporte debe representar.