<
>
2020 European Championship Qualifying, Fase de grupos
  • Joshua King (90'+4' PEN)
  • Saúl Ñíguez (47')

España se deja la victoria en tiempo añadido

La igualada no compromete la clasificación de la selección de España. EFE

(Jordi Blanco, ESPN Digital) España se dejó la victoria en Oslo en tiempo añadido. Un penalti cometido por Kepa y transformado por King en el minuto 93 evitó una victoria que se había entendido definitiva, que no pone en peligro la clasificación de España para la fase final de la Eurocopa pero que dejó un sabor amargo en el equipo de Robert Moreno, que rozó la victoria en un partido serio de entrada y descontrolado al final, cuando permitió el resurgir nórdico hasta encajar ese 1-1 final.

Ante un rival que buscando incomodar a Suecia en la segunda plaza se vio desplazado por Rumanía, la Roja, vestida de blanco, apareció en el césped dispuesta a hacer valer su condición de favorita. Con Saúl y Fabián (seguido por el Barça) acompañando a Busquets en el centro del campo, España tomó de inmediato el control del juego, provocando el repliegue de una Noruega cuya revolucionada salida se apagó de forma inmediata apenas cumplidos cinco minutos, cuando entendió la imposibilidad de plantar cara a base de fútbol.

Con las líneas muy adelantadas España trató siempre de conducir el balón hacia el área noruega jugando al toque y buscando abrir el juego hacia las bandas, con las rápidas subidas de Jesús Navas acompañando a Oyarzabal por la derecha y Bernat apoyando en la izquierda a Ceballos, quien entraba en diagonal junto a Rodrigo para romper el orden de la zaga rival, cada vez más ocupada en alejar el peligro que en buscar a Odegaard para atacar la meta de Kepa.

GOLPE, SUFRIMIENTO... DECEPCIÓN

Mantuvo la igualada Noruega, con sufrimiento, hasta el descanso pero apenas comenzar la segunda mitad sufrió el golpe personalizado en disparo lejano, raso y ajustado, de Saúl, que sorprendió con el bote a Jarstein para darle ventaja a España, que de pronto se encontró con un escenario mucho más cómodo del que habría imaginado.

El equipo nórdico acusó el golpe y los jugadores de Moreno disfrutaron de sus mejores minutos, dominando y controlando con calma, pero sin rematar un partido que a medida que fue avanzando el reloj fue cambiando de argumento, cada vez con mayor evidencia, cada vez con mayor preocupación.

Sin saberse a ciencia cierta una razón lógica España abandonó su solvencia y permitió el crecimiento de una Noruega que se fue arriba con todo en el último tercio de partido, convirtiéndolo en un ataque tan desordenado como decidido en busca del área de Kepa, ya fuera con balones colgados al área o disparos sin mucha lógica pero a menudo envenenados.

Tuvo la oportunidad, a la contra, de sentenciar la selección española su victoria con un segundo gol, pero poco decidida al llegar al área rival no supo concretarlo,

ni acercarse más allá de un remate de Fabián que tocó en el palo... Regalando el sueño de la igualada a una Noruega que lo buscó hasta el último suspiro.

Y que encontró el premio en tiempo añadido, cuando Kepa atropelló en su salida a Elabdellaoui y el penalti lo transformó King para mantener la confianza de Noruega y romper la racha de victorias consecutivas de una España que, de todas maneras, acaricia su pase a la Eurocopa.