No hay excusa para Neymar y el PSG en la Champions

play
La final del Wanda, entre el sueño y la obsesión (1:25)

El templo colchonero será el lugar codiciado por todos en la UEFA Champions League que se iniciará este martes. Los duelos Barcelona vs. PSV Eindhoven, Inter vs. Tottenham y PGS vs. Liverpool se roban las espectativas en el inicio. (1:25)

Inicia el sueño de 32 equipos para convertirse en los reyes de Europa, y del mundo. La Champions League comienza este martes y te presentamos el análisis de los Grupos A, B, C y D.

GRUPO A: EL ATLÉTICO CONTRA TODOS

Atlético Madrid, Borussia Dortmund, Mónaco y Brujas forman un grupo A del cual es el equipo español el indiscutible favorito, con el Borussia como segundo aspirante y por delante de los dos restantes competidores, por debajo en el pronóstico pero sin descartar la sorpresa.

Anfitrión de la final, el objetivo claro del Atlético es ser protagonista en aquel partido del 1 de junio en 2019… Pero antes deberá hacer buenos los pronósticos en la fase de grupos y no repetir el ridículo de la pasada temporada, cuando fue eliminado a las primeras de cambio y siendo incapaz de ganar un solo partido al Qarabag de Azerbaiyán.

Con los fichajes de Lemar y Rodri y la permanencia, trascendental, de Griezmann, el equipo del Cholo Simeone parte como favorito por delante del Borussia Dortmund, que debería ser el principal outsider en el grupo, teóricamente bastante por delante del descabezado Mónaco y del Brujas.

El conjunto alemán, que perdió a Yarmolenko y Sokratis, se ha refozado con Witsel (que regresa a Europa tras su aventura china), Diallo, Delaney y Paco Alcácer, cedido por el Barça y encargado de hacer los goles para el equipo de Lucien Favre, que centrará en el legendario ambiente del Westfalenstadion sus ambiciones. Olvidar el fiasco del pasado curso, eliminado en la fase de grupos sin ganar ni un partido, se entiende el objetivo mínimo del equipo que, campeón en 1997, jugó su última final en 2013.

Al Mónaco le duele el mercado. Tanto como para entender que ilusionarse con repetir la experiencia de la temporada 2016-17, cuando alcanzó la semifinal, es poco menos que una quimera. Jardim ha perdido a Lemar, Fabinho, Ghezzal, Keita, Kongolo o Moutinho y por más que ha cambiado la cara a media plantilla con la llegada de Golovin, Henrichs, Aholou o Chadli y mantiene como gran referente a Falcao, parte en evidente desventaja respecto al pasado y meterse en octavos de final sería un campanazo.

El Brujas regresa a la Champions después de una última experiencia marcada por los fiascos en la temporada 2016-17, cuando terminó último de grupo por detrás de Leicester, Porto y Copenhague… Perdiendo todos los partidos. El equipo belga, de hecho, acumula 10 encuentros sin ganar en la máxima competición (9 derrotas) y parte como a Cenicienta del grupo. Muy lejos queda en la historia su única presencia en una final, la que perdió frente al Liverpool en 1978.

play
0:17

Héctor Herrera marcó el primero para el Porto

El mexicano consigue el tiro directo al arco para el primer golazo del partido.

GRUPO B: EL BARCELONA, SIN CONFIANZAS

Barcelona, Tottenham, Inter y PSV. De entrada se supondría que este debería ser el orden final en la clasificación de un grupo con tres campeones de Europa y en el que la historia tiene mayor peso que la competitividad. A priori.

El Barça, campeón por última vez en 2015 y procedente de dos temporadas marcadas en fracaso, parte con la intención clara de conquistar su sexto trofeo continental. Los fichajes de Arturo Vidal, Lenglet, Arthur y Malcom aventuran mayor consistencia al equipo… Que disfrutará de Coutinho (ausente el pasado curso) como acompañante de un Messi que liderará a un Barça favorito pero sabedor que cualquier confianza sería fatal.

Sin haberse reforzado en el mercado de verano pero manteniendo íntegra su columna vertebral, el Tottenham de Pochettino parte con el objetivo de mejorar la pasada temporada, cuando superó la fase de grupos junto al Real Madrid y cayó en octavos de final ante la Juventus. Campeón de la Copa UEFA en 1984 como último logro continental, debería pelear con el Inter la segunda plaza asegurando en la medida de lo posible los puntos a jugar en Wembley.

El Inter vuelve a la Champions después de seis temporadas de ausencia, sabedor que repetir la conquista de 2010 sería un auténtico milagro y con el reto de recuperar su grandeza en Europa. Las incorporaciones de Nainggolan y Lautaro Martínez son su mejor aval, junto al papel que se espera de Icardi y la necesidad de convertir San Siro en un fortín.

