<
>
2019-20 Spanish Copa del Rey, Ronda de 16
  • Antoine Griezmann (4')
  • Clément Lenglet (27')
  • Lionel Messi (59', 89')
  • Arthur (77')

Barcelona firma el trámite y avanza a Cuartos

Barcelona festeja el primer gol contra el Leganés Getty Images

BARCELONA (Jordi Blanco, corresponsal) -- El Barcelona jugará por décima temporada consecutiva los cuartos de final de la Copa del Rey después de sentenciar por la vía rápida a un Leganés tan bien intencionado como inferior, atrevido en el campo pero rendido a la evidencia. Y que se marchó del Camp Nou goleado (5-0) por el mejor Barça que se ha visto desde la llegada de Quique Setién al banquillo.

Messi, por cierto, comenzó la jugada del 1-0, sirvió el corner del 2-0, marcó el 3-0, remató antes del 4-0 y cerró la noche anotando el 5-0. Como siempre, Leo solo hay uno. Le acompañó la electricidad de Ansu Fati, el remate de Griezmann, la agilidad de De Jong, el nervio de Arturo Vidal... Fue una mejoría colectiva evidente la del mejor Barça que se ha visto bajo el mando de Setién.

El equipo azulgrana, protagonista en ocho de las diez últimas finales del torneo y campeón en cinco de ellas, entrará este viernes en un sorteo envenenado de los cuartos de final, a partido único y que podría enfrentarle al Real Madrid. O al Athletic, al Valencia, Real Sociedad, Villarreal... Aunque lo hará después de disfrutar de la noche más plácida del año.

Setién varió su dibujo, regresando al 4-3-3, y los jugadores, encabezados por un Leo Messi otra vez providencial, dieron la impresión de haber empezado a aprender las nuevas órdenes que les llegan desde la banda. Más rápido en la combinación, más profundo, más ofensivo, más presionante y más rematador, el Barça no tuvo mayores problemas para someter al Leganés.

La eliminatoria se dio por sentenciada en apenas media hora. Si apareció revoltoso el equipo del Vasco Aguirre con un disparo tan inesperado como envenenado de Braithwaite a los 20 segundos que se marchó fuera por poco, la primera llegada del Barça al área de Cuéllar, a los cuatro minutos, terminó con el 1-0 de Griezmann, que encontró el desmarque al borde del área pequeña para rematar el centro raso y medido de Semedo.

La jugada nació, claro, en los pies y la idea de Messi, quien le regaló un sorpresivo pase profundo al lateral portugués que desencajó los marcajes defensivos de un rival que se presentó en el Camp Nou con mayor descaro del que pudiera suponerse a priori. Los jugadores de Aguirre subían a presionar en el área azulgrana la salida de balón, buscaban con atrevimiento el contragolpe y remataban sin pensarlo desde lejos, haciendo intervenir en más de una ocasión a Ter Stegen, titular en la Copa por la lesión de Neto.

Pero esa valentía del Leganés, que corría con criterio hacia atrás para recuperar la posición defensiva, se entendía temeridad porque en no pocas ocasiones el Barcelona, que no abandona con Setién la insistencia del pase, se mostró durante

la primera mitad mucho más profundo, rápido en la combinación y decidido a buscar el pase vertical para buscar la meta rival.

Así se anuló un gol a Griezmann por fuera de juego, muy justo y validado por el VAR, y comenzó a gestarse el 2-0, ya antes de la media hora, en un balón que Messi lanzó en profundidad a Griezmann para que su disparo envenenado acabase en corner... Que lanzado por el astro argentino alojó en la red Lenglet peinándolo hacia atrás.

Entretenido el juego, rápido y vistoso, con un Leganés que a pesar de la realidad del marcador pretendía mostrar una versión ofensiva inesperada y, a la vez, arriesgada, el poco público que acudió al Camp Nou (apenas 43.216 espectadores) disfrutó del mejor primer tiempo desde la llegada del nuevo técnico.

DEL TRIUNFO... A LA GOLEADA

Y siguió con la misma tónica en la segunda mitad. Con un Barça ambicioso, necesitado se diría de recuperar a contrareloj el favor del entorno tras las críticas de los últimos días y que ni sabiendo sentenciada la eliminatoria rebajó las pulsaciones.

De esta manera llegó el tercero de la noche, obra directa de Leo Messi con la colaboración de Tarín, que desvió fatalmente el remate del crack argentino, después de su carrera y dribling en el área tras el pase en profundidad de de Jong y así, también, el cuarto, logrado por Arthur después de que Cuéllar primero y Awaziem después rechazasen los remates de Ansu Fati y Messi.

La noche, claro, a acabó, en primera persona, el capitán, el crack, con una jugada magnífica, salvando la salida de Cuéllar con un requiebro sensacional antes de rematar con rabia al fondo de la red. Una manita para recuperar el ánimo.

El Barça entrará este viernes en un sorteo envenenado de los cuartos de final de la Copa. Lo hará después de sentenciar a un buen Leganés. Bueno pero insuficiente, de largo, para poner en entredicho el pase del equipo azulgrana.