<
>

La "suerte" de una Copa del Mundo en noviembre

play
#QuedateEnCasa: el consejo del mundo del fútbol (2:17)

Los futbolistas más importantes te piden conciencia con respecto al coronavirus. (2:17)

Cuando la FIFA confirmó que la Copa del Mundo de Qatar 2022 se disputaría en noviembre y diciembre, el sentimiento de extrañeza proliferó. Es que jamás, en los noventa años de historia mundialista, el torneo más importante se movió de los meses de junio y julio. Al final de Rusia 2018, la FIFA hizo oficial la fecha del próximo Mundial. En aquel momento nadie imaginó que ese cambio sería clave para sobrellevar un desafío inesperado y sin precedentes.

La pandemia del coronavirus que paralizó a Asia y a Europa y amenaza con hacer lo mismo en el resto del planeta obligó a suspender todo el fútbol internacional. Desde la Segunda Guerra Mundial no ocurría algo similar. La enorme mayoría de las ligas locales fueron postergadas, al igual que la Champions League y la Copa Libertadores. El comienzo de las Eliminatorias sudamericanas se pospuso y la misma suerte corrieron la Euro y la Copa América.

Aunque todavía es una temeridad afirmar cuándo se reanudará la competencia, el calendario sufrirá cambios profundos, que no sólo afectarán la temporada en curso, sino los próximos años. Por eso, que la Copa del Mundo se dispute seis meses más tarde de lo habitual es en realidad una fortuna para los organizadores, porque permite un mayor margen de maniobra.

Las Eliminatorias sudamericanas y asiáticas estaba previsto que comiencen a fines de marzo, antes de la Copa América. Si todo sale como está previsto, solo habría que postergar las primeras dos fechas, ya que la tercera y cuarta se iban a jugar en septiembre de 2020. En el peor de los escenarios, se podrían jugar una o dos dobles fechas en 2022, ya que en primera instancia la clasificación iba a finalizar en noviembre de 2021. La fecha del Mundial lo permite.

En Europa la situación es menos problemática, solo si de fútbol hablamos. Las Eliminatorias podrían comenzar en tiempo y forma, en marzo de 2021. Sería necesario adelantar o postergar dos fechas, que iban a disputarse los días que ahora están reservados a la Euro. Lo que sí sufrirá cambios es la UEFA Nations League 2020/21, que debería iniciarse en septiembre de este año. Quizás se pueda, pero no habrá fechas para el Final four, previsto también para junio de 2021. Podría ser una especie de ensayo previo a la Euro, o pasar para fin de 2021.

Es un tablero de ajedrez que permite mayor movilidad gracias al abrasador verano qatarí. El sorteo, siempre reservado para el diciembre anterior al campeonato, podría ser en junio, cuando ya estarían todos los clasificados de una fase previa que finalizaría en marzo.

Aunque hoy nadie está pensando en la próxima Copa del Mundo y la humanidad entera se enfoca en superar este trágico momento, tener la Copa del Mundo en el horizonte es un trozo de normalidad al que vale la pena aferrarse.