<
>

LaLiga: El Barcelona crece en la pelea

play
Messi y Ter Stegen le dan el triunfo al Barça, y de paso el liderato de LaLiga (1:22)

El gran partido de Héctor Herrera no pudo evitar la derrota del Atlético en casa (1:22)

Salvado por Ter Stegen y catapultado por Messi, el Barça logró su primera y trascendental victoria en el Wanda Metropolitano, sometiendo a un Atlético que le atropelló de entrada y no se rindió hasta que el árbitro señaló el final de un partido enorme, sentenciado por su capitán y con un sabor de indiscutible autoestima.

Mario Hermoso primero y Morata después, se toparon con la excelencia de Ter Stegen. El Barça simplificó su idea futbolística, mandó a través de la posesión, pero sin el orden deseado, y se llevó el premio por su insistencia.

No fue el partido perfecto. Sí fue, para el Barça, la noche ideal en que logró dar un paso adelante. Un escenario, un rival y unas condiciones que obligaban a mostrar su poderío le dieron al equipo de Valverde la oportunidad de enseñar que sigue siendo el campeón que puede significar un punto de arranque en diciembre.

El Atlético, de pronto, se queda descolgado en la sexta posición. Simeone enfocó el duelo con rabia, pero acabó mostrando su filosofía cuando sacó de cambio a Joao Félix, mediada la segunda mitad y dando por bueno el dominio del rival.

Esperando a un zarpazo que cada vez se antojaba más improbable, el equipo colchonero fue cediendo tanto terreno que acabó pagándolo.

Al Barça de Messi no se le puede permitir crecer a contracorriente y ese fue el error definitivo de un Atlético que sigue un peldaño por debajo del equipo de Valverde.

Con un colectivo entregado a la pelea, a la insistencia y la ambición, Ter Stegen y Messi marcaron la diferencia. Fueron los nombres propios que se destacaron bajo un intenso diluvio para dar un golpe de efecto indiscutible.

El Barça está vivo. A dos semanas y media del Clásico, el conjunto blaugrana demostró la solvencia de su liderato. No es el mejor Barça, pero sí es un Barça lo suficientemente preciso y consistente para creer.