<
>

Función cancelada

La noticia fue brindada por nuestro compañero Renato Bermúdez durante la transmisión del sábado 30 de julio en ESPN KNOCK OUT. En la de fondo, Danny García se enfrentó a José Benavídez Jr., venciéndolo cómodamente por puntos. Y fue en algún momento de la transmisión, que Bermúdez encabezó con Salvador “Chava” Rodríguez, que se anunció la cancelación del programa del sábado 6 de agosto en el mismo escenario, el Madison Square Garden de Nueva York.

El youtuber Jake Paul iba a combatir con Hasim Rahman Junior (hijo de “The Rock”, el que sacudió al mundo en 2001, noqueando a Lennox Lewis), pero éste no pudo ponerse debidamente en el peso pactado (200 libras) y hubo que tomar una decisión. No habrá función. Entre los damnificados está la argentina Brenda Carabajal, quien se hallaba en vuelo rumbo a Nueva York para medirse con la puertorriqueña Amanda Serrano.

Un dolor de cabeza para todos, que aparece de vez en cuando, pero aparece.

Este periodista viajó justamente a Nueva York, para asistir a la función en el MSG donde Evander Holyfield debía combatir con Henry Akinwande el sábado 6 de junio de 1998, defendiendo su título pesado WBA. En la misma velada, iban a combatir nada más ni nada menos que Roberto “Mano de Piedra” Durán ante William Joppy. Y el argentino Walter Darío Matteoni estaba programado frente al campeón mundial medio pesado WBA Lou Del Valle.

Hasta el jueves, todo bien. Pero el viernes se canceló todo, porque se detectó en Akinwande una Hepatitis B que obligó a tomar esa medida, con el desencanto generalizado. A Holyfield no fue la única vez que le ocurrió, puesto que en noviembre de 1991, cuando estaba todo casi listo para enfrentar a Mike Tyson en Las Vegas, este apareció con una lesión casi a último momento. Sumados a los problemas legales que tuvo Tyson –que hasta fue a la cárcel culpable de violación a Desiree Washington- el primer combate recién se realizó en 1996. Como reza el refrán, tarde pero seguro.

Cenando más tarde con Amílcar Brusa, el legendario entrenador de Carlos Monzón y que iba a subir al ring con Walter Matteoni, nos decía: “A nosotros nos pasó en el 74, antes de la pelea de Carlos con Mantequilla Nápoles en París, pero se hizo un par de meses después. Este caso, así, de un día para el otro es un tema. Imaginate que algunos boxeadores ya habían empezado a gastar a cuenta…”

Monzón sufrió una laringitis cuando estaba anunciado el combate con Mantequilla, y finalmente la pelea se hizo en febrero de 1974. Como decía Brusa, se trató de una postergación, más que de una cancelación.

Recordar también que el argentino Brian Castaño debía combatir con Jermell Charlo para unificar las coronas de los super welters, pero una lesión en el bíceps de “El Boxi” –por entonces campeón WBO de los superwelters-, llevó la pelea a un mes más adelante. Finalmente se realizó el 14 de mayo con la victoria del norteamericano.

Se supone que este show cancelado podría reeditarse, claro, pero por ahora, todo se quedó reducido a fojas cero.

Una de las postergaciones más famosas fue cuando George Foreman sufrió un corte durante un entrenamiento en Kinshasa, Zaire, preparándose para pelear con Muhammad Ali para el 24 de septiembre.

El presidente Mobutu les prohibió la salida del país a los dos. Y mientras Foreman siguió entrenando a su manera, Muhammad se dedicó a entrenar, sí, pero también a recorrer las calles ganándose el cariño de la gente hasta que todo el público quiso verlo ganar. El “Alí Bumayé” (“Alí, mátalo”) inventado por el propio boxeador, fue una especie de himno con que el público lo recibió cuando subió al ring y que coreó hasta el cansancio cuando lo hizo Foreman.

Se midieron a las 4 de la mañana del miércoles 30 de octubre en el Zaire (las 22 horas del martes 29 para Nueva York). La transmisión vía satélite se anunció como superior a la de El Hombre en la Luna con 150 millones de espectadores. Organizada por Don King, cada uno se llevó 5 millones de dólares y Alí se impuso por nocaut a los 2 minutos y 58 segundos del octavo asalto, ante 60.000 espectadores. Noche memorable, gran actuación y éxito de aquella técnica “Rope a Dope”, que para muchos fue una gran improvisación de Alí, quien de esa forma ganó la corona de los pesos pesados por segunda vez.

También estaba pactada para hacerse en el Madison la pelea unificatoria entre Bernard Hopkins (campeón mediano FIB y WBC) y Tito Trinidad (WBA), pero un dramático acontecimiento obligó a la cancelación (no definitiva) del show, programado para el 15 de septiembre de 2001: el atentado a las Torres Gemelas el 11 de septiembre.

La pelea se hizo el 29 de septiembre y se convirtió en el primer espectáculo público realizado en la Gran Manzana. Los Bomberos fueron recibidos como héroes en un estadio poblado con una multitud especialmente excitada.

Ganó Hopkins esa noche, y este periodista fue testigo de la lección de boxeo que le dio a Tito, a quien venció finalmente en el último asalto.

Fue cuando el padre de Trinidad le pidió al referí Steve Smoger que detuviera la ya desigual pelea, que también fue final de un torneo de pesos medianos, considerado Serie Mundial.

No fue todo porque también esa noche, el mexicano Ricardo “Finito” López efectuó su última pelea, al ganarle a Zolani Petelo (KO 8) y retener su título minimosca FIB. Se cerraba el ciclo de uno de los más grandes campeones mexicanos. El árbitro fue el legendario Arthur Mercante quien, a los 81 años, también se despidió así del boxeo.

Aquella noche, cuando salimos a la calle, sentimos haber sido parte de un momento único para el boxeo por todo lo que rodeó a ese combate.

Detrás del cartel “Función cancelada” hay siempre historias particulares. Y estas fueron algunas de ellas.