Historias de vida - Dale Greig

Runners Magazine

Entre las mujeres que escribieron la historia del maratón se destaca el nombre de Dale Greig. Mientras disfrutaba de unas vacaciones durante la mañana del 23 de mayo de 1964, esta escocesa a sus 27 años, con zapatillas de gimnasia corrió la prueba celebrada en Ryde, en la Isla de Wight, al sur de Inglaterra en un tiempo de 3:27:45, lo que significó el primer récord mundial femenino en maratón reconocido oficialmente por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo.

Con esta actuación Dale se convirtió también en la primera mujer en quebrar las 3 horas y 30 minutos para la distancia de maratón, y lo hizo en su primer intento en este tipo de pruebas. En esa jornada fue la única mujer en la lista de partida, y compartió la carrera con 67 hombres en una excepción a la regla que impedía las competencias mixtas. De hecho, fue tres años más tarde, en 1967, cuando por ese motivo los jueces del Maratón de Boston intentaron echar a empujones a Kathrine Switzer, que unos kilómetros después se convirtió en la primera en completar esa prueba con dorsal.

Nacida el 15 de mayo de 1937, Dale nunca pretendió ser una atleta profesional. Sin embargo, siempre amó el deporte. Cuando batió el récord trabajaba como secretaria en una revista de atletismo. Más tarde formó un club para mujeres corredoras en Paisley, cerca de Glasgow, el Tannahill Harriers. Al principio tuvo que ejercer de presidenta, secretaria y tesorera, debido a que era miembro único de ese club. Luego organizó la primera carrera de cross country para mujeres de Escocia, que en 10 años reunió más de 400 atletas.

También fue la primera ultra maratonista en correr la carrera de 55 millas (88 kilómetros) de Londres a Brighton en 8:30 en 1972, siete años antes de que las competidoras fueran oficialmente autorizadas. Más tarde, en 1974, a la edad de 37 años, ganó el primer maratón de campeonatos internacionales para mujeres, en el campeonato mundial de veteranos en París.

Dale Grieg murió el 12 de mayo de 2019 en Paisley, Renfrewshire, cuando estaba a unos días de cumplir los 82 años.