<
>

Niners y Packers, de temporadas perdedoras a la antesala del Super Bowl

play
Packers vs. 49ers, final de conferencia entre equipos con marca perdedora en 2018-2019 (1:56)

Esta es la tercera final de conferencia de su tipo en la historia de la NFL. Bills vs. Bengals en 1988 y Jaguars y Patriots, en 1996, protagonizaron las otras dos. (1:56)

SANTA CLARA -- Los San Francisco 49ers están a una victoria de completar un vuelco que sólo una vez se ha conseguido en la era del Super Bowl.

Con una victoria en la final de la Conferencia Nacional como locales el domingo ante los Green Bay Packers, los Niners se convertirán en el segundo equipo en la historia de la NFL que accede al Super Bowl un año después de perder al menos 12 partidos.

Sólo los St. Louis Rams lo han hecho, pasando de un balance de 4-12 en 1998 a consagrarse campeones del Super Bowl al año siguiente, en cierta medida tras la lesión de Trent Green que abrió las puertas para que Kurt Warner fuera el quarterback titular.

Los 49ers (14-3) también pueden vincular su repunte con la lesión de un mariscal de campo; el equipo acabó con marca de 4-12 la pasada temporada luego que Jimmy Garoppolo se lastimó la rodilla en la tercera semana y se perdió el resto de la campaña.

Lo positivo de esa lesión fue que San Francisco obtuvo la segunda selección general del draft, permitiéndole añadir al defensor Nick Bosa, artífice en la transformación del bloque defensivo como uno de los mejores de la liga.

“Las cosas tienden a funcionar al final”, dijo Garoppolo. “Siempre me dije que era una especie de bendición, la lesión de ligamento cruzado y todo lo demás, nos permitió tener a Bosa. No está nada mal. Esto es una locura. Hay que saber asimilar los golpes”.

Los Packers (14-3) también han tenido un giro impresionante, luego de un balance 6-9-1 la pasada temporada que derivó en el despido de Mike McCarthy, quien había sido su entrenador desde 2016.

Matt LaFleur tomó las riendas para hacer modificaciones en el engranaje ofensivo. El gerente general Brian Gutekunst adquirió a dos importantes fichas para la defensa: Preston Smith y Za'Darius Smith, quienes se combinaron para 25 derribos y medio en la temporada.

Han ayudado también incorporaciones de las que al comienzo no se habló tanto, como las de Tyler Ervin, Jared Veldheer y Marcedes Lewis.

“Pienso que él ha hecho un estupendo trabajo. Se merece todo el crédito, junto con su personal”, dijo el quarterback Aaron Rodgers, en referencia a Gutekunst. “Ha habido muy buenas selecciones, pero pienso, y lo dije en los vestuarios hace unas semanas, que los grandes nombres han sido fantásticos, pero son las otras piezas han sido como el pegamento que ha unido todo”.

Estos equipos se enfrentaron ya en la Semana 12 de la temporada, y el duelo resultó desigual.

Rodgers perdió un balón en la primera serie de Green Bay, lo que preparó la escena para un avance de dos yardas que dio la ventaja a San Francisco. Los Niners ampliaron la ventaja mediante largos pases de touchdown a Deebo Samuel en las postrimerías del segundo cuarto y a George Kittle en el tercero, para imponerse por 37-8.

Fue la peor jornada de Rodgers en su carrera, al promediar 3.2 yardas por intento y ser capturado en cinco ocasiones.

Kyle Shanahan, el entrenador de los 49ers, tuvo un mensaje para todos los que se sientan muy confiados en su equipo.

“No hay que ser tan estúpidos, porque eso no es real”, dijo. “Hay que pensar en el partido del domingo. Puedo relatar mil historias de cosas así, al jugar partidos de los que he sido parte en la historia”.

En 23 ocasiones durante la era del Super Bowl, un equipo que perdió por al menos 28 puntos ante otro en la temporada regular terminó enfrentándolo después en los playoffs. En nueve de esos casos, el equipo aplastado en la campaña regular terminó ganando en la postemporada.