Mike Tyson salta a los esports con su inversión en Fade 2 Karma

Durante el transcurso de su carrera boxística, el excampeón mundial de los pesos completos Mike Tyson noqueó a 44 oponentes. Ahora, 14 años después de su retiro de los cuadriláteros, Tyson quiere propinar otro nocaut, esta vez en el campo de los esports.

El pasado jueves, Tyson anunció una inversión estratégica en Fade 2 Karma, un equipo profesional de esports mejor conocido por su incursión en el juego Hearthstone.

Como resultado, Fade 2 Karma construirá un nuevo complejo de streaming en las cercanías de Los Ángeles, específicamente en El Segundo, California, población donde se encuentra ubicada Tyson Ranch, compañía comercializadora de marihuana propiedad de Tyson.

El nuevo complejo, denominado “The Ranch House”, incluirá salas privadas de live-streaming, un escenario para torneos, facilidades de producción de contenido y una terraza para festejos. Habrá un nuevo estudio de producción de entretenimiento conectado al complejo, operado por Fade 2 Karma.

El miércoles, Tyson se unió a gran parte de los jugadores profesionales de Hearthstone que conforman Fade 2 Karma para una sesión de live-streaming transmitida en el canal de Twitch de Alexandra “Alliestrasza” Macpherson. Fue la primera ocasión en la cual el exboxeador profesional compitió jugando Hearthstone, aunque afirmó haber practicado con otros videojuegos en el pasado, incluyendo Call of Duty.

“Fue bastante maravilloso. Tuve la oportunidad de interactuar de verdad con algunos millennials, algo que jamás hago, siendo sincero”, indicó Tyson a ESPN el pasado jueves. “Esta es la primera vez que lo hago y pensé que fue sumamente agradable. Jugamos Hearthstone. Fui bastante malo. Pero hay que comenzar en algún punto. He jugado antes con videojuegos, por eso voy a empezar de nuevo y ver que ocurre desde allí”.

Tyson afirmó haber sentido interés por primera vez en la industria de los esports a través de su hijo, quien es gamer y aficionado a las competencias profesionales de esports. A partir de allí, Tyson encargó a su equipo conseguir una oportunidad que tuviera sentido para su empresa. Con Fade 2 Karma, según afirma, emergiendo como una opción que se percibía como una combinación perfecta. Tyson indica creer que el futuro de la industria de los esports será gigantesco.

El equipo Fade 2 Karma fue fundado por el jugador alemán de Hearthstone y Magic: The Gathering Tim “Theude” Bergman en julio de 2015. Desde entonces, el equipo se ha expandido para incluir jugadores y streamers competitivos de Hearthstone provenientes de todos los rincones del mundo, incluyendo países tales como el Reino Unido, Canadá, Suecia, Israel y Estados Unidos.

Fuera del mundo de los esports, Tyson está involucrado en el desarrollo del Tyson Ranch Resort, un complejo de entretenimiento, resort para Glamping y facilidades para investigación y diseño de productos relacionados con el cannabis, todo en 420 acres de superficie, ubicado en Desert Hot Springs, California; aproximadamente a dos horas en carretera de Los Ángeles. Tyson, sus socios de negocios y la alcaldesa de California City Jennifer Wood asistieron a una ceremonia de inicio de obras en dicho sitio, celebrada en diciembre pasado.

En otros emprendimientos, Tyson finalizó su residencia en Las Vegas, escenificando el monólogo “Undisputed Truth: Round 2” (“Verdad irrefutable: Round 2”). Tyson afirmó sentirse interesado en potencialmente escenificar otro proyecto de monólogo en el futuro; aunque por los momentos, está concentrado en lo relativo a Tyson Ranch.

Tyson se une a una lista creciente de atletas célebres que han invertido en los esports durante los últimos cinco años. Algunos, incluyendo a Rick Fox, ganador de tres títulos de la NBA con Los Ángeles Lakers a principios de la década del 2000, y el alero de los Golden State Warriors Jonas Jerebko, han asumido un rol activo dentro de sus respectivas organizaciones; involucrándose en los aspectos de estrategia, planificación y ejecución. Otras celebridades, tales como el expelotero estrella de los New York Yankees Alex Rodríguez y los músicos Jennifer López y Drake, han asumido un rol más pasivo.

En general, la industria sigue convirtiéndose en una nueva frontera para los inversionistas que buscan capitalizar ganancias en el futuro de los esports. En 2019, la industria tiene proyectada superar $1 billón en ingresos, según un informe de análisis estadístico elaborado por la firma Newzoo.