<
>

Cómo saltó "Checo" Pérez del desempleo a Red Bull, uno de los mejores autos de la F1

play
Así aprendió Checo que en Fórmula 1 hay 'solo dos religiones: el dinero y la traición' (4:46)

En Primera Plana recordamos cómo aprendió Checo Pérez la dura vida de la Fórmula 1 en su paso por McClaren. (4:46)

Una novela que tenía a los aficionados a la Fórmula 1 en vilo, que se prolongó por más de cinco meses, por fin terminó con un final feliz: Sergio “Checo” Pérez ganó el derecho de manejar uno de los monoplazas de Red Bull para la temporada 2021.

Pero no fue un camino sencillo, porque la mayor parte del tiempo era un desempleado que conducía sus últimos Grandes Premios, que veía el reloj de arena avanzar mientras sus posibilidades se cerraban.

Todo empezó felizmente cuando el 30 de agosto de 2019 cuando se anunció que “Checo” Pérez firmó un contrato por tres años con el equipo Racing Point que lo mantendría en la F1, por lo menos hasta 2022.

Era la primera vez que Pérez ponía su firma en un trato multianual, siempre habían sido acuerdos por 12 meses.

La insólita temporada 2020 iba a arrancar en Melbourne cuando la pandemia de coronavirus azotó al mundo y se detuvo todo. Pero antes de eso, apenas a su llegada a Australia, Ferrari anunció el 12 de mayo de 2020 intempestivamente que dejaría en libertad a Sebastian Vettel para 2021.

Rápidamente el efecto se dejó sentir con Carlos Sáinz como reemplazo de Vettel; Daniel Ricciardo al lugar que dejó Sáinz en McLaren, porque Fernando Alonso volverá a la F1 con Renault.

La noticia cayó como bomba al alemán, porque el mercado de pilotos parecía lleno, sobre todo entre los equipos de punta, a la altura de su nivel.

Pero como en la F1 los contratos sólo son papeles que se rompen son un soplido, en el receso obligado por el COVID, por debajo de la mesa, el agente de Vettel se movió y contactó al prometedor equipo Racing Point, propiedad de Lawrence, mismo personaje que compró una participación de Aston Martin para cambiar el nombre de su escudería.

Para el 14 de julio, el diario alemán Bild, muy cercano a Vettel, publicó que el tetracampeón estaba muy cerca de cerrar un trato con Racing Point con el cual Sergio Pérez se quedaría sin asiento.

Entre que se confirmaba el interés del equipo por el teutón con la temporada en marcha, la mala suerte atacó de nuevo Pérez, quien el 30 de julio se supo que había contraído COVID-19 en un viaje a México.

“Checo” perdió dos Grandes Premios en Silverstone 2 y 9 de agosto lo que complicaba aún más su situación.

La confirmación del rumor se dio el 9 de septiembre, Racing Point rompió su contrato y era un piloto sin equipo, desempleado en 2021.

Ahí, Pérez hablaba de retiro, su rostro desencajado en cada conferencia, pero inició una racha positiva de actuaciones que impresionó a toda la F1.

Se hablaba de Haas, Alfa Romeo y Williams como opciones para el piloto tapatío que cada fin de semana recibía elogios por su manejo y comentarios de expertos que pedían que alguien lo mantuviera en la F1.

Luego surgió el nombre de Red Bull, algo inesperado, porque era una opción aún mejor que las anteriores. Al rumor siguió Christian Horner con la afirmación de que Sergio Pérez y Nico Hulkenberg podría suplir a Alex Albon, quien fallaba en entregar buenos resultados.

En Turquía, Pérez fue segundo, en Sakhir ganó. No había día que saliera una declaración a favor de “Checo”: Damon Hill, Ross Brawn, Toto Wolff, etc.

Helmut Marko se deja ver en el paddock charlando con Pérez y los rumores se disparan de nuevo. El austriaco los apaga: "decidiremos antes de Navidad". Horner: "Albon ha hecho un buen trabajo y nuestra prioridad es darle oportunidades para que demuestre su talento".

Más tensión, pero después de cinco meses, el 18 de diciembre Red Bull anuncia a “Checo” Pérez como su segundo piloto.

Esta telenovela mexicana seguramente tendrá una secuela en 2021, porque el "pobre y desamparado" piloto de Guadalajara ahora tiene que defender su trabajo del "buitre" tailandés que lo estará acechando.