El poder de la siesta

ESPN Run

No siempre entrenar es lo mejor para nuestro rendimiento físico, y ciertas veces invertir en descanso es la decisión más adecuada. En este sentido, dedicar unos minutos a breves sueños por la tarde puede ser uno de las mejores ideas para los runners que presentan cansancios acumulados en su cuerpo. Si bien una siesta a media tarde es un lujo que muchos no pueden darse debido a horarios laborales, el sueño es una parte fundamental en el entrenamiento. Esto tiene que ver con que cuando dormimos nuestro organismo está haciendo una gran cantidad de trabajos para reparar los daños que le hicimos durante el ejercicio, por lo que es el momento más pleno de la recuperación. A tal punto que las personas que no duermen lo suficiente suelen tener dificultades para recuperarse de sus entrenamientos y competencias, cayendo frecuentemente en bajos rendimientos deportivos e inclusive en lesiones.

En pocas palabras, las siestas son una gran manera de darle al cuerpo una oportunidad adicional para recuperarse entre las sesiones de ejercicio. Especialmente en el caso de las personas que están llevando adelante entrenamientos muy intensos o hacen doble turno, ejercitándose más de una vez al día. Por dar un ejemplo, los triatletas que corren por la mañana y nadan a la noche se beneficiarán mucho con siesta entre los entrenamientos debido a que el sueño entre ambas sesiones ayuda a calmar y recuperar el cuerpo antes de trabajar de nuevo.

En cuanto a la duración de estos descansos, hay que saber que bastará con recostarse 20 minutos, no hace falta más. Si le dedicas mucho menos de este tiempo será insuficiente para la recuperación, pero atención que si es mucho más también podría ser negativo, al interferir con nuestro ciclo normal de descanso durante la noche, impidiéndonos conciliar el sueño correctamente.

¿Cada cuanto duermes una siesta?