<
>

¿Cómo fue el paso de Sunwolves por el Super Rugby?

"Nos da mucho gusto darles la bienvenida a Sunwolves al Super Rugby”, decía en octubre de 2015 el CEO de SANZAAR por aquellos años, Brendan Morris. Los pergaminos marcaban una heroica victoria de Japón ante Sudáfrica en el Mundial de ese año y la organización de la próxima cita ovalada cuatro años más tarde. Sin embargo, la experiencia japonesa en el Super Rugby duró un lustro y, con el fin de la competencia en 2020, también llegará el cese de la franquicia nipona que no pudo hacer pie en el torneo. Sunwolves dejará su lugar en el mejor torneo de clubes del Hemisferio Sur.

Su anuncio para la temporada 2016 generó mucha expectativa, especialmente en el país del sol naciente que en sus primeras fechas mostraba el estadio Prince Chichibu de Tokio con sus 27 mil personas en las gradas. La primera experiencia fue con Lions, finalista ese año del torneo, con derrota 27-16 y debut auspicioso por lo que generaba el equipo japonés.

Fichó al ex SIC Tomás Leonardi en su primera temporada y en su segunda presentación cayó ante Cheetahs como anfitrión por un ajustado 33-32. Le siguieron cinco derrotas con un abultado 92-17 en su visita a Bloemfontein. Luego, vino la única alegría de la temporada ante los también debutantes Jaguares con un 36-28 en Tokio. Los números no fueron buenos con 13 derrotas, un empate ante Stormers y una sola victoria. Fueron 88 tries recibidos contra 33 que marcó el conjunto japonés.

Para 2017, la ecuación volvió a repetirse y afianzar el equipo se hizo cuesta arriba. Hubo 13 derrotas y se modificó la fila de triunfos que sumó dos. Tuvo que esperar hasta la fecha 7 para poder tener su primera alegría y nada menos que ante un campeón del Super Rugby, Bulls, a quien se impuso 21-20 en la capital de Japón.

La otra victoria llegó en la última fecha ante un equipo de Blues que estaba fuera de la discusión y le ganó 48-21. Esta vez el aliciente fue que no terminó último como la primera temporada y finalizó por encima de Rebels. Anotó 41 tries pero sufrió mas del doble en su ingoal con 96 conquistas.

El derrotero no se detuvo en 2018 y las 13 caídas marcaron el camino en el torneo. Volvió a salir último pero esta vez con tres triunfos, ya que jugó 16 partidos. La primera victoria llegó en la semana 13 con goleada ante Reds 63-28. Luego, se impuso 26-23 ante Stormers la fecha siguiente y le volvió a ganar a Bulls 42-37, todas victorias en casa. Quedó al borde de la centena con 99 tries en contra en 16 partidos.

Para el año del Mundial 2019 que se jugaría en su país la estadística tampoco estaría de su lado. Otra vez en el fondo de la tabla con dos triunfos y las clásicas 13 derrotas. El dato es que se ganó como visitante por primera vez en el torneo: en la semana 7 ante Waratahs por 31-29, y frente a Chiefs 30-15. Por otro lado, no ganó partidos de local y en dos ocasiones no marcó puntos: ante Highlanders que cayó 52-0 de local y en la visita a Brumbies 33-0.

En 2019, previo al Mundial, SANZAAR confirmó que el equipo japonés no iba a competir más en el Super Rugby luego de la temporada 2020. Los viajes a Singapur para jugar de local no fueron suficiente. Los malos resultados, el poco desarrollo de jugadores propios y la caída de la expectativa en el público nipón le abrieron la salida. La contracara fue la cita mundialista donde los locales mostraron otra imagen y clasificaron primeros en el grupo tras vencer a Irlanda, Samoa, Rusia y Escocia. Nada podrían hacer ante Sudáfrica en cuartos de final con derrota 26-3.

En este 2020 irregular por el Covid-19 arrancó con un triunfo 36-27 ante Rebels, pero luego vinieron cuatro derrotas ante Chiefs, Reds, Hurricanes y su último partido ante Crusaders 49-14. Un poco más de lo mismo que se venía viendo a lo largo de su participación en el torneo.

A su vez, iba a participar del Super Rugby australiano, pero la Unión Aussie confirmó que por cuestiones de tiempos no podrá ser así, por lo que el conjunto nipón se retira de la competencia.

Los números marcan que en 51 partidos ganó 7, empató 1 y perdió en 43 oportunidades. Bulls fue al único equipo al que le ganó más de una vez. Después se impuso a Blues, Jaguares, Stormers, Reds y Rebels. La despedida fue en silencio, sin saber que ante Crusaders jugaría, posiblemente, su último partido. Fue, quizás, el adiós que Sunwolves menos imaginó.