<
>

La hipocresía personificada en Brown

play
Cómo se gestó el rompimiento entre Antonio Brown y los Raiders (1:53)

Un tratamiento mal aplica en sus pies, su incomodidad por cambiar de casco y una confrontación con Mike Mayock, fueron algunos factores que desgastaron una corta relación. (1:53)

¡Raiders no aguantó más! Antonio Brown es liberado por Oakland sin jugar un solo partido con el equipo. La hipocresía es perfectamente personificada en la figura de Antonio Brown.

Después del capítulo del jueves donde se supo que Brown tuvo una discusión que subió de tono con el Gerente General, Mike Mayock. Donde el jugador quiso golpear a Mayock y lo insultó con vocabulario racista. Para el viernes, Brown se presenta con el equipo a entrenar y en conferencia de prensa dijo que se había disculpado con el equipo, staff y gerente general. Jon Gruden djio que el plan era tener a Brown en el Lunes por la Noche contra Denver. Es decir, vuelta a la página y para adelante.

El viernes por la noche Antonio Brown publica en su cuenta de Youtube un video donde expone una conversación telefónica con Jon Gruden. Al día siguiente, en Instagram solicita su cambio porque el equipo lo sancionó con más de 200 mil dólares por indisciplina y al hacerlo perdería los 29.125 millones en dinero garantizado. Pero, ¿qué esperaba Brown? ¿qué no tuviera ningún tipo de sanción? ¡NO, todo acto tiene su consecuencia!

Una vez más Brown demostró lo arrogante, inmaduro y poco profesional que es, además de hipócrita, porque nunca se arrepintió de lo que hizo, y de su actitud. Hay una gran diferencia entre pedir perdón y arrepentirse.

Brown no será wiaver y se convierte en agente libre por lo que podrá firma con cualquier equipo, y sé que muchos me han dicho por Twitter y Facebook que siempre habrá alguien que tratará de cambiarlo, de firmarlo, de tomar ese riesgo. Les digo algo, no lo creo. A un día de que inicie la temporada regular, sin haber hecho pretemporada y todo el veneno que trae ese jugador al vestidor, ¡No, olvídense de Brown! Me sorprendería y, sí sería un grave error de cualquier gerencia que en estos momentos tome a Brown.

¿… y los Patriots? Me encantaría ver la cara y las declaraciones de Bill Belichick después de todo esto.

¿La culpa es de los Raiders?... Oakland sabía lo que compraba, pero fue también que le dio una segunda oportunidad después de los problemas que tuvo en Pittsburgh. Oportunidad que no aprovechó, así que culpar a la directiva de los Raiders es defender y justificar las acciones del jugador.

La solución a la arrogancia de Antonio Brown no la va a encontrar en otro equipo, en otro gerente, en otro entrenador; vaya, ni en Belichick. Porque la solución está en él mismo. El verdadero arrepentimiento empieza con la humillación de la persona misma, en reconocer lo mal que se está por dentro. No el mal que están en los de afuera.