<
>

Renovación de Lionel Messi pone en guardia a la oposición de Bartomeu

Leo Messi "es un motivo de preocupación" en el Barcelona. A pesar de las calculadas declaraciones de Josep María Bartomeu desde que la Cadena Ser informase de un parón (Lionel Messi está a disgusto con la directiva del Barcelona) en las negociaciones por su renovación y en las que ha repetido que el argentino "aún jugará por (Bartomeu: Messi no me preocupa, sé que se quiere retirar en Barcelona) años aquí" y proclamado que "le renovaremos (Bartomeu: "Las negociaciones por Lautaro están paradas) seguro", alrededor del club azulgrana el silencio del capitán se recibe, como afirmó este miércoles Joan Laporta, "con preocupación".

El ex presidente azulgrana, cada vez "con más ganas de presentarme a las elecciones", aprovechó su presencia en un acto solidario para mostrarse crítico con la gestión de la junta de Josep María Bartomeu y expresar su intranquilidad por el futuro de Messi.

"Dejar escapar a Messi, nadie lo discute, sería la sentencia de muerte de cualquier presidente" alertó Laporta, proclamando que "me da miedo que alguna acción de esta junta pueda llevar a una decisión irreversible... Leo es un jugador con todavía mucho recorrido".

"En enero Leo queda libre para negociar con cualquier club y si para entonces no se ha cerrado un acuerdo con el Barça estaríamos en una situación muy grave" avisó otro de los aspirantes a la presidencia del club, Víctor Font, en unas declaraciones al diaro Olé en las que resolvió que en la renovación será clave "el proyecto deportivo".

"Es el mejor futbolista de la historia y hay que crear las condiciones adecuadas para que siga, se encuentre a gusto y pueda durar algunos años más" apuntó, menos optimista, o seguro, Laporta que un Font que se manifestó "convencido" de la continuidad del jugador: "Ni yo ni ningún barcelonista puede imaginarse a Messi con otra camiseta que no sea la del Barcelona".

¿URGENCIA?

Josep María Bartomeu, quien debe anunciar las elecciones en un plazo de diez meses para que estas se lleven a cabo, tal como desea, "al acabar la próxima temporada, en el mes de junio" se enfrenta a un cierre de curso preocupante desde el punto de vista económico, dudoso desde el deportivo y agitado desde el institucional... Y el comienzo del próximo no apunta a ser más tranquilo.

Si en el Camp Nou existe la conciencia ya clara de acabar la temporada con pérdidas, que según varias informaciones se irán bastante por encima de los 100 millones de dólares, la conquista de la Champions League pasa de ser una guinda a una necesidad para no finalizar, por primera vez en doce años, un curso sin títulos... Lo que ahora mismo es un riesgo evidente. Y a ello se añade un escándalo del Barçagate que, para nada, se ha cerrado definitivamente.

Con las obras del Camp Nou todavía por empezar, a partir del mes de septiembre, de no dar un giro inesperado la situación, el nombre de Messi se catapultará al plano de manera evidente y lo que hoy es una cuestión de estado pasará a convertirse en una urgencia evidente.

"Cuando digo que vamos a estar vigilantes con la directiva, este es uno de los asuntos a los que me refiero. La junta no está sabiendo encarar algunos temas" disparó Laporta, contundente y en un aviso claro de que la renovación de Leo Messi no va a estar, precisamente, rodeada de tranquilidad.