<
>

Los clubes que más gastan en Europa han logrado un balance en la última década

play
¿Raúl Jiménez a la Juventus para reemplazar a Gonzalo Higuaín? (2:05)

Se ha soltado un rumor que el delantero mexicano estaría en la órbita de la Juventus de Italia para el próximo mercado de fichajes. (2:05)

BARCELONA -- Mirando al futuro con ojos conservadores, atendiendo a que la pandemia del coronavirus provocará una caída absoluta en los presupuestos de los clubes para el mercado de traspasos, echar una mirada al pasado y observar las inversiones de los grandes de Europa durante la última década muestra el cambio que se avecina. “Lo de Neymar no se volverá a ver en mucho tiempo; ahora los clubes tendrán que ser muy cuidadosos”, reveló a ESPN Digital un reputado director deportivo con amplia experiencia en el mercado, solventando que los agentes de futbolistas deberán “adaptarse y adaptar a sus jugadores a este nuevo escenario”.

Los derechos de televisión, la Champions, los patrocinios y la llegada de grandes fortunas, con fondos soberanos en algunos casos, que llegaron siguiendo el camino que en 2003 abrió Roman Abramovich en el Chelsea ampliaron la brecha durante la última década, en la que los fichajes se dispararon entre un selecto grupo de clubes para los que pareció no existir freno.

El Paris Saint-Germain rompió todos los récords en agosto de 2017 con la incorporación de Neymar, una operación cifrada en 500 millones de euros si a los 222 que pagó por su fichaje al Barcelona se añade el gasto salarial del futbolista. Pero siendo una cifra monumental, no fue más que otro capítulo entre sus acompañantes.

El gasto en el club francés, el quinto que más ha invertido en fichajes durante la última década, se contempló a partir de 2012, pero aún más evidente es el caso del Manchester City, el líder indiscutible con un gasto total superior a los 1,500 millones de euros, o del Barcelona, segundo en la lista con casi 1,370 millones de inversión... de los que casi 760 se repartieron desde 2017.

SABER VENDER
Si mantener el control del gasto fue durante esta última década una labor de ingeniería muy difícil de controlar, la diferencia la marcó la habilidad al saber traspasar, aunque en ocasiones fuera contra los deseos del vendedor, y, más aún, saber invertir lo ingresado en otros fichajes. El Barça no quería vender a Neymar... Y no acertó en su sustitución con Dembélé y Coutinho, por ejemplo.

Si al Manchester City este es un capítulo que no le pareció preocupar, puesto que ni alcanzó los 500 millones en ventas, el Atlético de Madrid fue el que mejor navegó entre sus fichajes y traspasos, algo que el Barça pareció también atender, si bien en su caso el nombre de Neymar condiciona cualquier análisis.

Si la Juventus, tercer club en el cómputo de fichajes, se catapultó con lo gastado con Cristiano Ronaldo (117 millones), Higuaín (90) o De Ligt (85,5), supo mantener a raya el diferencial con los traspasos de Pogba al Manchester United (105) o Joao Cancelo al City (65), primeros de una larga lista de operaciones que, curiosamente, presentan a la Vecchia Signora como una entidad especialmente ágil en el mercado. Algo de lo que también hace gala el Chelsea, que ha pasado de ser un club malgastador, sin más, durante los primeros tiempos de Abramovich a aprender moverse en el mercado, capaz de gastar casi 470 millones entre 2017 y 2019... Y de cuadrar sus cuentas con ventas como la de Hazard al Real Madrid (100 millones), el regreso de Diego Costa al Atlético (66) o la marcha de Oscar (60) a China.