<
>

El maratonista parapléjico Pierry Duván Ramírez lucha por sus metas e inspira a otros para perseguir sus sueños

El colombiano parapléjico Pierry Duván Ramírez (izq.) participará en el Maratón de Nueva York este domingo, luego de haber completados las carreras de Boston y Berlín. Achilles International/Pierry Duvan Ramirez

Mientras Pierry Duván Ramírez persigue su meta de completar los seis maratones más importantes del mundo, tomará algunos momentos este domingo para disfrutar del ambiente que aporta el Maratón de Nueva York. El atleta colombiano, que sufrió una lesión medular que redundó en paraplejía, utilizará una silla de ruedas especial para llegar a la meta. Al cumplir con ese objetivo, volverá al modelo más estándar que ha usado por casi tres décadas.

Todo cambió para Ramírez como resultado de las consecuencias de la guerra contra el narcotráfico en Colombia durante la década de los 90, pero el propósito de servicio a la humanidad de Pierry sigue intacto. En 2007, se unió a Achilles International, organización sin fines de lucro fundada en los Estados Unidos dedicada a proveer apoyo atletas en condiciones de discapacidad alrededor del mundo.

"La satisfacción del deber cumplido, de poder servir, verdaderamente me motiva mucho", expresó Ramírez a ESPN. "Las emociones son de mucha satisfacción, de poder brindarle la oportunidad a otros muchachos. De compartir esa experiencia, vivirla y cambiarles la vida".

En su papel con Achilles, Ramírez ha hecho posible que más de 50 atletas con discapacidades ingresen en algunos de los maratones más importantes del mundo. Asimismo, el colombiano de 46 años sigue compitiendo en esas mismas carreras desde hace una década y media.

Mientras cumplía con su servicio militar como miembro de la Policía Nacional de Colombia en julio de 1994, época en la que el país pasaba por un duro proceso de transición a consecuencia de la muerte del narcotraficante Pablo Escobar, la patrulla en la que iba Ramírez cayó de un puente hacia un barranco a consecuencia de un explosivo plantado por guerrilleros de las FARC. El incidente derivó en una lesión de columna que dejó a Ramírez en silla de ruedas de forma permanente.

Ramírez además sufrió una fractura en la pierna derecha en un accidente aparte, y al no sanarse el hueso se le tuvo que amputar la extremedad. Aun así, no permitió que sus circunstancias lo doblegaran. Al completar un periodo de rehabilitación, se inscribió en la Universidad Manuela Beltrán en Colombia y obtuvo su licenciatura de fonoaudiólogo.

Si bien Ramírez comenzó a participar en carreras en Colombia durante la década de los 90, estas se limitaban mayormente a eventos de 5 o 10 kilómetros, cuando mucho. Su deseo de superar retos aun mayores lo llevaron a Achilles.

"Desde que quedé en silla de ruedas, desde ese entonces empecé a mirar esas opciones para participar como una persona común y corriente en los eventos", comentó Ramírez.

La ambición lo ha llevado a competir en maratones en Miami y Boston, entre otros lugares. Hace tres años, Ramírez, habitante de Bogotá, viajó a Washington D.C. como parte de un grupo de atletas con discapacidades quienes fueron reconocidos en la Casa Blanca y el congreso estadounidense.

Hace algunos meses, Ramírez participó por primera vez en el Maratón de Berlín: "Cuando tuve la opción de tener acceso a Achilles International, se abrió la posibilidad de ser parte de carreras importantes y maratones a nivel internacional, como Berlín".

En colaboración con la embajada estadounidense en Colombia, Ramírez además funge como coordinador de programa de la International Narcotics and Law Enforcement Survivor Assistance Program, organización que apoya a ex agentes de policía y soldados quienes fueron lesionados por ataques terroristas o como parte de sus esfuerzos contra el crimen organizado.

A través del programa, Ramírez ha podido colaborar con atletas estadounidenses y colombianos y al mismo tiempo establecer vínculos entre ambos grupos. Cada año, Ramírez lleva a ex militares estadounidenses a participar en carreras de Achilles realizadas en Cartagena. Asimismo, Ramírez presume haber trabajado con soldados estadounidenses quienes participaron en campañas militares en Afganistán, Irak y Vietnam.

"Pierry aprovecha de sus conexiones con la Policía Nacional de Colombia y la Embajada de Estados Unidos en Colombia para complacer otras vidas, reconoce que una lesión catastrófica no te debe detener, y quiere mostrarles que son capaz de mucho más", opinó Janet Patton, vicepresidenta de producción de eventos en Achilles International. "Un elemento especial de esta asociación es que nuestros veteranos y trabajadores de servicio de emergencia por todo el mundo quedan inspirados tanto a cumplir con sus obligaciones de servicio como devolver el favor".

Al completar la carrera de Nueva York, como ya lo ha hecho con las versiones de Berlín y Boston, Ramírez apuntará los maratones de Chicago, Londres y Tokio para cumplir su meta. De lograrlo, se uniría a un grupo selecto de atletas conocidos como "Six Star Finishers", de los cuales hay apenas un poco más de 8 mil por todo el mundo. Ramírez matiene la esperanza que tal distinción inspire a otros atletas con discapacidades en Colombia.

Ramírez, quien también ha participado en carreras de paraciclismo, fungió como presidente del Comité Paralímpico de Colombia. En los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, Colombia contó con la presencia de 61 atletas y sumó 24 medallas, ambas cifras las máximas para el país. Siete colombianos fueron galardonados con medallas en el atletismo, entre ellos Darian Jiménez, ganador de plata en los 100 metros planos.

"Honramos el compromiso de trabajodores de servicios de emergencia tal y como Pierry quienes sirvieron en la primera línea de batalla. Achilles se presenta para ayudarles a cumplir sus objetivos, ya sea un maratón o andar por el parque", destacó Emily Glasser, presidenta y CEO de Achilles. "Pierry personifica el espíritu de Achilles International y demuestra como el atletismo puede transformar vidas enteras".

Este domingo en Nueva York, la atención de Ramírez se enfocará en terminar la carrera, como siempre suele ser, pero también se permitirá por algunos momentos disfrutar del paisaje de una de las carreras más importantes del mundo, tal y como lo hizo en Alemania hace algunos meses.

"En la vida todo se puede lograr, estemos en la condición en la que estemos. Caminar o estar en silla de ruedas es desplazarse nada más. Ser feliz en cambio, es una opción de vida", finalizó Pierry.