<
>

2010: Ledesma y Scelzo rompían el maleficio de Clermont

play
En 2010, Scelzo se volvió loco tras el try de Nalaga (0:29)

El pilar argentino de Clermont festejó de gran manera la conquista de su compañero ante Perpignan. (0:29)

Una década atrás, el 29 de mayo de 2010, Clermont le ganaba a Perpignan por 16-9, gritaba campeón del Top 14 de Francia por primera vez y rompía con un maleficio de diez finales perdidas en el torneo doméstico, las últimas tres consecutivamente ante de consagrarse. Motivos para el festejo sobraban en el submarino amarillo que contó con la presencia de Mario Ledesma y Martín Scelzo entre los titulares que se coronaron en el Stade de France.

La mano venía complicada por el estigma que tenía que romper. Clermont había jugado las últimas tres finales y caía de maduro que, un equipo que siempre era protagonista del torneo, merecía su premio.

Con un try de Napoleoni Nalaga y tres penales y una conversión de Morgan Parra, se desató la alegría en París ante 80 mil personas que fueron testigos del primer título del Clermont en Francia. En el Perpignan, estaba Rimas Alvarez que jugó 14 partidos esa temporada, diez de titular con un try, aunque una lesión en enero no le permitió llegar en forma para la etapa decisiva.

La actuación de los argentinos fue determinante en el plantel campeón. Un Mario Ledesma con 37 años (la prensa lo apodó Super Mario por su fortaleza) y Martín Scelzo (34) eran caras habituales en la primera línea. Ambos salieron desde el inicio aquella tarde.

Además, el actual entrenador de Los Pumas jugó 21 partidos esa temporada y marcó un try. Por su parte, el pilar de Banco Hipotecario e Hindú fue titular en once presentaciones. En el banco, estuvo el cordobés Gonzalo Canale pero no ingresó.

El equipo de la ciudad homónima ubicada en el centro de Francia ostentaba solamente el título de la Challenge Cup que ganó en 2006-07 cuando se impuso a Bath por 22-16 en Twickenham. En la etapa regular, terminó tercero en la tabla de posiciones con 78 puntos a dos unidades de los líderes Perpignan y Toulon. De los 26 partidos de la etapa regular ganó 15, empató tres y perdió ocho (de las que se llevó el punto bonus defensivo en cuatro ocasiones, también sumó ocho puntos bonus ofensivos).

En cuartos de final, le ganó al llamado en ese entonces Racing Metro (hoy Racing 92) por un ajustado 21-17. En semifinales, tuvo un partido para el infarto con Toulon al que derrotó 35-29 en tiempo suplementario. Gonzalo Canale, formado en La Tablada que luego emigró a Europa y jugó en el seleccionado italiano, fue al banco de suplentes y fue clave al ingresar ya que le asestó un tackle al fijiano Gabiriele Lovobalavu para evitar el try del triunfo rival pegado a la bandera.

Además del partido que no dio respiro y se definió en tiempo suplementario, Toulon era un equipo plagado de estrellas que contaba con los argentinos Juan Fernández Lobbe (titular), Felipe Contepomi (entró en el segundo tiempo) y Esteban Lozada (no jugó). Junto a ellos, estaban algunos nombres consagrados como Jonny Wilkinson, Joe van Niekerk, Sonny Bill Williams y Tana Umaga.

Mario Ledesma se retiró en Clermont la siguiente temporada, luego de seis años con la camiseta amarilla. La caída ante Nueva Zelanda por los cuartos de final del Mundial de 2011 fue su última actuación. Martín Scelzo jugó el siguiente torneo y luego firmó para Agen, donde se desempeñó una temporada y se retiró. Hoy tiene una parrilla en Clermont, ciudad que eligió como su lugar en el mundo. Gonzalo Canale siguió hasta 2012 y más tarde se fue a La Rochelle por dos años. En el seleccionado italiano jugó 86 caps y marcó siete tries.

Los títulos de Clermont no quedaron ahí. Volvió a obtener el Top 14 en 2017 al vencer a Toulon 22-16 y ganó por segunda vez la Challenge Cup en 2019, luego de imponerse por 36-16 a La Rochelle en el St James´Park de Newcastle. En el tintero, queda la Copa de Europa donde perdió las finales de 2013, 2015 y 2017.