Para el PSV Eindhoven la aventura es descomunal. Queda muy lejos su único título conseguido en 1989 y es un hecho que, de entrada, parte con el papel de último protagonista. Dirigido por Van Bommel y apoyado en la figura del Chucky Lozano, su esperanza se centra en los puntos que puedan perder los demás rivales, hacerse fuerte en el Philipps Stadion y arañar puntos, difíciles pero no imposibles, lejos de Eindhoven aunque su presentación, en el Camp Nou, ya es una prueba de fuego imponente.

GRUPO C: LA HORA DEL PSG

No hay excusa para el PSG a la hora de considerarle favorito indiscutible de un grupo en el que le acompañará como principal outsider el Liverpool, con el Napoli como tercer aspirante y el Estrella Roja en el papel de simple acompañante.

El equipo francés, semifinalista en 1995 como mayor logro en el torneo, no ha sido capaz de superar los cuartos de final en los últimos años, cayendo consecutivamente ante Barça y Real Madrid en los octavos de las dos temporadas precedentes. Superar la fase de grupos se entiende innegociable en los planes del PSG, liderado por Neymar y Mbappé, reforzado con Kehrer y Bernat, bajo el mando de Tuchel y señalado como uno de los grandes candidatos al título.

A su sombra se destaca el Liverpool, campeón en cinco ocasiones (la última en 2005) y finalista en la última edición, derrumbado en Kiev por el Real Madrid en una final que quedó señalada por la pronta y polémica lesión de Salah o los errores de Karius. El equipo red se ha reforzado de manera inequívoca, tanto en la portería con Alisson como en el mediocampo con Keita y Fabinho y con Shaqiri en ataque para mantener el tono. Su debut en Anfield ante el PSG puede ser clave.

El Napoli presenta a Carlo Ancelotti, en el banquillo, como gran novedad pero, de entrada, se entiende ha perdido potencial con la venta de Jorginho al Chelsea y parte como tercero en discordia en un grupo teóricamente atomizado por PSG y Liverpool. Campeón de la Copa de la UEFA en 1989, con Maradona como estandarte, llegar a octavos sería un éxito.

Más que éxito sería un milagro que lo consiguiera el Estrella Roja, campeón de la vieja Copa de Europa en 1991 y que debuta en la fase de grupos de la Champions, después de quedar apeado en la previa en 2007 y 2017. El equipo serbio, que se presenta en Belgrado frente al Napoli tiene todos los números, en buena lógica, para cerrar el grupo. Cualquier otra cosa sería una sorpresa.

GRUPO D: LA OPORTUNIDAD DEL PORTO

La igualdad máxima marca la confección de un Grupo D en el cual tiene el Porto, único equipo campeón, una ocasión inmejorable para meterse en los octavos como primero… Sin descuidar el papel de todos sus contrincantes. Porque Galatasaray, Schalke y Lokomotiv parten con el mismo objetivo.

Campeón por última vez en 2004 (bajo la dirección de Mourinho y el liderazgo de Deco), el Porto tendría el objetivo final de llegar a los cuartos de final como en 2015 pero para ello el equipo de Sergio Conceiçao debe primero hacerse valer en un grupo que estrenará en Gelsenkirchen. Apenas reforzado con Mbemba y Paulinho, el equipo portugués mantiene en el incombustible Casillas el seguro de la portería, acompañado del liderazgo de Herrera y la electricidad de Corona.

El Galatasary regresa al torneo después de dos años de ausencia, con el recuerdo de los cuartos de final de 2013 (eliminado por el Real Madrid) y la esperanza de superar una liguilla que iniciará en casa ante el Lokomotiv para intentar hacerse fuerte como local. El equipo dirigido por Fatih Terim apenas se reforzó con el veterano Nagatomo y la cesión del nigeriano Onyekuru.

Al Schalke, que comenzó la Bundesliga con el pie cambiado, Europa le representa una ilusión renovada. Ausente las últimas tres temporadas en la Champions, alcanzar las semifinales que disputó en 2011 (cayó ante el Manchester United) sería un éxito mayúsculo y casi impensable. De entrada parte con todas las opciones en el grupo, bajo el mando del joven Domenico Tedesco (33 años) y con Rudy como fichaje más destacado.

Cabeza de serie gracias a su título de Liga en Rusia, para el Lokomotiv el sorteo de grupos difícilmente habría sido mejor, considerando solamente al Porto un punto por encima en el pronóstico. Bajo el liderazgo del eterno Manuel Fernandes, el equipo de Yuri Semin aspira a superar por primera vez la liguilla.