<
>

Saints exploran recibir aficionados en el estadio de LSU

play
La sorpresa que nadie esperaba de Drew Brees (6:43)

Drew Brees mandó una nota de agradecimiento a todos sus compañeros cuando superó a Peyton Manning como líder de todos los tiempos en yardas aéreas de la NFL. (6:43)

El Tiger Stadium de LSU en Baton Rouge podría recibir partidos de los Saints con aficionados en las tribunas

Oficiales de los New Orleans Saints se reúnen este martes con oficiales de LSU respecto a la posibilidad de que los Saints jueguen partidos en el Tiger Stadium de Baton Rouge, dijo el ejecutivo de los Saints, Greg Bensel, a Adam Schefter de ESPN.

"LSU ha mostrado gracia y entusiasmo respecto a recibir nuestros futuros juegos, y apreciamos mucho nuestra sociedad", dijo Bensel. "También hemos discutido la posibilidad de mudar nuestros juegos de local a LSU con la NFL, y ellos están al tanto de que exploramos esta opción.

"Obviamente, nuestra preferencia abrumadora es jugar nuestros partidos en el Mercedes-Benz Superdome con asistencia parcial de nuestros aficionados, pero no ha habido indicación de la ciudad sobre cuándo, o si, será aprobado".

La alcalde de New Orleans, LaToya Cantrell, ha declinado en reiteradas ocasiones permitir a los Saints contar con asistencia con capacidad limitada para aficionados debido a la pandemia de coronavirus. Ella emitió un comunicado el martes por la tarde señalando: "Aunque la petición de los Saints para una excepción especial a las normas de la ciudad respecto al COVID-19 sigue bajo consideración, permitir a 20,000 personas en un espacio cerrado presenta significativas preocupaciones de salud pública. En este momento, ningún estadio de la NFL con techo fijo está permitiendo tal excepción. Le daremos seguimiento a los datos de salud pública, pero no podemos ver un plazo artificial para cuándo y cómo las condiciones puedan permitir la clase de excepción especial que ha sido solicitada".

LSU había anunciado previamente que tendrá aficionados esta temporada a una capacidad del 25 por ciento de Tiger Stadium, inmueble que puede acomodar hasta 102,321 fanáticos.

New Orleans está actualmente en la Fase 3.1 de su reapertura, permitiendo a bares a reabrir y restaurantes operando al 75 por ciento de su capacidad a inicios de este mes. Hasta ahora, las restricciones de la ciudad han sido más estrictas que las del resto del estado.

New Orleans ha detallado planes para relajar restricciones en las Fases 3.2 y 3.3 más tarde en este mes, pero fanáticos en el estadio de los Saints se seguirán restringiendo por ser consideradas "grandes aglomeraciones".

La idea de que los Saints disputen "partidos de local" en Baton Rouge no sería sin precedentes. También se celebraron cuatro partidos en Tiger Stadium durante el 2005 luego del Huracán Katrina, cuando el equipo movió sus operaciones de práctica a San Antonio, y también disputó tres partidos en el Alamodome.

Los Saints también disputaron partidos de pretemporada en Baton Rouge en los inicios de la historia de la franquicia.

Un número creciente de equipos de la NFL ha comenzado a permitir partidos de local con capacidad limitada en semanas recientes. No obstante, hasta la semana pasada, más de la mitad de la liga todavía no había anunciado planes para permitir aficionados de regreso en sus encuentros.

Los Saints sí permitieron a 750 familiares de los jugadores y empleados en cada uno de sus últimos dos partidos en casa en el Superdome como "prueba" para lo que esperan sea una mayor apertura en el futuro cercano. Su siguiente partido de local está programado para la Semana 7 frente a los Carolina Panthers al mediodía, hora del centro, del 25 de octubre. Después de eso, no regresan a casa hasta la Semana 10, un compromiso del 15 de noviembre en contra de los San Francisco 49ers.