<
>

Espanyol despide a Abelardo un día antes de recibir al Real Madrid

BARCELONA -- El Espanyol recibirá al Real Madrid en lo que ya se entiende una misión imposible por evitar el descenso con nuevo entrenador. Este sábado, un día antes del duelo frente al equipo merengue, el club blanquiazul dio a conocer a través de un comunicado oficial el despido de Abelardo Fernández "fruto del rendimiento deportivo del primer equipo y con la clara voluntad de salvar la categoría".

Francisco Rufete, Director Deportivo del club y quien fue el responsable del fichaje de Abelardo en enero, ocupará el banquillo, siendo el cuarto entrenador de la temporada después de comenzar con Gallego, seguir con Machín y acabar con este tercer despido en el peor curso que se recuerda en Cornellà, un despido que comenzó a tomar forma tras la derrota del equipo blanquiazul en Sevilla frente al Betis.

A pesar de su pasado, reconocido, como jugador del Barcelona, Abelardo fue recibido con los brazos abiertos en el club blanquiazul, debutando con un meritorio empate frente al Barça que recuperó la confianza en el vestuario... Aunque esta no tuvo continuidad en el marcador. Eliminado por la Real Sociedad en la Copa del Rey y el Wolverhampton en la Europa League, el derrumbe liguero acabó llevándose por delante al técnico asturiano.

Abelardo, quien encajó el despido con sorpresa, dirigió al Espanyol en 17 partidos, de los que ganó 4, empató 5 y perdió 8, números muy discretos, dejando al equipo a ocho puntos de la salvación con solo siete jornadas por disputarse pero mejorando las prestaciones de sus antecesores, ya que en la Liga sumó 14 puntos en 13 jornadas, por los diez logrados entre Gallego y Machín en las primeras 18 jornadas.

Tras regresar del parón por el coronavirus con una clara victoria (2-0) sobre el Alavés y sumar un meritorio empate en Madrid (0-0) con el Getafe, la derrota ante el Levante 1-3 rompió el encanto blanquiazul, que se hundió en el Villamarín, con una nueva derrota que provocó la decisión, apenas un día antes de jugar lo que se entendería como el último cartucho en el milagroso, ya utópico, intento por evitar el descenso.

Evitando, al menos por el momento, cualquier polémica por el despido, Abelardo reaccionó al anuncio del club con una carta abierta a los aficionados del Espanyol en la que mostró su gratitud. "Querida familia perica: Apenas voy a utilizar unas líneas para despedirme y, sobre todo, daros las gracias. Desde hoy mismo dejo de ser entrenador del primer equipo del Espanyol y el cuerpo sólo me pide deciros que me he sentido muy querido, valorado y apoyado. Desde el primer día me habéis transmitido que este club era mi casa y vosotros mi nueva familia, lo cual no era fácil teniendo en cuenta mi pasado. Sois muy grandes. Os merecéis lo mejor. Eternamente agradecido”, se despidió el entrenador asturiano.