<
>

Need for speed: Hot Pursuit: 10 años después

Los amantes de la velocidad podrán disfrutar de nueva cuenta de una nueva edición del clásico Need for Speed, con su versión Hot Pursuit, a 10 años de su lanzamiento

Nada mejor que para un viejo gamer poder volver a jugar con gusto una remasterización de cualquier juego que sea capaz de traer a su memoria momentos de infancia que ya había olvidado haber vivido con dicho videojuego.

En esta ocasión, es el caso de Need for Speed: Hot Pursuit, un juego de la franquicia ya conocida en el que los jugadores pueden volver a sentir la adrenalina de estar en una persecución y vivir la misma al ser el persecutor.

Existe una manera familiar y entendible de dar a conocer a los jugadores como es que se da el comienzo y como se dará el porvenir de un modo historia lleno de distintos modos de juegos, agradable a los amantes de Need for Speed, cabe decir, que en el transcurso del ya mencionado "modo historia" se nos es bastante accesible poder tener nuevas mejoras, así como nuevos automóviles para mejorar nuestra colección.

Los autos constan de un buen trabajo de gráficos, quizá el modelado de los automóviles pudo haber sido mejor, pero uno se queda con la idea de que eso tuvo el propósito de hacerle sentir al jugador que estaba en un videojuego antiguo y que así viviera la experiencia como se hizo alguna vez.

Asimismo, las pistas de noche y de día lucen de manera genial e incluso los reflejos en la lluvia son de un buen ver. Es agradable el pequeño tutorial de algo respectivo que se agrega durante una pantalla de carga, además de las pequeñas historias del modelo del auto que se nos relata mientras elegimos un automóvil, bueno para un amante de los carros.

Mientras que en el lado oscuro del juego nos encontraremos con la dificultad en un inicio para acostumbrarse al manejo del vehículo, pero durante el avance de la historia, serás capaz de obtener mejores autos, los cuales tendrán mejor manejo. Lo mismo sucede con la música, no es de gran ayuda y es una distracción para el jugador, pero, de igual manera tiene arreglo, se puede subir y bajar el volumen a gusto personal.

Sin duda otro cosa que no gustará a un amante de los autos, es que no tiene opción para cambiar el vehículo a modo manual, automático es la única opción disponible, además de que no se pueden "tunear" los automóviles.

La mayoría de estos contras tienen arreglo, de tal manera que el juego no es nada malo, es familiar e incluso a los no amantes de los autos les puede parecer entretenido, y a los viejos lobos de la franquicia, les trae buenos recuerdos y un gran rato de diversión incluida.