<
>

Barcelona y Athletic de Bilbao le dan prestigio a la Copa del Rey con su histórica novena final

play
La Copa del Rey es lo único que salvará la temporada del Barça y Koeman (3:23)

Moisés Llorens y Alex Pareja están de acuerdo que el Barcelona tiene más que perder que ganar en la final de Copa del Rey. (3:23)

BARCELONA -- Barcelona y Athletic Bilbao disputarán este sábado en Sevilla su novena final de la Copa del Rey, convirtiéndose en la más repetida de la historia (hasta ahora sus ocho duelos igualan los que enfrentaron a vascos con el Real Madrid), con muchas cuentas pendientes.

Para el Athletic no es solo la oportunidad de sacarse la espina de la derrota sufrida dos semanas atrás contra la Real Sociedad (en la final correspondiente a 2020), sino la ocasión de levantar el trofeo por primera vez desde 1984, cuando lo conquistó, precisamente, ante el Barça; para el equipo azulgrana ganar significaría acabar con una sequía de dos años sin títulos y, además, vengar la derrota de la Supercopa sufrida frente a los leones en enero en el mismo estadio de La Cartuja.

Desde Paulino Alcántara y hasta Lionel Messi, desde Bata y hasta Iñaki Williams, pasando por Escolá, Zarra, Kubala, Goicoechea, Maradona, Endika, Pedro o Toquero, las ocho finales de Copa que disputaron entre 1920 y 2015 Barça y Athletic tuvieron su propia historia dentro de la historia.

El conjunto vasco, que se quedó anclado en 23 títulos desde 1984, fue el Rey de Copas hasta que en 1998 el Barça de Louis van Gaal ganó por penalties la final al Mallorca en Mestalla y le superó con 24 campeonatos.

Desde entonces y hasta ahora el conjunto azulgrana levantó otros seis trofeos para convertirse sobradamente en el auténtico dominador de la competición, una competición que quiere volver a abrazar el Athletic de la mano de Marcelino, el entrenador que, curiosamente, batió por última vez, en 2019, al Barça en una final copera, dirigiendo entonces al Valencia.

Esta es la historia de las ocho finales entre Barça y Athletic:

1920, El Molinón 
Barcelona 2-0 Athletic

Nacida la competición en 1903, la primera final entre ambos equipos no se disputó hasta 1920, cuando el Athletic ya sumaba siete trofeos y era el gran dominador del torneo. El Barça, campeón en tres ocasiones hasta entonces, había perdido la final del año anterior frente al Arenas de Guecho y acudía a Gijón como víctima propiciatoria de un Athletic que, prácticamente, jugaba como local, apoyado por cerca de 10 mil hinchas desplazados a Gijón desde Bilbao aprovechando su mayor cercanía.

Ganó el Barça gracias a sendos goles de Vicente Martínez y Paulino Alcántara en la segunda mitad (minutos 70 y 80) pero es recordada como la final del penalti, puesto que con empate en el marcador, aún en la primera mitad, el árbitro Bertrán de Lis sancionó con penalti una mano del defensor Galicia en el área azulgrana. Germán Echevarría batió a Zamora... Pero el árbitro apreció que varios jugadores del Athletic habían entrado en el área antes del lanzamiento y en vez de aplicar el reglamento y ordenar repetir el penalti pitó falta a favor del Barça.

Curiosamente nadie protestó el error garrafal del colegiado, que, sin embargo, no se perdonó a sí mismo el suceso y una semana después se retiró del arbitraje apesadumbrado por su fallo.

1932, Chamartín Barcelona 0-1 Athletic

No volvieron a verse las caras hasta doce años después. El Barça no conquistaba el título desde 1928 (el octavo de su palmarés) y el Athletic había ganado las dos finales precedentes, en 1930 y 1931, para sumar once entorchados. Ya eran los dos grandes dominadores... Y el título cayó de lado vizcaíno gracias a un solitario gol de Bata al comienzo de la segunda mitad.

Fue la final del infortunio en clave culer. En una época en que no había sustituciones, Ángel Arocha se lesionó a los 20 minutos y permaneció, cojo y desplazado al extremo, hasta el final del partido. A los 34 el Athletic fue castigado con un penalti que el defensa azulgrana Zaballo envió a las nubes y en la segunda mitad, en pleno asedio del Barça por igualar, Patricio Arnau sufrió una conmoción. También se quedó en el campo... sin poder hacer nada por ayudar a sus compañeros.

Y el Athletic, dirigido por el inglés Frederick Pentland, se proclamó campeón en Madrid, confirmando de esta manera su dominio del torneo.

1942, Chamartín Barcelona 4-3 Athletic

Pasaron otros diez años para jugarse la tercera final entre ambos equipos y no fue una final cualquiera para el Barça. Se disputó el 21 de junio de 1942 en el viejo estadio de Chamartín acudiendo, otra vez, el Athletic como gran favorito. El Barça tenía otra preocupación en la cabeza: Antepenúltimo en el campeonato de Liga, al cabo de una semana debía disputar a vida o muerte un partido de promoción frente al Murcia para mantenerse en Primera División y conquistar la Copa, que no ganaba desde 1928, era un premio muy secundario...

Pero el equipo que dirigía Juan José Nogués logró lo que se entendió un pequeño milagro imponiéndose en la prórroga por 4-3. Escolá avanzó al Barça, igualó Elices, Martín y Escolá pusieron el 3-1 a la hora de partido antes de que Elices acortase distancias y Zarra, cerca del final, lograse la igualada que dirigió el partido a la prórroga y en ella el legendario Mariano Martín, en el minuto 101, marcó el definitivo 4-3 que le dio el título.

Una semana después, en el partido que se presentó como más dramático de su historia por jugarse la permanencia, el equipo azulgrana pasó por encima del Murcia, al que goleó por 5-1 para celebrar un final de temporada heróico para olvidar un año terrible.

1953, Chamartín Barcelona 2-1 Athletic

Campeón de Liga dos meses antes, el Barça de Kubala, que había endosado un rotundo 8-1 al Atlético de Madrid en la ida de semifinales, buscaba su tercer título de Copa consecutivo para alcanzar los 12 entorchados, por los 17 que ya atesoraba en sus vitrinas el Athletic.

La final volvió a jugarse en Chamartín, con un apoyo indisimulado de la afición local (la rivalidad entre Barça y Real Madrid ya era absoluta) al Athletic, pero dos goles de Kubala y Manchón dieron ventaja al equipo dirigido por Ferdinand Daucick, acortando distancias Venancio pero no siendo suficiente para evitar el triunfo del conjunto azulgrana, que cerró de esta manera la temporada ganando Liga, Copa y Copa Eva Duarte (antigua Supercopa de España).

1984, Santiago Bernabéu Barcelona 0-1 Athletic

Pasaron tres décadas hasta que volvieron a verse las caras los dos equipos en una final. Y fueron a hacerlo, en 1984, en el momento más delicado de sus relaciones. El Athletic de Javier Clemente, campeón por segunda temporada consecutiva de la Liga, no era muy apreciado por el entorno azulgrana, que ni olvidaba ni perdonaba las lesiones que habían sufrido primero Schuster y después Maradona por las patadas de Goicoechea.

Como se esperaba, se sospechaba y temía, el partido fue durísimo. Lo sentenció un solitario gol de Endika antes de llegarse al cuarto de hora y a partir de ahí el juego no tuvo ninguna continuidad, siendo cortado una y otra vez por faltas de los leones, que maltrataron especialmente a Maradona. Curiosamente el árbitro, Franco Martínez, amonestó a cinco jugadoers del Barça y a tres del Athletic...

El final de la final fue esperpéntico, con los futbolistas de los dos equipos enzarzados en una auténtica batalla campal en el propio césped del estadio en lo que fue la despedida, triste, de Maradona de España.

2009, Mestalla Barcelona 4-1 Athletic

25 años después ya no existía esa animadversión entre los dos clubs... Pero para el Athletic jugar una final de Copa provocaba una presión añadida fuera de toda duda. Desde su título en 1984 había perdido la final del año siguiente... Y nunca más volvió a tener la oportunidad de jugarla.

Y fue a encontrarse con el primer Barça de Pep Guardiola, con Leo Messi convertido en el nuevo astro del equipo tras la marcha de Ronaldinho y con el equipo cabalgando en pos del primer triplete de su historia, que debía empezar en esa final jugada en Valencia el 13 de mayo de 2009.

Y no hubo discusión, aunque sí conato de sorpresa. Gaizka Toquero adelantó al equipo que dirigía Joaquín Caparrós a los ocho minutos y no empató el Barça hasta pasada la media hora por medio de Yaya Touré. En la segunda mitad los goles de Messi, Bojan y Xavi, marcados en apenas diez minutos eléctricos, cerraron cualquier discusión.

2012, Vicente Calderón Barcelona 3-0 Athletic

Si la Copa de 2009 fue el primer título de Guardiola como entrenador del Barça, la Copa de 2012 fue el último. Un mes después de anunciar su marcha del club azulgrana, tras ser eliminado por el Chelsea en las semifinales de la Champions y superado por el Real Madrid de Mourinho en la Liga, Guardiola dijo adiós en el Vicente Calderón con una final de despedida que los leones querían que fuera de desquite tras la derrota de 2009.

Para el Athletic no era, solo, la ocasión de romper 28 años de sequía, sino, también, sacarse la espina de la derrota sufrida dos semanas antes en Bucarest ante el Atlético de Madrid en la final de la Europa League... Pero el Barcelona no le dio ninguna opción. El primer remate a puerta de Pedro, a los tres minutos, fue gol y a partir de ahí el equipo azulgrana fue un ciclón que en 25 minutos, por medio de Messi y otra vez Pedro, ya había sentenciado la final.

2015, Camp Nou Barcelona 3-1 Athletic

Campeón de Liga en la primera temporada de Luis Enrique como entrenador y una semana antes de disputar la final de la Champions en Berlín frente a la Juventus, el Barça jugó (por segunda vez y primera desde que en 1963 venció al Zaragoza por 3-1) la final de Copa en el Camp Nou... Y, cosas del destino, repitió resultado derrotando al desesperado Athletic.

Desesperado por sumar una nueva decepción y desesperado ante el ciclón de fútbol representado por un Leo Messi que marcó por partida doble, convirtiendo el primero de sus goles en una obra de arte excepcional y que lideró a un Barça que ya vencía 2-0 al descanso y nunca vio peligrar su victoria, a la que descontó, tras el 3-0, Iñaki Williams en la recta final.